Quantcast
El Tiempo Latino
1:58 p.m. | 75° 10/20/2017

Cuando los jugadores de la NFL protestan contra el racismo, algunos críticos solo ven “atletas millonarios” quienes deben callar


Algunos estadounidenses parece que piensan que la riqueza puede protegerte.

Eugene Scott | The Washington Post | 9/27/2017, 9:11 a.m.
Cuando los jugadores de la NFL protestan contra el racismo, algunos críticos solo ven “atletas millonarios” quienes deben callar
Jugadores de Redskins durante el himno nacional la noche del domingo en el campo de Fedex en Landover, Maryland. | John McDonnell — The Washington Post

Pero aquí está la cosa: incluso si los hombres estuvieran hablando de sí mismos, eso no debilitaría su argumento de que el racismo es un problema en Estados Unidos, porque ser rico y atlético no protege a los negros de la discriminación.

La riqueza no te protege de la discriminación

Las celebridades ricas han compartido repetidamente historias de cómo han sido tratadas diferentemente de atletas blancos a pesar de ser miembro del "1 por ciento".

La gran tenista Serena Williams había sido objeto de comentarios racistas, incluso mientras jugaba su deporte.

"Creciendo, me dijeron que no podía lograr mis sueños porque yo era una mujer y, más aún, por el color de mi piel. En cada etapa de mi vida, he tenido que aprender a defenderme y hablar", escribió en la revista Fortune. "He sido tratada injustamente, he sido irrespetada por mis colegas hombres y -en los momentos más dolorosos- he sido objeto de comentarios racistas dentro y fuera de la cancha de tenis".

La casa de la estrella de la NBA LeBron James fue vandalizada cuando alguien pintó con spray la palabra “negro” en su puerta principal.

"No importa cuánto dinero tengas, no importa cuán famoso seas, no importa cuántas personas te admiran, ser negro en Estados Unidos es difícil", dijo en una conferencia de prensa. "Tenemos un largo camino por recorrer, para nosotros como sociedad y para nosotros como afroamericanos, hasta que nos sintamos iguales en Estados Unidos".

Y la leyenda del golf Tiger Woods ha hablado de ser discriminado en los clubes de golf, incluso después de ganar los Masters.

"Sabía que nada de esto significaba, necesariamente, que las cosas cambiarían dramáticamente para las minorías en el golf. Esperaba que mi victoria los animara a jugar, o a perseguir sus sueños cualesquiera que fueran", escribió en "The Masters: My Story".

"Hubiera sido ingenuo pensar que mi victoria significaría el fin de la 'mirada' cuando una persona de cualquier minoría entraba en algunos clubes de golf, especialmente en los clubes privados de juego", escribió Woods. "Sólo esperaba que mi victoria, y cómo gané, pudiera afectar la forma en que la gente percibía a los negros.

"Esperaba que mi victoria abriera algunas puertas para las minorías", agregó. "Mi mayor esperanza, sin embargo, era que algún día pudiéramos vernos unos a otros como personas y personas solas, queríamos que fuéramos daltónicos. Veinte años después, eso todavía no ha sucedido".

La incredulidad de los jugadores de la NFL habla de varias cosas. Una de ellas es una falta de voluntad -o, en el mejor de los casos, una incapacidad- de poner la identidad primaria de "atletas millonarios" en algo distinto de lo que hacen y de cuánto hacen. Obviamente estas personas son ricas, pero también son personas de color, padres y seres humanos con intereses, pasiones y experiencias más allá de su deporte.

El retroceso nos dice algo más acerca de EE.UU. Muchas personas tienen la falsa idea de que el dinero es un salvador, completamente capaz de proteger a aquellos que lo tienen de los desafíos más feos de la vida.

La mayoría de los atletas negros admitirá que la forma en que la gente los trata cambió a medida que su riqueza y fama creció. Pero no importa cuán exitosos se hicieron, ninguna cantidad de dinero mantuvo a la gente comprometida a reducir su identidad a su raza.

Sheila Johnson, propietaria de una participación en el equipo Wizards de la NBA, Capitals de la NHL y Mystics de la WNBA, dijo a Tanzina Vega de CNN que la riqueza no te protege de la discriminación. De hecho, te introduce a nuevos tipos de discriminación racial.

"Hay una soledad que afroestadounidenses muy ricos sí sienten en sus vidas", dijo. "No importa cuánto dinero tengas como afro-americano, sigues siendo un afroamericano".

(Traducción El Tiempo Latino/El Planeta Media)