Quantcast
El Tiempo Latino
12:37 p.m. | 85° 7/18/2018

Abuelos pueden perder a sus cuidadores por la política migratoria de Trump


os cuidadores que obtuvieron un permiso temporal para permanecer en los Estados Unidos, ahora enfrentan la fecha límite del 22 de julio de 2019

Melissa Bailey | Kaiser Health News | 4/2/2018, 12:12 p.m.
Abuelos pueden perder a sus cuidadores por la política migratoria de Trump
Nirva (izq.), immigrante de Haiti que vive en los Estados Unidos con TPS, ha estado ayudando a Isolina Dicenso, de 96 años, desde 2011. | Melissa Bailey/KHN

Las dos mujeres han estado juntas desde 2011, una tiene 96 años y es oriunda de Italia, la otra, de 46, es una inmigrante haitiana que la ayuda en su casa con el baño, a cambiarse la ropa, y la lleva a pasear a sus parques favoritos.

"Hola, bella", Nirva saluda a Isolina Dicenso, usando la palabra italiana para "hermosa".

"Hola, cariño", responde Dicenso.

Pero los cambios en la política migratoria pueden poner a ambas en riesgo. Los cuidadores haitianos como Nirva, que obtuvieron un permiso temporal para permanecer en los Estados Unidos después que el terremoto de 2010 destruyera gran parte de su tierra natal, ahora enfrentan la fecha límite del 22 de julio de 2019 para regresar a la isla.

Si ellos, y decenas de miles de otros inmigrantes con trabajos similares y un estatus legal débil, deben irse del país, los estadounidenses que viven con discapacidades, enfermedades graves o, como Dicenso, enfrentando las fragilidades de la vejez podrían encontrar pocas opciones de cuidado por fuera de los hogares para adultos mayores.

Y muchas de esas instalaciones también podrían estar en crisis por falta de personal, en un momento en el que la generación de los baby boomers (los que nacieron después de la Segunda Guerra Mundial) podría necesitar más atención.

La situación refleja los vaivenes que a menudo alteran los debates sobre inmigración, con una pregunta central: cuántos estadounidenses están dispuestos a ocupar los puestos arduos y de bajo salario que toman los inmigrantes. Y cómo estas políticas pueden afectar a miles de adultos mayores, especialmente los que viven en las grandes ciudades.

Unos 59,000 haitianos viven en los Estados Unidos bajo el Estatus de Protección Temporal (TPS), un programa humanitario por el cual pueden vivir y trabajar legalmente en este país, desde el terremoto de 2010. Muchos son asistentes de enfermería, de salud en el hogar y de atención personal: la tríada de trabajos que generalmente define a los trabajadores de atención directa.

La administración Trump decidió en noviembre pasado recortar esa protección, argumentando que la isla ya no enfrenta las mismas condiciones adversas, e informó que les daría a los inmigrantes hasta mediados de 2019 para irse de los Estados Unidos o enfrentar la deportación. En Boston, la ciudad con la tercera población haitiana más alta de la nación, la acción ha provocado pánico entre los que tienen TPS, y las súplicas de agencias de atención médica que dependen de estos trabajadores.

La decisión "tendrá un impacto devastador en la capacidad de los centros de enfermería especializada de brindar atención de calidad a los residentes débiles y discapacitados", advirtió Tara Gregorio, presidenta de la Massachusetts Senior Care Association, en una carta publicada el año pasado en The Boston Globe. Las instalaciones de enfermería en el estado, que ya están lidiando con una escasez de varios miles de trabajadores, emplean a unos 4.300 haitianos, según Gregorio.

A nivel nacional, uno de cada 4 trabajadores de atención directa es inmigrante, dijo Robert Espinoza, vicepresidente de políticas del Paraprofessional Healthcare Institute con sede en Nueva York.