Quantcast
El Tiempo Latino
7:10 a.m. | 30° 12/15/2017

Residentes de la Ciudad de México buscan durante la noche a supervivientes de terremoto que mató a más de 200 personas


Tan solo con sus manos desnudas, los habitantes de la ciudad se hacían paso en edificios colapsados, a menudo sin electricidad.

Joshua Partlow | The Washington Post | 9/20/2017, 11:42 a.m.
Residentes de la Ciudad de México buscan durante la noche a supervivientes de terremoto que mató a más de 200 personas
Equipos de rescate trabajan entre los escombros de los edificios colapsados en Ciudad de México, México, un sismo de magnitud 7,1 en la escala de Richter, que sacudió fuertemente la capital mexicana este martes 19 de septiembre, justo cuanto se cumplían 32 años del poderoso terremoto que provocó miles de muertes en 1985. La cifra de muertos a causa del terremoto de magnitud 7,1 en la escala de Richter que el martes sacudió el centro de México ascendió a 224, informó el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio. | EFE/Sáshenka Gutiérrez

CIUDAD DE MÉXICO - Los habitantes de la Ciudad de México trabajaron durante toda la noche hasta las primeras horas de la mañana del miércoles, excavando a través de inmensas pilas de escombros que habían sido edificios de gran altura en busca de sobrevivientes de un devastador terremoto que mató a más de 200 personas en el centro de México - más de la mitad en la capital.

Trabajaban en la oscuridad y a menudo sólo con sus manos, pese a que el 40 por ciento de esta ciudad de 20 millones de habitantes había quedado sin electricidad, mientras los servicios de rescate y médicos se extendieron a su máxima capacidad.

Voluntarios, médicos y marines trabajaron uno al lado del otro para limpiar los trozos de hormigón en el aire polvoriento. Por todas partes en la ciudad, formaron líneas para pasar a lo largo de contenedores llenos de escombros y volcarlos en camiones que esperaban parqueados para recogerlos.

Gritos de "silencio" caracterizaron el trabajo mientras la gente esperaba con esperanza escuchar los sonidos de los sobrevivientes bajo los escombros. Al menos 44 edificios se derrumbaron total o parcialmente en la Ciudad de México, según el alcalde Miguel Ángel Mancera.

Vídeo

Terremoto en México

Un terromoto de 7.1 grados en la escala de Ritcher mandó a la gente a las calles este martes 19 de septiembre, cuando se conmemoraba el aniversario del terromoto de 1985. CRÉDITO: Sarah Parnass, Joshua Partlow ─ The Washington Post

El terremoto de magnitud 7.1 golpeó a 76 millas al sudeste de la capital propensa a terremotos a las 1:14 p.m, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) y llegó en el 32 aniversario del infame sismo de 1985 que mató a miles de personas.

El jefe de la agencia mexicana de protección civil, Luis Felipe Puente, colocó el peaje en 217, revisándolo a partir de estimaciones anteriores.

Incluso mientras los residentes estaban atrapados dentro de los edificios a través de la ciudad y en los pueblos circundantes, la atención se clavó en una escuela colapsada en el vecindario meridional de Villacoapa, donde los rescatadores sacaron 25 cadáveres de los escombros, de acuerdo al Departamento Federal de Educación. Se cree que hay más bajo los escombros.

El trabajador de rescate Pedro Serrano describió a la agencia Associated Press cómo se metió entre en los escombros inestables a un aula parcialmente derrumbada de la escuela, y no encontramos a nadie vivo.

"Vimos algunas sillas y mesas de madera, lo siguiente que vimos fue una pierna, y luego empezamos a mover escombros y encontramos una niña y dos adultos - una mujer y un hombre", dijo.

El martes por la noche, el presidente Enrique Peña Nieto instó a la calma en un video, diciendo que "la prioridad en este momento es mantener el rescate de las personas que siguen atrapadas y dar atención médica a las personas heridas". Dijo que el 40 por ciento de la capital y el 60 por ciento del vecino estado de Morelos, estaba sin electricidad.

El presidente viajaba al estado sureño de Oaxaca para inspeccionar los daños causados por un terremoto anterior cuando ocurrió el último movimiento telúrico, enviándolo de regreso a la capital para convocar un consejo nacional de emergencia.