Quantcast
El Tiempo Latino
8:13 p.m. | 72° 10/23/2017

Contratistas hispanos reciben amenazas de muerte tras presentar ofertas para construir muro fronterizo


De las 200 empresas que aproximadamente han respondido a las dos solicitudes de propuestas del gobierno federal para construir el muro, al menos 32 son de propiedad hispana.

Tracy Jan | The Washington Post | 3/29/2017, 12:13 p.m.
Contratistas hispanos reciben amenazas de muerte tras presentar ofertas para construir muro fronterizo
La cerca de la frontera en Hidalgo, Texas. El trabajo del muro fronterizo ha provocado reacciones tan apasionadas que sólo una pequeña fracción de las casi medio millón de constructoras de propiedad hispana del país están considerando participar. | Ilana Panich-Linsman/The Washington Post

Ellos han recibido amenazas de muerte, les han dicho obscenidades y les han lanzado rocas. El tractor de una compañía fue robado.

Para las pocas empresas constructoras de propiedad hispana que se atreven a presentar una oferta por construir un pedazo del muro fronterizo del presidente Donald Trump, este es el precio emocional de hacer negocios. Los propietarios dicen que han sido acusados de traicionar a su comunidad. Algunos dicen que han tenido que tragarse sus propios escrúpulos sobre las polémicas políticas de inmigración de Trump.

“Mucha gente está diciendo: ‘¿Tú eres latino, cómo puedes construir un muro para que otros latinos salgan?’ Tuvimos que hacer un montón de consideraciones antes de que meternos en esto porque es obviamente un tema muy, muy controversial”, dijo Michael Evangelista-Ysasaga, director ejecutivo y propietario de The Penna Group, una empresa con sede en Fort Worth.

Evangelista-Ysasaga, cuyos abuelos emigraron de México, dijo que recibió cinco amenazas de muerte a una sola mañana esta semana de “personas desconocidas que llaman a la oficina y solo gritan”.

Cada nación soberana tiene el deber de defender sus fronteras, dijo a los llamadores. Desafortunadamente, dijo, “un cierto segmento” de latinos estadounidenses han considerado a los partidarios del muro fronterizo como “racistas”.

El trabajo del muro de la frontera ha provocado reacciones tan apasionadas que sólo una pequeña fracción de las casi medio millón de constructoras de propiedad hispana del país están incluso considerando aprovechar el muro de Trump para obtener ingresos para sus compañías.

De las 200 compañías que aproximadamente han respondido a las dos solicitudes de propuestas del gobierno federal para una construir un sólida muro de concreto (u hormigón) y otro diseño de muro, al menos 32 empresas son de propiedad hispana, según un análisis del Washington Post de una base de datos federal. El plazo de presentación de propuestas se ha prorrogado hasta el 4 de abril.

Los ejecutivos de la construcción, en entrevistas con The Washington Post, dijeron que sopesaban sus recelos sobre la construcción del muro fronterizo contra los beneficios de proporcionar empleos, aumentar sus negocios, mejorar la economía local y tener la capacidad de influir en la construcción de un muro más seguro y más humano .

“Trato de ser políticamente neutral en mi proceso de toma de decisiones”, dijo Al Anderson, gerente general de KWR Construction, una firma de propiedad hispana con sede en Sierra Vista, Arizona, que ayudó a construir la cerca fronteriza así como las carreteras y caminos relacionados y la iluminación. “Queremos cualquier trabajo aquí a lo largo de la frontera que podamos obtener, y dejar de lado nuestras creencias personales para apoyar a nuestros empleados”.

El trabajo de seguridad fronteriza siempre ha sido polémico, dijo Anderson. Recordó a los mexicanos que acosaban a sus obreros diciéndole groserías en español y les arrojaban piedras por encima de la cerca plateada mientras instalaban la iluminación. Uno de sus empleados se ponía un chaleco antibalas en el trabajo todos los días.

“Fue un ambiente difícil, y creo que será más cargado ahora de lo que ha sido históricamente trabajar a lo largo de la frontera”, dijo Anderson. “No sólo los mexicanos se enfurecen con Estados Unidos, sino que la gente de Estados Unidos también se enfurece”.