Quantcast
El Tiempo Latino
1:53 p.m. | 50° 11/20/2017

El 52% de las mujeres recibe tratamientos excesivos contra el cáncer de seno


Liz Szabo | Kaiser Health News | 10/29/2017, 7:49 p.m.
El 52% de las mujeres recibe tratamientos excesivos contra el cáncer de seno
Después que Kathi Kolb fue diagnosticada con cáncer de seno, su doctor le recomendó un tratamiento de siete semanas de radiación diaria. Ella lo persuadió de acortar el tratamiento a tres semanas, en base a ensayos clínicos que comprobaron que el tratamiento condensado podía lograr el mismo resultado. | Katye Martens Brier para KHN

Demasiadas pruebas

Meg Reeves, de 60 años, cree que gran parte de su tratamiento contra el cáncer de seno precoz que le diagnosticaron en 2009 fue innecesario. Mirando hacia atrás, se siente como si me hubieran golpeado "con un martillo".

En ese momento, Reeves vivía en un pequeño pueblo de Wisconsin y tenía que viajar 30 millas de ida y 30 de vuelta para recibir radioterapia. Después de completar su tratamiento, los médicos la monitorearon durante ocho años con una batería de análisis de sangre anuales y resonancias magnéticas. Los análisis de sangre incluyen pruebas de detección de marcadores tumorales, que apuntan a detectar si el cáncer ha vuelto antes de que causen síntomas.

Sin embargo, los oncólogos han rechazado reiteradamente desde 1997 este tipo de análisis de sangre costosos y estudios avanzados de imágenes.

Para los sobrevivientes de cáncer de seno precoz como Reeves, que no presentaban síntomas de recaída, "estas pruebas no son útiles y pueden ser dañinas", dijo el doctor Gary Lyman, oncólogo especializado en cáncer de seno y economista de salud del Fred Hutchinson Cancer Research. El doctor de atención primaria de Reeves se negó a comentar.

En 2012, la Sociedad Americana de Oncología Clínica, el principal grupo médico para especialistas en cáncer, les dijo explícitamente a los médicos que no solicitaran pruebas de marcadores tumorales ni imágenes avanzadas, como tomografías computarizadas, PET y gammagrafías óseas, para sobrevivientes de cáncer de seno en etapa inicial.

Sin embargo, estas pruebas siguen siendo comunes.

El 37% de los sobrevivientes de cáncer de seno se sometieron a exámenes de detección de marcadores tumorales entre 2007 y 2015, según un estudio presentado en junio en la reunión anual de la sociedad y publicado en su revista digital.

El 16% de estos sobrevivientes se sometieron a radiografías avanzadas. Ninguna de estas mujeres tenía síntomas de recurrencia, como un bulto en el pecho, dijo Lyman.

Más allá del tiempo perdido y la preocupación por las mujeres, estos escáneres también los exponen a radiación innecesaria, un carcinógeno conocido, dijo Lyman. Un estudio del Instituto Nacional del Cáncer estimó que el 2% de todos los cánceres en los Estados Unidos podrían ser causados ​​por pruebas de imágenes.

Pagando el precio

Los costos de atención médica por cada paciente con cáncer de seno monitoreados con imágenes avanzadas promediaron casi $30,000 en el año posterior al final del tratamiento. Eso fue aproximadamente $11,600 más que para las mujeres que no recibieron estas pruebas de seguimiento, según el estudio de Lyman. Las mujeres controladas con biomarcadores tuvieron alrededor de $6,000 en costos de salud adicionales.

Reeves conoce muy bien el costo del tratamiento del cáncer. A pesar que tenía un seguro de salud de su empleador, ella dice que tuvo que vender su casa para pagar sus cuentas médicas. "Fue financieramente devastador", dijo Reeves.

"Es el peor tipo de toxicidad financiera, porque está incurriendo en costos por algo sin ningún beneficio", dijo el doctor Scott Ramsey, director del Instituto Hutchinson para la Investigación de los Resultados del Cáncer.