0

Los tigres del Circo Ringling finalmente tienen una casa de retiro

Alexander Lacey y su gran show de gatos fueron un favorito de la muchedumbre en el último día de Ringling Bros. y Barnum & Bailey Circus en mayo.

Alexander Lacey y su gran show de gatos fueron un favorito de la muchedumbre en el último día de Ringling Bros. y Barnum & Bailey Circus en mayo.

Ringling Bros. y Barnum & Bailey's Red Unit, uno de los dos shows de grupos itinerantes ahora cerrados, se presentó por última vez el 7 de mayo en Rhode Island. El Providence Journal reportó que un pico emocional de la presentación fue cuando el entrenador de tigres le dio las gracias llorando a cada uno de los tigres de su acto.

En pocos días, 15 de esos tigre Ringling han llegado a su nueva casa: un santuario en Tennessee llamado Tiger Haven, el refugio de 45 acres en el que ahora están viviendo junto a otros 250 felinos grandes retirados de grupos de presentaciones, sacados de zoológicos o rescatados de dueños privados.

“Si, de hecho, a los gatos de Ringling les está yendo muy bien”, dijo el martes Cheryl Haddad, el gerente de operaciones de Tiger Haven. “Están disfrutando de su retiro”.

Feld Entertainment, la compañía que era dueña de Ringling, ha captado la atención recientemente por su aplicación federal para exportar 15 otros tigres que son propiedad del entrenador británico del circo Blue Unit, quien planea continuar presentándose con ellos en un circo alemán. Pero la compañía se niega a revelar donde están viviendo sus tigres, únicamente diciendo que han sido colocados en un buen hogar.

Los documentos estatales de Tennessee obtenidos por Delcianna Winders, una de las vice presidentas de la Fundación PETA, mostró que los 15 gatos fueron recibidos por el Tiger Haven el 10 de mayo. Se unieron a otra tigre de Ringling de 19 años de edad que había sido enviada en Febrero, llamada Mariah.

El destino de los tigres de Ringling ha sido sujeto de especulación, en parte porque este país, que tiene una gran población de tigres cautivos pero poca regulación para la misma, ha dejado crecer el número de felinos grandes abandonados. La situación ha hecho que los refugios sean escasos ya que pocos pueden proveer la carne, el espacio y el cuidado que requiere un depredador masivo. A pesar de estar atiborrados, algunos refugios prominentes le dijeron este año a The Washington Post que estarían dispuestos a darle hogar a los tigres de Ringling.

Tiger Haven es mucho menos conocido que otros refugios de grandes felinos. No está abierto al público y por lo tanto no está sujeto a inspecciones del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. Tampoco se involucra en activismo público en contra de la propiedad privada de animales como algunos refugios lo hacen.

Haddad dijo que Tiger Haven tiene una existente relación con Ringling y que ya ha aceptado previamente alguno de sus felinos. “No tienen problemas con nosotros y nosotros no tenemos problemas con ellos”, dijo. “No tengo nada negativo que decir acerca de Ringling. Siempre han tratado bien a sus animales”.

Este no es el punto de vista de muchas organizaciones y activistas de protección de animales, cuyas investigaciones encubiertas y críticas contribuyeron a la decisión de retirar de la presentación a los icónicos elefantes, y finalmente a su desaparición. Stephen Payne, portavoz de Feld Entertainment, se negó a comentar acerca de los tigres desviando las preguntas al Tiger Haven.

Winders dijo que ha esperado que los tigres terminen en un refugio acreditado por la Federación Global de Santuarios Animales, la cual ella llama el “estándar de oro”. Tiger Haven está acreditado por la Asociación Americana de Santuarios, un grupo cuyo presidenta es la actriz y activista de animales Tippi Hedren. Pero Winders enfatizó que ella no tiene razón para creer que los animales no estaban en buenas manos, destacando que Tiger Haven no exhibe ni cría a sus felinos.

