0

Gobierno de EEUU es demandado por rechazar solicitudes de asilo

Desde el año pasado, abogados y defensores de los inmigrantes han documentado cientos de casos de solicitantes de asilo, a menudo de México y Centroamérica, que fueron rechazados en la frontera.
Mujeres y niños detenidos en la frontera.

Mujeres y niños detenidos en la frontera.

CIUDAD DE MÉXICO - Un grupo de abogados y defensores de inmigrantes presentó una demanda colectiva el miércoles contra el secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, y otros altos funcionarios estadounidenses, alegando que los guardias de la frontera entre Estados Unidos y México han violado sistemáticamente la ley rechazando a las personas que buscan asilo.

La demanda presentada ante el Tribunal de Distrito en California alega que los funcionarios de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) han utilizado una serie de tácticas para negarles a las personas su derecho a expresar sus temores de persecución y solicitar asilo, incluidas "declaraciones falsas, amenazas e intimidación, abuso verbal y fuerza fisica".

En algunos casos, alega la denuncia, los funcionarios del CBP han dicho a la gente que "Donald Trump acaba de firmar nuevas leyes diciendo que no hay asilo para nadie". En otros casos, los guardias fronterizos habrían amenazado con llevarse a los niños de los extranjeros a menos que firmaran formularios renunciando a sus solicitudes de asilo o que dijeran a la cámara que no temían regresar a sus hogares.

“El CBP ha sido envalentonado por la retórica anti-inmigrante alrededor de la elección. Están violando flagrantemente la ley”, dijo Erika Pinheiro, directora de políticas y tecnología de Al Otro Lado, una organización de ayuda legal con sede en Los Ángeles, es uno de los líderes de la organización de justicia y defensa de los derechos humanos y uno de los demandantes. "Se les ha dicho, o creen, que no debería haber más solicitantes de asilo".

Los Estados Unidos se han adherido durante mucho tiempo al derecho internacional permitiendo a las personas solicitar asilo si son perseguidas por su raza, religión, nacionalidad, creencias políticas u otros factores. Si los extranjeros que entran a los Estados Unidos expresan temor de ser devueltos a su país de origen, los oficiales de la Patrulla Fronteriza están obligados a procesarlos para una entrevista con un oficial de asilo, dijo el Departamento de Seguridad Nacional en un comunicado el martes, antes de que la demanda fuera presentada.

"A medida que continuamos trabajando para proteger nuestras fronteras, el CBP no ha cambiado ninguna política que afecte los procedimientos de asilo", dijo el comunicado.

Pero durante el año pasado, abogados y defensores de los inmigrantes han documentado cientos de casos de solicitantes de asilo, a menudo de México y Centroamérica, que fueron rechazados en la frontera. Grupos como Amnistía Internacional y Human Rights First dicen que tales incidentes se han producido en los cruces a lo largo de la frontera de 2.000 millas (más de 3.200 km) con México. Ha habido un aumento en los casos de asilo en los últimos años, particularmente en los centroamericanos, en medio de la violencia desenfrenada de pandillas en países como El Salvador y Honduras. Los números, han caído desde la toma de posesión de Trump, sin embargo, como un menor número de migrantes están tratando de cruzar.

En enero, los defensores de los inmigrantes presentaron una queja ante la Oficina de Derechos y Libertades Civiles del Departamento de Seguridad Nacional alegando una práctica "sistemática" de rechazar a los solicitantes de asilo. Los migrantes a quienes se les niega entrevistas a menudo son forzados a regresar a circunstancias peligrosas en México o Centroamérica.

Los demandantes sospechan que el patrón de los rechazos proviene de algún cambio en la política, y esperan que el proceso legal pueda arrojar luz sobre si los funcionarios superiores de Seguridad Nacional o fronterizos han emitido órdenes que dieron lugar a que los solicitantes de asilo sean rechazados.

"Nuestra organización ha documentado esto más de 100 veces", dijo Pinheiro. "Sería muy extraño que haya muchos oficiales deshonestos que están haciendo lo mismo en diferentes puertos de entrada".

La demanda, presentada por Al Otro Lado y seis personas representadas por el Consejo Americano de Inmigración, el Centro de Derechos Constitucionales y el bufete de abogados Latham y Watkins, sostiene que altos funcionarios estadounidenses han violado la Ley de Inmigración y Nacionalidad, que dice que cualquier extranjero que llega a Estados Unidos tiene derecho a solicitar asilo. La denuncia alega también una violación del derecho internacional y del derecho constitucional de los solicitantes de asilo a un debido proceso.

Varios de los demandantes son ciudadanos mexicanos y centroamericanos que huyeron a los Estados Unidos para escapar de los violentos carteles de la droga y pandillas. La denuncia describe varios casos en los que presuntamente los funcionarios del CBP obligaron a los solicitantes de asilo a firmar declaraciones falsas o a retractarse de sus temores en video, o supuestamente proporcionaron información falsa - como que los mexicanos ya no son elegibles para asilo o que Estados Unidos ya no aceptaba a las madres de migrantes y los niños.

Una mujer hondureña y su hija de 18 años habían sido "violadas repetidamente por miembros de pandillas de la MS-13", la pandilla centroamericana que Trump ha destacado por su brutalidad, según la demanda. Pero los funcionarios del CBP "les informaron mal" sobre sus derechos y les negó la oportunidad de solicitar asilo en el cruce entre Tijuana y San Diego, según el caso. Una funcionaria de la CBP en San Diego le dijo a una mujer mexicana que había sido secuestrada y amenazada por los miembros del cártel de la droga que “le quitarían a sus hijos” si le permitían entrar a los Estados Unidos para solicitar asilo, según la demanda.

En los últimos meses, otros guardias fronterizos de Estados Unidos dijeron a otros solicitantes de asilo en Tijuana que si querían ser procesados, tenían que firmar primero con las autoridades mexicanas de inmigración, según entrevistas con migrantes y defensores. Pero en última instancia, los funcionarios mexicanos no manejarían sus casos. Este era un asunto de particular preocupación para los mexicanos que trataban de huir de su propio país.

"Se están volviendo muy creativos, seguimos escuchando nuevas maneras de alejar a la gente", dijo Kathryn Shepherd, abogada del American Immigration Council, un grupo de defensa con sede en Washington.

Los abogados dicen que no todos los solicitantes de asilo son rechazados en la frontera. Pero, dijo Shepherd, "si se niega el asilo a un solo en un día, eso es demasiado".

(Traducción El Tiempo Latino/El Planeta Media)