Quantcast
El Tiempo Latino
2:40 a.m. | 80° 8/18/2017

En riesgo programas de salud para latinos en “ciudades santuario”


Shefali Luthra | Kaiser Health News | 5/3/2017, 1:49 p.m.
En riesgo programas de salud para latinos en “ciudades santuario”
Los hombres juegan dominó en el barrio "Little Havana" de Miami. | Angel Valentin para The Washington Post

La dura posición del gobierno de Trump sobre inmigración tiene preocupados a funcionarios de los departamentos de salud locales ya que podría estimular recortes en la financiación federal y complicar una amplia variedad de programas, desde los esfuerzos para combatir la epidemia de opioides hasta las iniciativas de violencia doméstica.

El 21 de abril, el Departamento de Justicia (DOJ) envió cartas a nueve jurisdicciones, incluyendo el estado de California y ciudades como Chicago, Miami, Nueva Orleans, Filadelfia y Nueva York, amenazando con negarles el financiamiento de la agencia por su condición de "ciudades santuario". Esta asistencia federal apoya ampliamente iniciativas de justicia, pero a menudo va mucho más allá de los departamentos de policía y las cortes, financiando programas de prevención de la violencia y otros esfuerzos para abordar los factores sociales que afectan a la salud.

"Estos dólares van a todo el mundo… son subvenciones que protegen a toda la población", dijo el doctor Georges Benjamin, director ejecutivo de la Asociación Americana de Salud Pública.

A los funcionarios locales de salud también les preocupa que otras agencias federales puedan seguir el ejemplo de Justicia en la aplicación estricta de una controversial orden ejecutiva firmada el 25 de enero por el presidente Donald Trump, que exige que las agencias federales tomen medidas para garantizar que las localidades cumplan con las leyes federales de inmigración y ayuden a deportar a las personas que están en el país ilegalmente. Esa orden -que ha sido bloqueada temporalmente por un juez federal- podría poner en peligro una amplia franja de servicios vitales de salud comunitaria, no sólo para inmigrantes indocumentados sino también para residentes legales y ciudadanos.

Entre ellos, servicios sociales y programas comunitarios que utilizan a diario miles de latinos para recibir atención de salud.

Retórica vs. Realidad

El término "ciudades santuario" describe las localidades -ciudades, pero también estados, condados y otras entidades comunitarias- con políticas conocidas como "ordenanzas de separación", que separan las responsabilidades del gobierno local de las de las autoridades federales de inmigración.

A menudo, estas ordenanzas solicitan a los agentes de policía locales que no pregunten por el estatus migratorio de las víctimas, testigos o sospechosos, a menos que sea directamente pertinente al caso. También eximen a la policía local de cumplir con las solicitudes de detención o notificación de la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE). En algunos casos, las agencias locales o estatales declaran que no cumplirán con los requisitos para preguntar acerca del estatus migratorio cuando las personas soliciten beneficios.

Funcionarios de estas jurisdicciones dicen que ayudar a las autoridades federales a detener a alguien, especialmente si esa persona resulta tener documentación válida, podría ser una violación del proceso correcto. Los funcionarios dicen que, si cumplen con la orden, podrían estar en riesgo legal. También argumentan que el cumplimiento de algunas de las directivas federales es un desperdicio de recursos o podría hacer que los inmigrantes no reporten crímenes o ayuden en las investigaciones porque le tienen miedo a la policía.

Sin embargo, no existe una definición rígida de "ciudades santuario" o una delineación federal clara sobre cuáles jurisdicciones serían objeto de la directiva del Departamento de Justicia.