0

Antes de la inauguración de Trump, un grupo entrena a espectadores para enfrentar odio y violencia racial

En Takoma Park, Maryland, unas tres docenas de personas se reunieron para aprender herramientas para ser un "espectador activo".
Lauren Taylor, a la izquierda, trabaja con Mary Duke Smith para mostrar un escenario durante un entrenamiento de intervención de espectadores en Takoma Park, Maryland. El taller está diseñado para enseñar habilidades de evaluación y respuesta a situaciones que involucran violencia verbal y física de segunda mano.

Lauren Taylor, a la izquierda, trabaja con Mary Duke Smith para mostrar un escenario durante un entrenamiento de intervención de espectadores en Takoma Park, Maryland. El taller está diseñado para enseñar habilidades de evaluación y respuesta a situaciones que involucran violencia verbal y física de segunda mano. Allison Shelley | The Washington Post.

Menos de una semana después de las elecciones presidenciales, Drake Hagner miraba Facebook cuando vio un mensaje de una amiga afroamericana que escribió que había sido seguida por alguien en una camioneta gritando insultos raciales. La mujer dijo que había viajado por todo el mundo y que nunca se sentía había sentido más insegura que en Estados Unidos.

Lauren Taylor, a la izquierda, trabaja con Mary Duke Smith para mostrar un escenario durante un entrenamiento de intervención de espectadores en Takoma Park, Maryland. El taller está diseñado para enseñar habilidades de evaluación y respuesta a situaciones que involucran violencia verbal y física de segunda mano.

Lauren Taylor, a la izquierda, trabaja con Mary Duke Smith para mostrar un escenario durante un entrenamiento de intervención de espectadores en Takoma Park, Maryland. El taller está diseñado para enseñar habilidades de evaluación y respuesta a situaciones que involucran violencia verbal y física de segunda mano.

Hagner, una abogada de 34 años en Washington, se preguntó qué habría hecho si lo hubiese visto. Se dio cuenta de que no tenía ni idea.

Ella planteó una pregunta a sus amigos de Facebook: ¿Estarían interesados en aprender cómo intervenir si llegasen a ser testigos de un discurso de odio o violencia? La respuesta fue abrumadora, y para cuando Hagner organizó un evento de capacitación para el sábado anterior a la inauguración presidencial, más de 800 personas se mostraron interesadas.

Había reclutado a Lauren Taylor, fundadora de Defend Yourself, que durante 20 años había entrenado a cerca de 30.000 personas, incluyendo a Hagner, para protegerse contra el acoso y el abuso. Pero después de las elecciones presidenciales y el incremento de reporte de crímenes de odio y acoso que prosiguieron a esta, la gente por primera vez expresó interés en aprender a defender a otros.

En las cinco semanas posteriores a las elecciones, el Southern Poverty Law Center recopiló más de 1.000 denuncias de hostigamiento o intimidación por prejuicios en todo el país. Y los incidentes continuaron mucho después, como por ejemplo el caso de una mujer en un JC Penney en Kentucky que fue sorprendida en videos tomados a través de teléfonos celulares días antes de Navidad gritando a una mujer hispana, que supuestamente se había colado en la fila, que "vuelva al lugar de donde sea que viene, señora" mientras otros compradores aparentemente se quedaron en silencio.

“Creo que la gente se está dando cuenta de que necesitan intervenir”, dijo Taylor. “Ellos quieren ser más proactivos, y sentir que quieren hacer algo y no están seguros de qué es”.

Así que, en la triste y fría tarde del sábado, tres docenas de personas se reunieron en un pequeño espacio artístico comunitario en el suburbio de Takoma Park, Maryland, para aprender las herramientas para ser un "espectador activo". Anotaron en sticky notes las razones por las que ellos iban a intervenir (defender lo que es correcto, esperar que alguien hiciera lo mismo por mí) y por qué no lo harían (miedo por su propia seguridad, podría empeorarlo). Vieron a Taylor actuar en varios escenarios donde les enseñó, por ejemplo, que si está cuestionando a alguien que es hostil, que se mantenga en diagonal mientras habla con ellos, porque la cuadratura hace que sean más defensivos. Nunca etiquete a alguien o a su comportamiento con nombres como “racista” o “fanático”. En vez de decir algo como, “no está bien hablar de esa manera” o “hey, eso no es genial”.

Taylor nunca mencionó al presidente electo Donald Trump por su nombre, ni siquiera el clima político actual, pero cuando llegó el momento de crear escenarios para el juego de roles, quedó claro lo que inspiró a la multitud a renunciar a tres horas de su fin de semana para estar allí.

Sara Elsemore, una estudiante de 18 años que está en el primer año en la Universidad de Nueva Inglaterra en Maine y su abuela de 79 años, Frances Elsemore, estuvieron en Washington el fin de semana visitando a un familiar que los llevó al entrenamiento.

