Quantcast
El Tiempo Latino
5:06 a.m. | 51° 10/19/2017

Trump quiere imitar el sistema de inmigración de Canadá. Eso no funcionará


Canadá usa el sistema de puntos para atraer a más inmigrantes, no para reducir la inmigración ilegal.

Tracy Jan | The Washington Post | 8/15/2017, 12:42 p.m.
Trump quiere imitar el sistema de inmigración de Canadá. Eso no funcionará
Canadá y Australia países también admiten entre dos y tres veces más inmigrantes cada año que los Estados Unidos, en relación con el tamaño de sus poblaciones. | Ingram Publishing/Newscom/EFEVISUAL

El gobierno de Trump elogió a Canadá y Australia como modelos cuando el presidente aprobó la legislación para frenar la inmigración legal mediante la institución de un sistema basado en puntos que premia a quienes hablan inglés y son trabajadores altamente calificados.

Pero copiar esos países no funcionará, según un nuevo documento del Foro Nacional de Inmigración y la Fundación Nacional para la Política Americana.

Hay grandes diferencias entre sus sistemas de inmigración y lo que Trump está defendiendo.

"El punto del sistema de puntos en esos países es atraer más inmigración, no reducirla", dijo Stuart Anderson, director ejecutivo de la Fundación Nacional para la Política Americana, autor del documento.

Australia diseñó su sistema de puntos para complementar a los inmigrantes patrocinados por empleadores dando a aquellos sin ofertas de trabajo la oportunidad de obtener residencia permanente. Los inmigrantes obtienen puntos por edad, habilidad lingüística y educación. Canadá utilizó el sistema de puntos para atraer a inmigrantes que no tuvieran una conexión previa con el país.

Ambos países también admiten entre dos y tres veces más inmigrantes cada año que los Estados Unidos, en relación con el tamaño de sus poblaciones. Incluso para los trabajadores temporales, Australia ha admitido aproximadamente el mismo número de titulares de visas de alta calificación que EEUU a pesar de tener sólo el 10 por ciento de la población de EEUU.

Trump, sin embargo, quiere reducir la inmigración legal a la mitad en el curso de una década eliminando muchas categorías de inmigración familiar, así como las categorías actuales basadas en el empleo.

Los senadores Tom Cotton y David Perdue, republicanos de Arkansas y Georgia, respectivamente, han argumentado que su proyecto de ley, la Ley RAISE, daría prioridad a los inmigrantes "calificados". Pero la legislación no aumentaría el número de inmigrantes calificados a EEUU. En cambio, transferiría los 140.000 visados de inmigrantes que los empleadores utilizan anualmente a las personas que acumulan el mayor número de puntos.

En Australia y Canadá, los empleadores siguen patrocinando a trabajadores extranjeros fuera del sistema de puntos. El sistema de puntos no es la única manera de obtener la residencia permanente, y ambos países admiten a los inmigrantes por reunificación familiar y razones humanitarias.

Eso no significa que el sistema de puntos funcione sin problemas. En Canadá, los empleadores a menudo critican el sistema de puntos por no satisfacer sus necesidades cuando se trata de encontrar trabajadores poco calificados, como en las industrias de carnicería y hotelería.

Las normas más estrictas de los últimos años también han dificultado que los ejecutivos de empresas, los neurocirujanos y los trabajadores que se trasladan dentro de la misma empresa obtengan suficientes puntos como para justificar la "entrada express", porque esos empleos no requerían una evaluación del impacto en el mercado de trabajo.

Pero los arreglos pueden ocurrir dentro de meses cuando surgen problemas porque el gobierno canadiense tiene autoridad unilateral para hacer cambios en la política de inmigración.

Sería casi imposible para EEUU implementar un sistema de puntos efectivo como lo prevé Trump dado la forma en que el gobierno está estructurado, con una separación de autoridad entre las ramas legislativa y ejecutiva, concluyó Anderson.

Los miembros del Congreso promulgan leyes y las agencias federales aplican esas leyes. Incluso entonces, puede tomar años para que el gobierno federal emita nuevos reglamentos, que pueden ser objeto de litigio.

Peter Rekai, abogado de inmigración en Toronto, dijo que el sistema de puntos de Canadá ayudó a inaugurar la "era del diseñador inmigrante", con el gobierno tratando de combinar las diferentes habilidades de los inmigrantes con las necesidades del país.

Pero el sistema no ha funcionado tan bien como debería, dijo, porque "es difícil sentarse con un pedazo de papel y diseñar el inmigrante perfecto que va a ser exitoso desde el principio".

(Traducción El Tiempo Latino/El Planeta Media)