Quantcast
El Tiempo Latino
9:09 a.m. | 75° 9/22/2018

El 50% de los universitarios va a clase con hambre


Michelle Andrews | Kaiser Health News | 8/13/2018, 1:09 p.m.
El 50% de los universitarios va a clase con hambre
Defensores contra el hambre dan crédito a los estudiantes por elevar la alarma en los campus sobre este problema y, en algunos casos, ofrecer soluciones ingeniosas. | Pexels.com

Cuando los estudiantes ingresen a la universidad este otoño, muchos ansiarán más que conocimiento. El 50% de los universitarios informan que no comen lo suficiente o están preocupados por su alimentación, según revelan estudios.

La "inseguridad alimentaria", como se la llama, es más prevalente en colegios comunitarios, pero también es común en universidades públicas y privadas de carreras largas. Activistas estudiantiles y defensores de la comunidad educativa han llamado la atención sobre el problema en los últimos años, y los bancos de alimentos que se han creado en cientos de colegios son quizás el signo más visible.

Algunas escuelas también están utilizando el programa Swipe Out Hunger, que permite a los estudiantes donar sus cupones del plan de comidas no utilizados a otros estudiantes para que los usen en los comedores del campus o en los bancos de alimentos.

Esos "pases gratuitos para cenar me han dado la oportunidad de comer cuando pensé que no podría", escribió un alumno al programa. "Solía ​​pasar hambre y eso dificultaba que me concentrara en la clase o para estudiar. [Los pases] realmente me ayudaron a estudiar, y pueden haberme ayudado a levantar mi GPA ".

Las despensas y los pases de comida son buenas vendas, pero se necesitan más soluciones para todo el sistema, dicen defensores.

"Si mando a mi hijo a la universidad, quiero más que un banco de alimentos", dijo Sara Goldrick-Rab, profesora de políticas de educación superior y sociología en la Universidad de Temple en Filadelfia, quien fundó el Hope Center for College, Community and Justice. "Quiero saber que están abordando los altos precios de los alimentos en el campus y tomando medidas para garantizar que ningún estudiante pase hambre".

Parte de la desconexión puede derivarse de una percepción errónea sobre cómo son realmente los estudiantes de hoy, dijo Katharine Broton, profesora asistente de política educativa y estudios de liderazgo en la Universidad de Iowa, quien ha publicado investigaciones sobre inseguridad alimentaria y vivienda en universidades. Muchos de ellos no se ajustan al perfil de un estudiante "típico" que asiste a una institución por cuatro años a tiempo completo, sin trabajar, explicó Broton. Más bien, alrededor del 40% de los estudiantes de hoy trabajan además de ir a la universidad, y casi 1 de cada 4 son padres.

El acto de malabarismo puede ser difícil de mantener. "Hallamos que la mayoría de los estudiantes están trabajando y recibiendo ayuda financiera, pero todavía están luchando con la inseguridad alimentaria", agregó Broton.

Además del estrés está el hecho que, si bien la matrícula y las tarifas continúan aumentando, la ayuda financiera no ha seguido el mismo ritmo. En el año escolar 2017-18, después de considerar la ayuda financiera y los beneficios impositivos, los estudiantes de tiempo completo en universidades de dos años tuvieron que cubrir, promedio, $8,070 en alojamiento y comida, mientras que aquellos en instituciones públicas de cuatro años enfrentaron un promedio de $14,940 en alojamiento, comida, matrícula y honorarios.

Defensores contra el hambre dan crédito a los estudiantes por elevar la alarma en los campus sobre este problema y, en algunos casos, ofrecer soluciones ingeniosas.