Quantcast
El Tiempo Latino
12:00 a.m. | 75° 9/20/2017

Editorial del Washington Post: Sobre el caso de violación en la escuela Rockville


La crítica a los funcionarios escolares de Montgomery está fuera de lugar. Y el fanatismo que asume que todos los inmigrantes indocumentados son peligrosos está mal.

Opinión | The Washington Post | 3/24/2017, 10:25 a.m.
Editorial del Washington Post: Sobre el caso de violación en la escuela Rockville
El presunto ataque del 16 de marzo en la Escuela Secundaria Rockville atrajo la atención nacional. | Cortesía/Montgomery County Public Schools

No hay excusa en el caso de violación de una joven de 14 años en una escuela secundaria del condado de Montgomery, supuestamente por otros dos estudiantes, que son inmigrantes indocumentados. Como dijo la ejecutiva del condado, Isiah Leggett (Demócrata): “Esto no debería suceder. Y punto”. Si se comprueba, este crimen horrendo en un distrito escolar que se presenta como un modelo nacional debe llevar a una revisión profunda por parte de las autoridades. Pero no debe ser una excusa para golpear a los inmigrantes o cuestionar la provisión de educación pública para ellos.

El presunto ataque del jueves pasado en la Escuela Secundaria Rockville atrajo la atención nacional, incluyendo una mención del secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, en la reunión del martes pasado con la prensa, debido a la presunta participación de dos estudiantes en la escuela que son indocumentados. Henry Sánchez Milián, de 18 años, y José Montano, de 17 años, fueron arrestados por violaciones en primer grado y cargos por delitos sexuales después de que la niña dijo a las autoridades que fue forzada a ir al baño de los varones durante la jornada matutina de la escuela el jueves de la semana pasada, siendo objeto de crueles asaltos sexuales. La divulgación del estatus de los adolescentes -especialmente el encuentro del joven de 18 años en agosto pasado con un agente de patrulla fronteriza por ingresar ilegalmente a Estados Unidos- ha fomentado cuestionamientos acerca de su inscripción en la escuela secundaria pública.

El abogado de un joven negó los cargos, diciendo que el encuentro fue consensual; Los tribunales determinarán la culpabilidad o inocencia. La crítica a los funcionarios escolares de Montgomery por cumplir con sus obligaciones bajo las leyes estatales y federales para proveer una educación pública a cualquier persona de entre 5 y 21 años, independientemente de su estatus legal, está fuera de lugar. Y el fanatismo que asume que todos los inmigrantes indocumentados son peligrosos está mal. Lo mismo ocurre con la idea de que las políticas liberales en Montgomery protegían a los adolescentes de los funcionarios federales de inmigración. Los dos no tenían antecedentes penales previos, no eran conocidos por la policía local y no estaban cubiertos por órdenes de deportación.

Si hay críticas que hacer, es a las autoridades federales de inmigración por un sistema sobrecargado que está mal equipado para tratar con agilidad los casos complicados de los menores no acompañados. Sánchez Milián todavía estaba esperando que se programar una audiencia ante un juez de inmigración.

Sin embargo, los funcionarios de Montgomery no deben liberados de sus obligaciones. Que un ataque tan perverso pueda haberse producido en un edificio público durante la jornada escolar, revela la necesidad de un reexamen de las medidas de seguridad de la escuela. Los funcionarios también deben determinar si había señales de advertencia sobre estos dos estudiantes que estaban desaparecidos. ¿Tenían los funcionarios escolares toda la información que necesitaban para hacer los mejores juicios sobre estos jóvenes y en qué escuela debían ser colocados? Si bien el enfoque del condado de educar a menores no acompañados y otros niños con dominio limitado del inglés ha sido ampliamente elogiado, ¿son necesarios los ajustes?

Que este incidente haya dado de qué hablar en una reunión informativa de la Casa Blanca - así como provocar comentarios mal informados de parte del gobernador republicano Larry Hogan - hace difícil la revisión desapasionada. Pero esa es una razón más por la cual los funcionarios de Montgomery necesitan examinar a fondo todos los temas y compartir sus conclusiones con el público.

(Este artículo fue publicado en la edición del jueves 23 de marzo de 2017 del Washington Post).

(Traducción El Tiempo Latino/El Planeta Media)