Quantcast
El Tiempo Latino
10:05 a.m. | 38° 12/11/2017

Cómo combatir los estereotipos vinculados a la edad


¿Se pueden mejorar las imágenes positivas del envejecimiento y se pueden reducir los efectos de los estereotipos negativos?

Judith Graham - Kaiser Health News | 12/7/2017, 1:48 p.m.
Cómo combatir los estereotipos vinculados a la edad
Foto: wikimedia |

¿Qué se puede hacer con los estereotipos negativos que retratan a los adultos mayores como personas que no entienden nada, inútiles, débiles, incompetentes, lastimosas e irrelevantes?

Desde programas cómicos nocturnos de TV en los que personas mayores supuestamente desorientadas son el blanco de bromas hasta los anuncios de cremas antienvejecimiento que equiparan a los jóvenes con la belleza y las arrugas con la decadencia, las imágenes fuertes y poco halagadoras conforman suposiciones sobre el envejecimiento. Aunque las personas pueden esperar buena salud y felicidad, en la práctica tienden a creer que envejecer implica deterioro y disminución, según los informes de la Reframing Aging Initiative.

Los mismos afectados pueden alimentar estas suposiciones cuando ellos mismos comienzan a experimentar cambios asociados con el envejecimiento, como dolores de rodillas o problemas de audición. Si una persona ha internalizado estereotipos negativos, su confianza puede verse erosionada, se activa el estrés, la motivación disminuye ("Soy viejo y es demasiado tarde para cambiar las cosas") y se debilita la sensación positiva de eficacia ("Puedo hacerlo").

Y generalmente la salud sufre como resultado, según estudios que muestran que los adultos mayores que tienen estereotipos negativos tienden a caminar lentamente, experimentan problemas de memoria y se recuperan menos de una caída o fractura, entre otras consecuencias. Por el contrario, las personas mayores cuya visión del envejecimiento es más positiva viven 7.5 años más.

¿Se pueden mejorar las imágenes positivas del envejecimiento y se pueden reducir los efectos de los estereotipos negativos? En una reciente reunión del Foro de Envejecimiento, Discapacidad e Independencia de las Academias Nacionales de Ciencias (NAS), los expertos abrazaron este objetivo y ofrecieron varias sugerencias sobre cómo se puede avanzar:

Tomar conciencia de los prejuicios implícitos. Los sesgos implícitos son pensamientos automáticos e inamovibles que están latentes por debajo del nivel de conciencia. Un ejemplo: la visión de una persona mayor usando un bastón podría desencadenar asociaciones con palabras como "dependencia" e "incompetencia", es decir, sesgos negativos.

La doctora Charlotte Yeh, directora médica de AARP Services Inc., quien participó del foro, habló de su experiencia luego que la atropellara un automóvil y pasara por un largo y doloroso proceso de rehabilitación. Cojeando y usando un bastón, se encontró a diario con extraños que la trataban como si estuviera indefensa.

"Volvía a casa sintiéndome mal conmigo misma", dijo. Decorar su bastón con cintas y flores cambió las cosas. "La gente decía 'Oh, Dios mío, es genial'", contó Yeh, quien señaló que las decoraciones evocaron lo positivo asociado con la creatividad en lugar de lo negativo vinculado a la discapacidad.

Los sesgos implícitos pueden ser difíciles de descubrir, en la medida en que coexisten con pensamientos explícitos que parecen contradecirlos. Por ejemplo, implícitamente, alguien puede sentir que "ser viejo es terrible", mientras que explícitamente esa persona puede pensar: "Tenemos que hacer más, como sociedad, para valorar a las personas mayores". Sin embargo, este tipo de conflicto puede pasar desapercibido.

Para identificar un sesgo implícito, presta atención a tus respuestas automáticas. Por ejemplo, si te preocupas al ver las arrugas cuando te miras en el espejo del baño, reconoce esta reacción y pregúntate: "¿Por qué me molesta tanto?"