Quantcast
El Tiempo Latino
1:41 a.m. | 40° 11/18/2017

Orden Ejecutiva contra la inmigración une a empresas de Sillicon Valley


La resolución del presidente Trump viola la imagen de inclusión y tolerancia del enclave tecnológico.

Eric Newcomer | Bloomberg, The Washington Post News Services | 1/31/2017, 2:22 p.m.
Orden Ejecutiva contra la inmigración une a empresas de Sillicon Valley
El edificio sede de Google Inc. en Mountain View, California. | Michael Short | Bloomberg

Las restricciones a la inmigración introducidas en Estados Unidos durante el fin de semana están uniendo a la industria de la tecnología en una rabia unificada como nunca antes.

Si bien la represión no es una amenaza inmediata para las empresas, las emociones están subiendo porque la orden ejecutiva del presidente Donald Trump viola la imagen de inclusión y tolerancia de Silicon Valley. Más que cualquier otra industria, el enclave tecnológico incluye el trabajo y las aspiraciones de los inmigrantes. Al menos la mitad de las 20 compañías de tecnología más importantes de Estados Unidos fueron fundadas o son dirigidas actualmente por alguien que vino de otro país.

El fallecido Steve Jobs, cofundador de Apple, es el hijo biológico de un inmigrante de Siria, uno de los siete países mayoritariamente musulmanes a los que apunta la administración. Los directores ejecutivos de Microsoft y Google nacieron en la India. Entre las empresas startups, el 51 por ciento de ellas valoradas en más de mil millones de dólares, tenían un inmigrante como co-fundador, según un documento de la Fundación Nacional para la Política Americana.

“Esto es esencialmente un ataque directo a lo que consideramos increíblemente importante para nuestra cultura y cómo construimos nuestras empresas”, dijo Aaron Levie, CEO de Box Inc.

Aparte de los ejecutivos, muchos de los empleados basados en Silicon Valley son personas de diferentes países. Pasee por cualquiera de las cafeterías de Google durante la hora del almuerzo o pasee por la University Avenue de Palo Alto en una noche cálida y verá una mezcla de ingenieros de software blancos y asiáticos.

Eso también es un reflejo de la escasez de talento de ingeniería de origen local necesario para escribir códigos de software avanzado y construir máquinas complejas. Muchas de las tareas básicas en las compañías del Silicon Valley son manejadas por inmigrantes. Reconociendo esto, el grupo industrial FWD.us ha estado presionando para la reforma migratoria. Fundada en 2013, la organización cuenta con el respaldo de algunos de los grandes nombres de la tecnología, entre ellos Bill Gates y Mark Zuckerberg.

Silicon Valley se ha enfrentado a las críticas por ofrecer trabajos de ingeniería con altos salarios a los extranjeros. A través de FWD.us y por su cuenta, las empresas de tecnología han presionado para ampliar el programa de visas H-1B, lo que les permite contratar empleados extranjeros altamente calificados. IBM, Amazon.com, Microsoft, Alphabet, Intel y Apple han estado entre los que recibieron mayor número de aprobaciones de peticiones de visas.

Ahora parece que Trump también tiene el programa de visas H1-B en su mira. Su administración está preparando una nueva orden ejecutiva que revisará el programa, pidiendo a las compañías que prioricen la contratación de trabajadores estadounidenses, según un borrador del documento obtenido por Bloomberg.

Muchos ejecutivos de tecnología y gerentes de capital de riesgo se opusieron a la candidatura de Trump. Fue difícil encontrar partidarios de la estrella de televisión y magnate del sector inmobiliario en Silicon Valley antes de las elecciones presidenciales de noviembre, aunque el inversor Peter Thiel fue una excepción visible. Según los datos electorales, el 86 por ciento del condado de San Francisco votó por Hillary Clinton.