Quantcast
El Tiempo Latino
5:13 p.m. | 86° 9/21/2017

El nuevo documental ‘Dolores’ tiene algunas lecciones para la #resistencia


A los 87 años, Dolores Huerta ha estado luchando por la igualdad durante casi siete décadas.

Stephanie Merry | The Washington Post | 9/14/2017, 11:47 a.m.
El nuevo documental ‘Dolores’ tiene algunas lecciones para la #resistencia
Dolores Huerta, organizando marchas el segundo día de March Coachella en 1969. | George Ballis, Take Stock-The Image Works-PBS Distribution

El momento de la premier del “Dolores” fue impecable. El documental acerca de la extraordinario activista de 87 años de edad, Dolores C. Huerta, debutó en el Festival de Cine de Sundance el 20 de enero, la noche antes de que mujeres alrededor del mundo marcharan por la igualdad y los derechos humanos.

Huerta estuvo también en una protesta. ¿Dónde mas iba a estar?

En Park City, Utah, habló en una manifestación luego de una marcha organizada por Chelsea Handler. Huerta guió el canto en español de “sí se puede”, una frase que era de Huerta mucho antes de que Barcak Obama se apoderara del “Sí podemos” (“Yes, we can”).

Para muchos en el público, éste pudo haber sido el primer saboreo de demostración pública, pero Huerta lo ha estado haciendo por años.

La presidente y fundadora de la Fundación Dolores Huerta surgió como prominencia luego de co fundar la Unión de Trabajadores Agrícolas de América junto con César Chávez en 1962. El documental, dirigido por Peter Bratt, cuenta la vida de una mujer que luchó por los trabajadores que migraban, y luego volteó su atención a inmigrantes, mujeres, minorías y otros grupos marginales. A lo largo de todo esto, Huerta también fue marginada. Mientras el fallecido Chávez tiene calles, estatuas y el nombre de un festivo en su honor, a Huerta no se le ha dado el mismo reconocimiento.

Aún así, Huerta no se ha detenido a pesar de que se acerca a sus 90 años. Durante una reciente visita a Washington, D.C., junto a Bratt, se encontraba sabia y alerta ofreciendo una lista rápida de las victorias recientes de su fundación. Demostró una memoria que daría envidia a muchas personas con la mitad de su edad, mencionando todos los nombre de “los mártires” que murieron en el movimiento de trabajadores agrícolas y las personas que fueron inspiradas por su fundación para involucrarse en política.

De alguna manera su documental es una marca acerca de cómo hacer que las cosas pasen, lo que puede ser útil para aquellos en la #resistencia. En ese caso, ella tiene algunas lecciones acerca de cómo el activismo es un poder especial.

“Es como tener una vara mágica”, dijo.

Para Chávez y Huerta, todo comenzó con reuniones en casas - organizando a agricultores para que se unieran a la lucha contra el trato cruel, ganándose su confianza y solidaridad para organizar la importante huelga de uvas de Delano en 1965. Huerta y Chavez decidieron que la única manera de ayudar a aquellos que trabajaban largas hora por un pobre sueldo era convivir con ellos. Por lo que Huerta vivió con sus 11 hijos (cuatro de los cuales fueron producto de una larga relación con el hermano de Chavez, Richard) en pobreza junto con las personas que buscaba ayudar.

Nadie dijo que #resistir era fácil.

Huerta tuvo que soportar sexismo dentro y fuera del movimiento obrero. Sus oponentes trataron de avergonzarla por tener tantos hijos - algunos fuera del matrimonio - y por el hecho de que no estuviera en casa cuidándolos. En una entrevista de archivo publicada en el documental, una reportera le pregunta a Huerta qué haría si alguien le regalara 5 mil dólares para gastarse en ella. Huerta respondió que lo donaría al movimiento.