Quantcast
El Tiempo Latino
12:25 a.m. | 49° 12/14/2018

Estados se preparan para enfrentar al zika, con recursos en peligro


Shefali Luthra y Carmen Heredia Rodríguez | Kaiser Health News | 6/1/2017, 10:53 p.m.
Estados se preparan para enfrentar al zika, con recursos en peligro
La farmacéutica Sandra Crutcher prepara una dosis de la vacuna Zika para su uso en un ensayo clínico en la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland en Baltimore. | Bill O'Leary | The Washington Post

El zika, el virus trasmitido por mosquitos que disparó una alarma de salud pública el verano pasado, casi ha desaparecido del ojo público. Pero expertos dicen que esperan que sea una amenaza de nuevo este año.

¿Cuán grande será esta amenaza? Ahí es donde el tema se pone difícil.

No se han reportado casos de trasmisión local del virus este año en los Estados Unidos. Pero a medida que las agencias de salud pública se preparan para la temporada de mosquitos, crece la incertidumbre sobre los recursos que los estados pueden necesitar, y si recibirán el apoyo federal adecuado. Además, los investigadores todavía tienen preguntas sobre cómo se comporta el virus y sus efectos a largo plazo. Todo esto podría complicar los esfuerzos para rastrear los brotes y proporcionar información precisa sobre la prevención y tratamiento de la infección.

"Todavía tenemos mucho que aprender. Y aún queda mucho por hacer", dijo hace pocos días Lyle Petersen, director de la División de Enfermedades Transmitidas por Vectores de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), en una audiencia del Subcomité de Energía y Comercio de la Cámara Baja.

El zika, que puede causar defectos de nacimiento en bebés si lo contraen mujeres embarazadas, se transmite principalmente por la picadura de un mosquito, que se encuentra más comúnmente en el sur del país: la costa del Golfo de México, Texas, Florida, el sur de California y Louisiana, todas áreas consideradas de alto riesgo en 2016. El virus llegó a las Américas en 2015 y “aterrizó” en los Estados Unidos a través de viajeros infectados.

El año pasado, se reportaron 5.102 personas en los Estados Unidos con la enfermedad, la mayoría de ellas contrajo el virus durante viajes a Centro y Sudamérica. Sesenta y cuatro bebés en los Estados Unidos se han visto afectados desde que el gobierno comenzó a informar sobre los resultados en junio pasado. En raras ocasiones, las personas que no habían viajado al extranjero contrajeron el zika a través de un mosquito local o por contacto sexual. Puerto Rico, un territorio de Estados Unidos, registró 34.963 casos en 2016.

Otra vez este año, determinar si las áreas están experimentando la transmisión activa del zika requerirá vigilancia constante y pruebas, tanto de los mosquitos como de las personas potencialmente expuestas. La mayoría de las personas que contraen el virus no muestran síntomas visibles.

La implementación de esas pruebas es un reto, dijeron expertos.

"¿Se debería comenzar a realizar exámenes universales en comunidades que están en riesgo?", se preguntó Jeff Engel, director ejecutivo del Council of State and Territorial Epidemiologists, entidad que representa a los especialistas que trabajan en los departamentos de salud pública. "Esa es una pregunta difícil y probablemente no es factible".

El año pasado, el Congreso destinó $1.1 mil millones para luchar contra el zika. Ese dinero se repartió entre la investigación, la respuesta en el extranjero y los esfuerzos estatales de salud pública. En abril, los CDC advirtieron a los funcionarios estatales que los dólares federales se estaban agotando. Se proyecta que durarán hasta finales de este año fiscal, es decir septiembre.