Quantcast
El Tiempo Latino
1:02 a.m. | 67° 9/25/2018

Proyecto propone recortes en seguridad para financiar el muro de la frontera


Dan Lamothe, Ashley Halsey Iii, Lisa Rein | The Washington Post | 3/9/2017, 8:11 a.m.
Proyecto propone recortes en seguridad para financiar el muro de la frontera
Douglas Timberlake de la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA, por sus siglas en inglés) camina con un perro con olfato de bomba en el Aeropuerto Nacional Reagan en diciembre. Bajo la propuesta de la administración Trump, la TSA tendría cuatro programas cortados que costaron a la agencia $ 187 millones. Los programas se consideran una pieza vital de la seguridad. | Jahi Chikwendiu | The Washington Post

“OMB siempre ha tratado a la Guardia Costera como una “alcancía” que pueden utilizar cada vez que necesitan dinero para algo más”, dijo Hunter. “Si el presidente quiere ser serio acerca de ir detrás de los carteles y las redes de narcotráfico, esto no tiene sentido”.

El recorte de la Guardia Costera incluye desactivar los Equipos de Respuesta de Seguridad Marítima, los cuales llevan a cabo patrullajes contraterroristas en puertos y vías marítimas sensibles, y cancelaría un contrato con Huntington Ingalls Industries para construir el quinto buque de seguridad a nivel nacional, con un ahorro potencial de 500 millones de dólares.

Rick "Ozzie" Nelson, un antiguo piloto de helicóptero de la Marina y experto en seguridad nacional a través del Centro Para Estudios Estratégicos e Internacionales, dijo que las decisiones dejarían de lado los servicios en misiones en los que podrían ser efectivos.

“¿Si ellos no están ahí para hacerlo entonces quien estará ahí?, dijo Nelson acerca de la seguridad de puertos. “No vamos a sacar destructores y fragatas de la costas para proteger esos puerto. Esa es parte de la capacidad y la misión de la Guardia Costera”.

En el TSA, los recortes de presupuesto que se proponen, que fueron detallados primero por Politico, eliminaría cuatro programas que cuestan a la agencia 187 millones de dólares. Los programas han sido considerado piezas vitales para seguridad aeroportuaria y para la prevención de la repetición del 11 de Septiembre de 2001 y cualquier secuestro de avión luego de encontrarse en el aire.

El entrenamiento que se conoce como el programa de “piloto armado” y que comenzó después del 9/11, será eliminado para ahorrar 20 millones de dólares. La intención del entrenamiento era preparar a pilotos y miembros de la tripulación para un intento de secuestro armado del avión.

“Si tu fueras uno de los cuatro aviones secuestrados el 9/11 seguramente dirías que es importante”, dijo el antiguo administrador del TSA, John Pistole. “Para mí es una inversion relativamente pequeña para el potencial de su valor como mitigante de riesgo. Se trata acerca de qué tanto riesgo quieres aceptar. Yo estaría a favor de una reducción del programa pero no su eliminación”.

Adicionalmente, 57 millones de dólares se ahorrarían mediante el recorte de un programa que envía equipos armados con gran entrenamiento y agentes uniformados para rastrear aeropuertos, estaciones de trenes y terminales de buses. Son comúnmente conocidos como los equipos VIPR por sus siglas en inglés (Respuesta y Prevención Intermodal Visible en español) y fueron asignados al Aeropuerto Nacional Reagan, al Aeropuerto Internacional Washington Dulles, al Aeropuerto Marshall Internacional de Baltimore-Washington, Amtrak’s Union Station y a estaciones de metro del Distrito de Columbia para resguardar en contra de ataques terroristas en la toma de posesión de Trump.

También se eliminarán los 45 millones de dólares de subsidios que los organismos de seguridad local usan para el patrullaje en aeropuertos y sus alrededores.

El cuarto programa que se eliminaría es el de agentes del TSA especialmente entrenados para vigilar comportamientos de pasajeros en los aeropuerto, particularmente a medida de que las personas se acercan a los puntos de control para determinar quiénes actúan de manera aparentemente extraña.