Quantcast
El Tiempo Latino
4:26 p.m. | 54° 11/18/2017

Un problema en aumento: los adultos mayores que quieren estar solos


Judith Graham | Kaiser Health News | 7/5/2017, 5:26 p.m.
Un problema en aumento: los adultos mayores que quieren estar solos
Las personas mayores ven sus hogares como santuarios, y no quieren que los extraños invadan su privacidad. | PEXELS.COM

El hombre de 84 años que había sufrido un mini-accidente cerebrovascular fue insistente cuando habló con un trabajador social sobre su alta del hospital: no quería que nadie fuera a su casa, y no creía que fuera a necesitar ninguna ayuda.

Así que el trabajador social canceló una orden para servicios de atención médica a domicilio. Y el paciente volvió a su apartamento sin planes para el seguimiento de su atención en el hogar.

Cuando su hija, Lisa Winstel, descubrió lo que había sucedido, se puso furiosa. Había pasado mucho tiempo tratando de convencer a su padre de que unas pocas semanas de ayuda en casa eran una buena idea. Y le había pedido a la trabajadora social que se pusiera en contacto si había algún problema.

Es sorprendente, pero casos similares ocurren a menudo: el 28% de los pacientes a los que se les ofrece atención médica en el hogar cuando se les está dando de alta de un hospital -en su mayoría adultos mayores- dicen "no" a esos servicios, según un nuevo informe.

Es importante entender por qué sucede esto y qué se puede hacer al respecto, de hecho, forma parte de tener una actitud más sabia acerca de lo que es envejecer.

Rechazar la atención médica en el hogar después de una hospitalización pone a los pacientes en riesgo de una recuperación más difícil, incompleta o más lenta de lo previsto. Sin estos servicios, las probabilidades de los adultos mayores de ser readmitidos en el hospital dentro de 30 o 60 días se duplican, según un estudio.

¿Por qué entonces los adultos mayores se resisten recibir esta ayuda?

"Hay un montón de percepciones erróneas acerca de lo que es la atención de salud en el hogar", dijo Carol Levine, directora del United Hospital Fund’s Families and Health Care Project, que patrocinó el nuevo informe.

Bajo Medicare, los servicios de atención médica a domicilio están disponibles para los adultos mayores que están en el hogar y necesitan atención intermitente calificada de una enfermera, fisioterapeuta o un terapeuta del habla, entre otros proveedores médicos.

Típicamente, estos servicios duran de cuatro a seis semanas después de una hospitalización, con una enfermera que visita al paciente varias veces a la semana. Algunos pacientes los reciben por mucho más tiempo.

Muchos adultos mayores y cuidadores confunden la atención de salud en el hogar con el "cuidado en el hogar", que es cuando una persona ayuda a la persona a ducharse o vestirse o que cocinan, limpian y sirven como acompañantes. Los dos tipos de servicios no son lo mismo: la atención de salud en el hogar la ofrecen profesionales médicos, el cuidado en el hogar no lo es. Tampoco el cuidado a domicilio está cubierto por el Medicare, en su mayor parte.

Este fue el error del padre de Winstel. Pensó que se le estaba ofreciendo un ayudante que vendría a su apartamento todos los días durante varias horas. "No quiero una niñera", se quejó a Winstel, director de operaciones de la Caregiver Action Network.