Quantcast
El Tiempo Latino
4:42 a.m. | 46° 1/24/2018

En medio de los reveses sobre inmigración, una estrategia de Trump parece estar funcionando: el miedo


Expertos de ambas partes coinciden en que la retórica de la administración ha afectado el flujo de migrantes.

David Nakamura | The Washington Post | 5/1/2017, 11:44 a.m.
En medio de los reveses sobre inmigración, una estrategia de Trump parece estar funcionando: el miedo
Protestas en el aeropuerto Logan de Boston tras las órdenes ejecutivas del presidente Donald Trump en materia de inmigración. | Twitter

Muchas de las otras iniciativas que Trump ha pedido -incluyendo centros de detención adicionales y miles de nuevos oficiales de la Patrulla Fronteriza y agentes de inmigración- son costosas. Otros, como su plan de retener los fondos federales a las “ciudades santuarios” que protegen a los inmigrantes, están enfrentando retos legales.

Sin embargo, a diferencia de áreas como el comercio, la salud o la política exterior, donde Trump ha moderado las posiciones extremas que tuvo durante la campaña o no logró avanzar en su agenda, la administración ha buscado sistemáticamente cumplir las promesas de inmigración del presidente.

Lo más notable es que Trump firmó una orden ejecutiva durante su primera semana en el cargo que, entre otras cosas, amplió enormemente el grupo de los 11 millones de inmigrantes ilegales del país que se consideran prioritarios para la deportación.

Las deportaciones se habían reducido drásticamente en los últimos años de la administración Obama, mientras el ex presidente reforzaba las directrices de aplicación para centrarse en criminales reincidentes. Pero bajo Trump, la agencia de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) ha comenzado a aumentar el número de inmigrantes que están siendo colocados en los procedimientos de expulsión.

Los agentes federales arrestaron a 21.362 inmigrantes, en su mayoría criminales convictos, desde enero hasta mediados de marzo, en comparación con 16.104 en el mismo período del año pasado, según datos federales. Los arrestos de inmigrantes sin antecedentes penales se duplicaron a 5.441 en ese período.

"Esta es la era Trump, el progreso se está haciendo diariamente y continuará", declaró el Procurador General Jeff Sessions, quien comenzó a reorganizar el Departamento de Justicia para llevar a juicio más casos de inmigración. "Esta será la administración que aplicará las leyes de inmigración de nuestra nación".

Mark Krikorian, director ejecutivo del Centro para Estudios de Inmigración, que aboga por niveles de inmigración más bajos, calificó los primeros meses de Trump como "un cuadro mixto", pero dijo que la administración "claramente ha avanzado".

“La disminución (de cruces ilegales) en la frontera no es algo que ocurrió por su cuenta, es una reacción a las preocupaciones de que Trump va a restaurar la aplicación de las leyes de inmigración”, dijo Krikorian. “No durará si ese miedo no se transforma en realidad, pero si es así, si Trump lo sigue, es probable que veamos una reducción sostenida en los cruces fronterizos”.

La cuestión es cómo la administración puede traducir con éxito la dura retórica en políticas sostenibles.

Los documentos de planificación interna del Departamento de Seguridad Nacional filtrados recientemente mostraron que la agencia se está preparando para incrementar significativamente la fuerza de deportación a nivel nacional, algo que Trump prometió en la campaña electoral.

La agencia ha asegurado 33.000 camas de detención adicionales y está considerando renunciar a algunos requisitos, incluyendo un examen de polígrafo y un examen de aptitud física, para acelerar la contratación de más agentes de inmigración. El ICE y el CBP también están trabajando con decenas de departamentos de policía locales interesados en estar mucho más involucrados en la aplicación de la ley de inmigración.