Quantcast
El Tiempo Latino
7:23 p.m. | 46° 11/19/2017

La otra crisis de salud: faltan enfermeras en las escuelas


Ana B. Ibarra | Kaiser Health News | 10/29/2017, 8:29 p.m.
La otra crisis de salud: faltan enfermeras en las escuelas
La enfermera Catherin Crofton habla con dos estudiantes en la escuela primaria Cambridge, en el este del condado de Contra Costa, California. Su puesto lo solventa una alianza entre el distrito escolar unificado de Mount Diablo y John Muir Health, un sistema local de salud. | Heidi de Marco/KHN

En Mount Diablo, la proporción es de 1 enfermera registrada por casi 4,000 niños. Las cifras para el distrito más pequeño y vecino, Antioch Unified, revelan 1 enfermera por cada 17.326 estudiantes.

California, como la mayoría de los estados, no tiene un presupuesto específico para la enfermería escolar, y no requiere que las escuelas tengan una enfermera a tiempo completo. Sin embargo, las escuelas están obligadas a proporcionar ciertos servicios de salud a los estudiantes, como pruebas de visión y audición, y monitoreo de medicamentos.

La California School Nurses Organization ha intentado varias veces lograr que la legislatura estatal establezca una proporción mínima de enfermeras por estudiante, hasta ahora sin suerte. "Cuando se analizan los números, es abrumador lo que costaría proporcionar ese tipo de servicio en el estado", dijo Pamela Kahn, presidenta electa de la organización.

Mientras tanto, algunos distritos están mirando más allá del modelo tradicional de llevar la atención médica a los escolares.

La estudiante Nancy Navarro chequea su insulina en la enfermería de la escuela primaria Cambridge, en el este del condado de Contra Costa, en California.

Heidi de Marco/KHN

La estudiante Nancy Navarro chequea su insulina en la enfermería de la escuela primaria Cambridge, en el este del condado de Contra Costa, en California.

El año pasado, el Distrito Escolar Unificado de la Ciudad de Sacramento experimentó con “telesalud”, con un doctor guiando a los docentes sobre qué hacer en distintas situaciones a distancia, pero al comienzo de este año escolar, los funcionarios del distrito todavía no habían decidido si continuarían.

Telesalud funciona bien si es una enfermera la que consulta con el médico, no una secretaria, dijo Nina Fekaris, presidenta de la National Association of School Nurses y enfermera escolar en Beaverton, Oregon, en las afueras de Portland. "No se puede ver como un reemplazo de los servicios [de enfermería]", dijo.

En algunos casos, a personal de la escuela se le han asignado tareas médicas en ausencia de enfermeras, con resultados desastrosos. En el estado de Washington, se informó que una niña murió de un ataque de asma en 2008 cuando estaba con un supervisor de recreos, sin ninguna enfermera cerca.

Las alianzas entre los distritos escolares y las organizaciones de atención médica se encuentran entre los enfoques más prometedores porque las escuelas no tienen que asumir el costo total de contratar enfermeras.

Además de crear buena voluntad, los sistemas de salud sin fines de lucro como John Muir pueden contar sus contribuciones de enfermeras y servicios gratuitos para estudiantes como parte de los "beneficios comunitarios" que deben brindar para mantener el status de entidad exenta de impuestos. Bajo este modelo, no pueden recibir reembolsos del Medicaid o de aseguradoras privadas por ver a los estudiantes.

Desde 2008, John Muir Health ha donado dinero para dos enfermeras en escuelas donde la necesidad es mayor. Una de ellas es Cambridge Elementary, que se encuentra en una zona densamente poblada, junto a un concurrido corredor salpicado de restaurantes de comida rápida y complejos de apartamentos. Muchas familias son inmigrantes de primera generación y estudiantes de inglés que no tienen un proveedor de atención médica fijo, dijo Chris Grazzini, gerente del programa clínico de John Muir.

Tales asociaciones, sin embargo, tienden a ser más populares en la costa este. En 2015, las escuelas en Toledo, Ohio, por ejemplo, contrataron 12 enfermeras escolares mediante un acuerdo con un sistema local de atención médica. Como parte del acuerdo de tres años, ProMedica, un sistema de salud local sin fines de lucro, invirtió $1.8 millones para contratar a nueve enfermeras. El distrito escolar, las Escuelas Públicas de Toledo, paga por los demás.