“Las instalaciones parecen tener la mejor de las intenciones”, dijo. “No hay duda de que estos felinos están en mejores condiciones de las que estaban cuando se encontraban en Ringling”.

Tiger Haven, ubicado alrededor de 30 millas al oeste de Knoxville, fue fundado en 1991 por Joe y Mary Lynn Parker. Los antiguos voluntarios de zoológico comenzaron por dar refugio a un tigre que había sido abusado y descubrieron que “teníamos algo para con los tigres y ellos con nosotros”, dijo Joe Parker al Associated Press. La pareja pronto descubrió que había una gran necesidad de hogares para felinos abandonados, retirados o maltratados, y empezaron a refugiar otros.

“Hay algo en lo que creemos: un santuario debe ser seguro para los felinos y convertirse en un hogar permanente”, dice la página de Tiger Haven, la cual critica “la situación atroz en la que muchos felinos grandes cautivos viven”.

El santuario de 45 acres daba hogar a 258 felinos grandes para comienzos de febrero, de acuerdo a minutas de reuniones publicadas en la página Web. Los residentes incluyen varias docenas de tigres, así como leones, leopardos, pumas y pequeños felinos salvajes como los linces. La página Web dice que cada día se alimenta a los felinos con 2 mil libras de carne o pollo rociados con polvo de vitaminas.

Los tigres de Ringling - 11 féminas y cuatro machos, que los documentos estatales describen que oscilan entre las tonalidades “dorado atigrado” a “blanco” - están acomodados en pequeños grupos, de acuerdo informó Haddad. Dijo que cada grupo tiene su propia plataforma y cuarto, y aquellos que lo disfrutan tienen acceso a jugar con agua de mangueras en los día calientes. Tal como otros felinos que viajan, los tigres de Ringling duermen en una pila en su “lugar de reposo”.

“Yo creo que es lo que están acostumbrados a hacer - dormir juntos”, dijo. “Parecen estar bastante cómodos”.

Los felinos de Tiger Haven reciben atención médica de los veterinarios de la Universidad de Tennessee, Knoxville, como parte de una relación de 15 años atrás, según informó Edward Ramsay, profesor de medicina zoológica. Le escuela veterinaria de la universidad tiene ahora un “cuarto de tigre” dedicado a tratar a los animales del refugio, con una puerta de garaje para facilitar la entrada y salida. Ramsay dijo que habla con el personal del refugio regularmente y que lo visita alrededor de una vez por semana, y frecuentemente los recomienda a gerentes de zoológicos que están buscando hogares de retiro para sus felinos.

La tela metálica del recinto de Tiger Haven “no los exhibe de la manera en la que lo hace un zoológico. Dicho esto, muchas de las cosas que ves en una exhibición de zoológico están realmente hechas tanto por la estética como por el animal”, dijo Ramsay, cuyo otro cliente principal es el Zoológico Knoxville. “Están tratando a sus animales igual de bien que un zoológico promedio, y creo que en muchos casos aún mejor. Los animales reciben bastante atención”.

El refugió estuvo inmerso por años en batallas con sus vecinos, quienes lo demandaron más de una vez por lo que ellos argumentan como aguas contaminadas, malos olores y ruido. El Comisionado del Condado también demandó al refugio recientemente acerca de un permiso de la cerca. Esas disputas se terminaron, según se reportó en la minuta de la reunión de febrero de Tiger Haven.

Timothy Barringer, un vecino que creó una página Web que critica a Tiger Haven, dijo que el refugio pareciera estar haciendo esfuerzos para abordar las preocupaciones de los vecinos. El lugar tiene una “causa noble”, agregó, aunque aún no es un gran fanático de tener a cientos de felinos salvajes cerca de su casa.

“¿Has escuchado últimamente a un tigre?”, dijo Barringer. “Son bastante escandalosos. Puedes vivir a media milla e igual escuchar sus sonidos bastante alto”.