Quantcast
El Tiempo Latino
6:22 a.m. | 33° 11/23/2017

La feliz comunidad de la Escuela San Miguel


Diana Aguilar y Alfonso Motta hablan sobre lo académico, cultural y la transición a la secundaria

Miguel Guilarte | 10/13/2017, 1:46 p.m.
La feliz comunidad de la Escuela San Miguel
DOCENTES. Diana Aguilar y Alfonso Motta en la celebración del Mes de la Herencia Hispana de la Escuela San Miguel, el viernes 6 de octubre de 2017. | Miguel Guilarte/ETL

COMUNIDAD. Niños, padres, administradores y personal docente de la Escuela San Miguel, congregados en la Iglesia St. Michael de Silver Spring durante la celebración del Mes de la herencia Hispana el 6 de octubre.

Miguel Guilarte | El Tiempo Latino

COMUNIDAD. Niños, padres, administradores y personal docente de la Escuela San Miguel, congregados en la Iglesia St. Michael de Silver Spring durante la celebración del Mes de la herencia Hispana el 6 de octubre.

Cuando el Padre Kevin Thompson se dirigía con sus monaguillos al altar de la Iglesia St. Michael en Silver Spring para oficiar la eucaristía que celebraba la hispanidad en la Escuela San Miguel, toda una comunidad lo esperaba lista para profesar su fe y dar gracias a Dios por tener esa casa digna para una educación integral

Los padres hispanos quieren siempre la mejor educación para sus hijos y si esta va de la mano de una Comunidad Lasallista como la que rige la Escuela San Miguel, siempre tendrán garantías de una formación integral para sus hijos en todos los aspectos de sus vidas.

La educadora salvadoreña Diana Aguilar y Alonso Motta, Director de Apoyo para Graduados de San Miguel School, explicaron los alcances de esa escuela e invitaron a la comunidad a asistir a su Open House el 11 de noviembre en su sede de Washington, DC.

SACERDOTE. El Padre Kevin Thompson durante su homilía en la Iglesia St. Michael el 6 de octubre.

Miguel Guilarte | El Tiempo Latino

SACERDOTE. El Padre Kevin Thompson durante su homilía en la Iglesia St. Michael el 6 de octubre.

“Son niños en su gran mayoría latinos y la idea es ofrecerles una educación religiosa pero no con el costo que siempre conlleva una escuela privada. La mayoría de los fondos proviene de benefactores, algunos de ellos independientes y otros de fundaciones que ven el cariño y la vocación con la que atendemos a estos niños. Creemos en esta visión y misión de darles a estos niños la mejor educación posible”, dijo Aguilar a El Tiempo Latino, durante la posterior celebración con comida, bailes y la gran integración de toda la comunidad.

Esta escuela ofrece una educación católica para niños de sexto al octavo grado, preparándolos para escuelas secundarias privadas en el área de Washington, DC.

“No solamente se gradúan aquí del octavo grado sino que le seguimos los pasos en la secundaria y hasta la universidad.

JUNTOS. Madres y personal docente de la Escuela San Miguel,  en la Iglesia St. Michael de Silver Spring en celebración del Mes de la herencia Hispana el 6 de octubre.

Miguel Guilarte | El Tiempo Latino

JUNTOS. Madres y personal docente de la Escuela San Miguel, en la Iglesia St. Michael de Silver Spring en celebración del Mes de la herencia Hispana el 6 de octubre.

Tenemos un grupo de padres bien fuerte y unidos que están en todo como lo hicieron hoy para organizar esta fiesta de la Herencia Hispana”, agregó Aguilar.

El programa incluye la instrucción en matemáticas, lectura y escritura, ciencias, estudios sociales, religión, tecnología de computación y educación física. Las clases son pequeñas y cuentan con tutores individuales.

Diana Aguilar, nació en San Miguel, El Salvador y vino a los 9 años a Estados Unidos, estudió y más tarde “por la providencia de Dios” encontró a estos hermanos lasallistas.

“Yo era maestra en Sagrado Corazón, esa era mi parroquia y un día el Padre Esteban me dijo que había una posición en una nueva escuela que estaba surgiendo, luego fui a una entrevista y ya llevo 15 años trabajando aquí con los hermanos”, recordó.

CORO. Durante la eucaristia en la Iglesia St. Michael.

Miguel Guilarte | El Tiempo Latino

CORO. Durante la eucaristia en la Iglesia St. Michael.

La escuela tiene una excelente ayuda financiera para los padres que deseen registrar a sus hijos.

“Muchos vienen de escuelas públicas y nuestro programa es súper intenso, nuestros padres pagan muy poco, alrededor del 2%, pero ellos hacen obras comunitarias y así se van enamorando de la misión de la escuela y son nuestros portavoces y embajadores”, concluyó Aguilar quien ha “tenido la dicha” de dar clases a estudiantes de cuatro generaciones de una misma familia.

La atención al estudiante en toda su vida académica es vital en esa comunidad