0

Roger Federer y Rafael Nadal avanzan a octavos de final del US Open

El suizo Roger Federer, tercer cabeza de serie, por fin pudo tener un partido tranquilo y de puro entrenamiento en lo que va del torneo del Abierto de Estados Unidos, al derrotar por 6-3, 6-3 y 7-5 al español Feliciano López, trigésimo primer favorito, y conseguir el pase a los octavos de final en un partido que duró una hora y 46 minutos.

Federer, que disputa su decimoséptimo Open de Estados Unidos, y busca el sexto título de campeón, logró estar en los octavos de final por decimo sexta vez, y su rival será el alemán Philipp Kohlschreiber, otro veterano de 33 años, 37 del mundo, que se impuso con facilidad por 7-5, 6-2 y 6-4 al australiano John Millman. El suizo ha ganado en las once veces que ha jugado contra el alemán.

Federer mostró ante Feliciano López su tenis más consistente y eso quedó reflejado no sólo en el resultado final sino en la manera como logró la victoria. En su mejor versión de un gran golpe de derecha, resto, saque seguro y subidas a la red, sólo necesitó 25 minutos para conseguir la primera manga, al hacer el break que necesitaba.

El suizo se enfrentará en octavos al alemán Philipp Kohlschreiber, contra el que nunca ha perdido

Lo propio sucedió en el segundo, en el que se mantuvo empatado hasta el parcial de 3-3 porque en el séptimo, de nuevo surgieron los golpes de derecha, el revés y el resto impecable de Federer para hacer el “break” y conseguir la ventaja que sería decisiva.

Cierto que López, 35 del mundo, nunca se dio por vencido y en el octavo juego tuvo ventaja de 15-40, pero tres tantos seguidos de Federer le impidieron que llegase el “break” que no pudo lograr. Su mérito fue que al menos en la segunda manga la alargó nueve minutos más (34) de lo que duró la primera.

Pero la suerte estaba echada, la noche en la pista central Arthur Ashe, de Flushing Meadows, volvía a tener la magia del tenis exquisito de Federer. Aunque cedió su saque en el quinto juego de la tercera manga, lo recuperó de inmediato en el sexto y en el duodécimo hizo el “break” decisivo que le aseguró la victoria más cómoda y de mayor confianza en lo que va de torneo.

Por su parte, el número uno mundial Rafael Nadal selló el sábado su pasaporte rumbo a octavos de final del Abierto de Estados Unidos de tenis, luego de remontar ante el argentino Leonardo Mayer, que le exigió cuatro sets antes de ceder bandera en partido de la tercera ronda.

Nadal se llevó una trabajada victoria por 6-7 (3/7), 6-3, 6-1, 6-4 por poco más de tres horas, para anclar en cuarta ronda y a un enfrentamiento contra el ucraniano Alexandr Dolgopolov (64º ATP).

Mayer (59º), que consiguió en Hamburgo su único título del año hasta el momento, entró al cuadro del US Open como “lucky looser” proveniente de la ronda de clasificación.

El tenista de Corrientes se va con el consuelo de haber obtenido dos victorias en este US Open, una de ellas contra el francés Richard Gasquet, 26º sembrado, además de un cheque de 144.000 dólares por haber llegado a tercera ronda del último Gran Slam del año.

12 aces por bando

Mayer entró con mucha energía al partido y un saque devastador, que congeló a Nadal 12 veces, la misma cantidad de aces que colocó el correntino.

Defendiendo bien su servicio, Mayer llegó al empate 6-6 del primer set, donde jugó fino y con tiros por las bandas descolocó a Nadal, para llevarse 7-3 el “tiebrek” ante la algarabía del público y el ánimo de una pequeña barra argentina que le alentó todo el tiempo.

Ante un Mayer crecido, Nadal tuvo que remar contracorriente en el segundo set para sacar el partido, que se definió cuando, luego de siete empates, el español pudo quebrar por primera vez a su rival para adelantarse 4-3.

De ahí en adelante sólo hubo una voz en el terreno y fue la de Nadal, aunque Mayer de vez en vez lanzaba una nota de amenaza, pero el físico no le acompañaba.

Completamente agotado, el correntino encontró un segundo aire en el último set, y dio pelea animado por el público.

Aun con el 5-3 en contra en el parcial final, Mayer nunca se rindió y peleó hasta el último punto en defensa de su servicio para llegar al 5-4 y obligar al español a definir con su saque.

Nadal tuvo que emplearse a fondo por otros 10 minutos, hasta que Mayer se fue dos veces de largo por el fondo para el punto final del partido.

Antes de este tope, Nadal le había ganado en tres oportunidades a Mayer, pera ésta fue su victoria más trabajada, y en la que más veces le han quebrado el servicio en un US Open, con 14 ocasiones.

En las estadísticas, Nadal cometió 26 errores no forzados contra 52 de Mayer, quien salvó 19 de 25 puntos de quiebre, una muestra de su combatividad.