Quantcast
El Tiempo Latino
12:27 a.m. | 26° 12/16/2017

DC niega ayuda financiera universitaria a una ciudadana estadounidense debido a la situación migratoria de su madre


En un juicio, la estudiante de DC dice que las políticas de la ciudad para entregar las subvenciones son discriminatorias.

Janell Ross │The Washington Post | 3/6/2017, 10:58 a.m.
DC niega ayuda financiera universitaria a una ciudadana estadounidense debido a la situación migratoria de su madre
Natalia Villalobos espera atender el Montgomery College y abrir una guardería cuando se gradúe. | Montgomery College

Natalia Villalobos es una ciudadana estadounidense, nacida y criada en el Distrito de Columbia (DC). Cuando se graduó de la Escuela Preparatoria (o Secundaria) Emerson en 2015, planeó matricularse en la universidad, estudiar negocios y el desarrollo del niño, y utilizar esas habilidades para abrir una guardería donde los niños pequeños puedan prosperar.

Pero cuando solicitó el subsidio de asistencia de la ciudad para la matrícula que la habría ayudado a pagar por las clases en el Montgomery College en el Condado de Montgomery, Maryland, la solicitud de la joven de 19 años fue rechazada porque su madre no es ciudadana estadounidense ni residente legal permanente. Ella dice que no puede pagar la inscripción en el colegio comunitario sin la ayuda financiera, y ahora está argumentando que las reglas del programa han violado sus derechos civiles.

Villalobos, con la ayuda del Fondo Mexicano de Defensa Legal y Educación (MALDEF, por sus siglas en inglés), presentó una demanda federal en el Distrito la semana pasada, alegando que el programa Beca de Asistencia para la Matrícula de DC (DCTAG, por sus siglas en inglés) discrimina injustamente a ciudadanos estadounidenses con padres inmigrantes, incluyendo aquellos que viven legalmente en Estados Unidos. La demanda reclama que las reglas de DCTAG le están impidiendo acceder a miles de dólares en ayuda pública -la ayuda disponible para la mayoría de sus compañeros- que le permitiría ir a la universidad, interrumpiendo arbitrariamente la obtención de un título universitario.

Pero Villalobos y sus abogados también dicen que algo más grande está en riesgo: el significado de la ciudadanía estadounidense y la igualdad bajo la ley.

“Las cuestiones son claras y alarmantes”, dijo Nina Perales, vicepresidenta de litigios de MALDEF. “Tienes un estudiante ciudadano estadounidense que sólo quiere la misma oportunidad que todos los demás. Legalmente, cuando empezamos a desmentir lo que significa ser un ciudadano de Estados Unidos, socavamos los principios básicos de nuestra nación”.

La demanda pone de relieve un aspecto de la maraña de desafíos que enfrentan los inmigrantes en todo el país a medida que se esfuerzan por proporcionar a sus hijos oportunidades para progresar. Se asemeja a demandas en Florida, Carolina del Sur, Georgia y Nueva Jersey, en las que ciudadanos estadounidenses con padres indocumentados han desafiado las políticas estatales que dicen que les niegan el acceso igualitario a los programas de ayuda universitaria o a las tasas de matrícula en el estado.

En este caso, una madre que huyó de los peligros en su país de origen, El Salvador, obteniendo protección temporal en Estados Unidos, encontró que vivir legalmente, trabajar y pagar impuestos en el Distrito durante más de dos décadas no era suficiente para que su hija tuviera acceso a un programa diseñado para ayudar a más estudiantes de la ciudad a ir a la universidad.

Al mismo tiempo, los que temen que los inmigrantes estén sacando recursos de los estadounidenses de bajos ingresos argumentan que los dólares de los contribuyentes deben reservarse para los ciudadanos estadounidenses y sus familias. Villalobos es una ciudadana de Estados Unidos, pero el estatus de su madre es el factor decisivo para su elegibilidad a DCTAG. (El padre de Villalobos no es parte de la familia.)