Quantcast
El Tiempo Latino
9:00 p.m. | 46° 11/19/2017

En medio de los reveses sobre inmigración, una estrategia de Trump parece estar funcionando: el miedo


Expertos de ambas partes coinciden en que la retórica de la administración ha afectado el flujo de migrantes.

David Nakamura | The Washington Post | 5/1/2017, 11:44 a.m.
En medio de los reveses sobre inmigración, una estrategia de Trump parece estar funcionando: el miedo
Protestas en el aeropuerto Logan de Boston tras las órdenes ejecutivas del presidente Donald Trump en materia de inmigración. | Twitter

En muchos sentidos, los intentos del presidente Donald Trump de implementar sus duras políticas de inmigración no han ido muy bien en sus primeros tres meses de gobierno. Su veto migratorio a algunos países de mayoría musulmana ha sido bloqueada por los tribunales, su muro fronterizo México-Estados Unidos no ha progresado en el Congreso y se ha retractado, al menos por ahora, de atacar a los inmigrantes ilegales traídos aquí cuando eran niños.

Pero una estrategia que parece estar funcionando bien es el miedo. El número de migrantes, legales e ilegales, que cruzan a los Estados Unidos ha caído marcadamente desde que Trump asumió el poder, mientras que la reciente declinación en el número de deportaciones se ha revertido.

Muchos expertos en ambos lados del debate sobre la inmigración atribuyen, al menos parte de este cambi,o al uso de una punzante retórica y poco acogedora por parte de Trump y sus asesores, así como el vistoso uso de las redadas policiales y la proyección pública de crímenes cometidos por inmigrantes. Las tácticas estaban dirigidas a enviar un mensaje político a aquellos que están en el país sin papeles o aquellos que pensaban en tratar de venir.

“El mundo está recibiendo el mensaje”, dijo Trump la semana pasada durante un discurso en el foro de la National Rifle Association en Atlanta. “Ellos saben que nuestra frontera ya no está abierta a la inmigración ilegal, y si tratan de entrar, serán atrapado y serán devueltos a su casa. No se van a quedar más tiempo. Si sigues regresando ilegalmente después de ser deportado, serán arrestados y procesados y puesto tras las rejas. De lo contrario, nunca terminará”.

La evidencia más vívida de que las tácticas de Trump han tenido un efecto ha llegado en la frontera sur con México, donde el número de aprehensiones hechas por los agentes de la Aduana y la Patrulla Fronteriza (CPB, por sus siglas en inglés) cayó de más de 40.000 por mes a finales de 2016 a sólo 12.193 en marzo, según datos federales.

Los defensores de los derechos de los inmigrantes y grupos de restricción dijeron que hay pocas dudas de que la dura retórica de la administración Trump ha tenido impacto.

“La conclusión es que han cambiado por completo la narrativa sobre la inmigración”, dijo Doris Meissner, que sirvió como comisionada del Servicio de Inmigración y Naturalización de los Estados Unidos en la administración Clinton. “El resultado de eso es que, sí, se puede llamar palabras y retórica, y ciertamente lo es, pero está cambiando el comportamiento, está cambiando la forma en que los Estados Unidos se ven en todo el mundo, así como la forma en que “estamos hablando y reaccionando a la inmigración dentro del país”.

Los expertos enfatizaron que aún es temprano y que el éxito inicial que la administración ha tenido en disminuir el número de personas que cruzan ilegalmente la frontera podría revertirse si no logra llevar a cabo acciones más agresivas que requerirán algo más que un bombardeo retórico.