0

1968 fue un año de guerra, disturbios y controversia

El asesinato del reverendo Martin Luther King Jr. provocó disturbios en la ciudad por cuatro días.
En la calle H de Washington, solo los frentes de las tiendas permanecieron en pie después de los disturbios de 1968.

En la calle H de Washington, solo los frentes de las tiendas permanecieron en pie después de los disturbios de 1968. Matthew Lewis — The Washington Post

Un presidente impopular. Una larga guerra. Protestas estudiantiles. La violencia armada. Contienda racial. Peleas políticas. Tensiones con Corea del Norte.

Suena como si tratara de las noticias de hoy, pero estos fueron los titulares de 1968, un año de disturbios y cambios generalizados que ayudaron a dar forma a nuestro mundo medio siglo más tarde.

El presidente Lyndon B. Johnson llamó a 1968 un "año de pesadilla continua". A medida que la guerra de Vietnam se prolongaba, las protestas contra la guerra se hicieron más grandes y más fuertes, a menudo lideradas por estudiantes. El poderío militar de Estados Unidos también fue desafiado cuando Corea del Norte se apoderó de un barco de inteligencia de la Marina. (La tripulación fue liberada más tarde, Corea del Norte todavía tiene el barco).

En marzo, el presidente sorprendió a la nación al anunciar que no buscaría la reelección. Johnson había sido un defensor de los derechos civiles, pero un estudio nacional de las relaciones raciales encontró que los negros y blancos se estaban "moviendo hacia dos sociedades ... separadas y desiguales".

El 4 de abril, el líder de los derechos civiles, el reverendo Martin Luther King Jr., fue baleado y asesinado por un supremacista blanco. Los disturbios estallaron en varias ciudades, incluida Washington, donde murieron cuatro adolescentes.

Los cuatro días que reformaron la capital

El 4 de abril de 1968, el país aún se tambaleaba por las tensiones raciales que habían desatado disturbios mortales el año anterior en Detroit y Newark. Pero se dijo que la ciudad capital era especial. Algunos blancos la llamaron "el paraíso del hombre de color". Para miles de negros, había un lado más oscuro para el paraíso, uno donde la humillación, la pobreza, la segregación y la discriminación se habían acumulado durante un siglo. El asesinato del reverendo Martin Luther King Jr., ese día en Menphis, desencadenó una explosión de disturbios, saqueos y quemaduras que dejó atónito a Washington y dejó cicatrices de larga duración. En tres días de agitación, 13 personas fueron asesinadas y 900 negocios dañados.

Lea el especial multimedia del Washington Post https://www.washi...">aquí.

Hubo muchos disturbios en 1968. En abril, hubo disturbios en Washington, DC, y los edificios fueron destruidos después de que el reverendo Martin Luther King Jr. fuera asesinado.

Hubo muchos disturbios en 1968. En abril, hubo disturbios en Washington, DC, y los edificios fueron destruidos después de que el reverendo Martin Luther King Jr. fuera asesinado.

Dos meses después, otro asesino atacó y mató al senador Robert Kennedy, que buscaba la nominación presidencial demócrata.

Las muertes de King y Kennedy -cuyo hermano, el presidente John Kennedy, fue asesinado en 1963- sumieron al país en una profunda pena y llevaron a una caótica convención demócrata ese verano. Miles de estudiantes y otros manifestantes se enfrentaron con la policía en las calles de Chicago mientras una nación horrorizada lo veía por televisión.

Los demócratas nunca se recuperaron. El republicano Richard Nixon fue elegido presidente ese noviembre. (En 1974, atrapado en un escándalo llamado Watergate, se convirtió en el primer presidente en renunciar).

Entonces, como ahora, la capital de la nación fue un foco de protestas. Las mujeres marcharon por la paz. Los estudiantes de Howard University protestaron por la vivienda y otros problemas del campus; y 50.000 personas se reunieron para exigir derechos económicos y humanos para las personas pobres, 3.000 de los cuales acamparon en el Mall durante seis semanas en lo que se conoce como la Ciudad de la Resurrección.

Incluso las Olimpiadas encendieron la polémica cuando las estrellas de atletismo de Estados Unidos Tommie Smith y John Carlos inclinaron sus cabezas y levantaron sus puños con guantes negros durante el himno nacional en la ceremonia de entrega de medallas en la Ciudad de México. Las autoridades respondieron suspendiendo a los dos atletas negros.

Sin embargo, el año se cerró con una nota alta. El Apollo 8, lanzado en diciembre, fue el primer vuelo espacial tripulado en orbitar la luna. Los astronautas regresaron con una impresionante foto de la Tierra elevándose sobre la luna. Desde 230.000 millas de distancia, nuestro planeta de mármol azul parecía apacible e inmóvil, nada como el año en que fue fotografiado.

(Traducción El Tiempo Latino/El Planeta Media)



--