En una sátira de grupo, Sara Elsemore fingió estar sentada sola en el metro cuando dos hombres (en este caso, interpretados por dos mujeres) se acercaron a ella. "Puedo agarrar tu v---a ahora”, dijo uno. “Es legal ahora”, dijo su amigo. Elsemore inclinó la cabeza e intentó ignorarlos, pero los hombres eran persistentes. Otro viajero vio lo que estaba sucediendo, se sentó al lado de Elsemore y comenzó a involucrarla en una conversación para distraerla del abuso. Mientras tanto, una segunda persona se puso entre los agresores y su víctima y les pidió que se movieran porque estaban bloqueando el mapa de la estación.

En este ejemplo, los participantes mostraron dos estrategias para minimizar la situación: directamente se dirigieron al objetivo para hacerle saber que no estaba sola, que tenía a alguien a su lado. Y distraían a los acosadores fingiendo que necesitaban ver las rutas del metro.

“A pesar de que no fue real, fue una experiencia impactante, me sentí incómoda, pensando en lo que pasaría si realmente me pasara a mí. Siento que definitivamente podría suceder, es algo que es factible", dijo Elsemore después del entrenamiento. “En mi universidad hay muchísimas chicas musulmanas y siempre tengo miedo de que algo va a suceder, si algo sucede ahora, creo que podría ayudarla”.

Taylor dijo al grupo que en algunos casos es suficiente para demostrar solidaridad con la persona atacada. Ya sea que se sienta con ellos, u ofreciendo a caminar con ellos lejos de la situación, o fingir que son un viejo amigo e iniciar una conversación. Ella también enfatizó que, aunque puede ser aterrador ser el primer espectador a actuar o hablar, una vez que alguien lo hace, típicamente otros lo seguirán.

El momento de los talleres no fue una coincidencia. La gente pidió entrenamiento coincidiendo con la inauguración presidencial y la Marcha de las Mujeres en Washington. Taylor tenía otros tres talleres programados, incluyendo uno con los organizadores de la Marcha de las Mujeres.

La Marcha de las Mujeres también se ha asociado con otro grupo para recibir por lo menos dos docenas de entrenamientos de intervención de espectadores gratis el viernes en el área metropolitana de Washington. Están organizados por Swamp Revolt, que comenzó como un grupo secreto de Facebook después de las elecciones como una respuesta a la promesa de Trump de “drenar el pantano”. Es un grupo formado en su mayoría por trabajadores federales que nunca antes se vieron a sí mismos como activistas, pero que querían hacer algo constructivo, dijo Amy Ard, quien creó la Revolución del Pantano. Más de 1.000 personas se han inscrito para los entrenamientos del Día de la Inauguración.

“Tenemos un énfasis específico en conseguir este tipo de entrenamiento en manos de personas que estarán en la marcha al día siguiente”, dijo Ard. “El objetivo es la descalificación, no estamos tratando de involucrarnos con los manifestantes en contra, estamos ayudando a proteger los blancos de ataque para que sepan que no están solos”.

Durante el juego de roles en el entrenamiento de Taylor, Hagner estaba en un grupo que fingió que estaban en la Marcha de Mujeres y un grupo se acercó a ellos y comenzó a burlarse, “supéralo”, Trump ganó”. Hagner y otras dos mujeres conectaron sus brazos y empezaron a cantar “Amazing Grace” para silenciarlos.

“Creo que ese fue otro de los mitos que se rompieron para mí, pensé que tenías que ser increíblemente valiente y directo y convencer a alguien de que dejara de hacer lo que están haciendo, pero puedes darte la mano y cantar, puedes distraer a alguien. Me da mucho valor”, dijo. “Se siente muy constructivo, se siente como tomar algo muy aplastante en el espíritu y convertirlo en valor y la comunidad”.

Ése es exactamente el sentimiento de Bernard Fulton, un padre de 47 años de edad de dos hijas, de 11 y 8 años. No conocía a nadie en el entrenamiento, pero había visto el evento compartido en Facebook y decidió ir por sus hijas. Dijo que quería aprender las habilidades que podía transmitir a sus niñas para enseñarles cómo protegerse y cómo defenderse de los extraños.

Fulton, que planea asistir a la Marcha de Mujeres, dijo que el taller le recordó cuántas personas están ansiosas por hacer lo mismo.

“La noche de las elecciones, cuando mis hijas se fueron a dormir y Trump estaba ganando, se fueron a la cama asustadas y llorando. Es importante para mí recuperar su sentido de la seguridad, y estoy agradecido de que hay personas que están de acuerdo y están encontrando estrategias”, dijo. “Estoy emocionada. Tan triste y asustada como esa noche, pero creo que vamos a estar bien".

(Traducción El Tiempo Latino / El Planeta Media)