Quantcast
El Tiempo Latino
7:37 p.m. | 49° 11/13/2018

Aretha Franklin, la "Reina del Soul", muere a los 76 años


Su representante Gwendolyn Quinn anunció la muerte e informó que la causa fue un cáncer de páncreas

Por J. Freedom du Lac , Editor - The Washington Post | 8/16/2018, 4:30 p.m.
Aretha Franklin, la "Reina del Soul", muere a los 76 años
Aretha Franklin durante una actuación en el Caesars Palace, en Las Vegas, EE.UU. | EFE

Aretha Franklin, quien fue una cantante excepcionalmente expresiva en cuanto al gozo, el dolor, la fe y la liberación ganó el título de “Diva de Detroit”, el que luego se conviertió en el permanente e indiscutible calificativo de “La reina del soul”. Este 16 de agosto, Aretha falleció a sus 76 años en su casa, en Detroit.

Su representante Gwendolyn Quinn anunció la muerte e informó que la causa fue un cáncer de páncreas.

Una de las más célebres e influyentes cantantes en la historia de la música vernácula americana, reservó un lugar especial en el monte artístico de Rushmore, a finales de los años sesenta y a principios de los setenta al explorar un dulce punto secular entre el ritmo sensual del blues y la explosiva música gospel (cristiana), con la que ella había crecido cantando en la iglesia Bautista de su padre.

El resultado fue potente y salvajemente popular, con la definición un alma himno que convirtió a Franklin en un símbolo de orgullo negro y de la liberación de las mujeres.

Su tarjeta de llamada: “Respect”, el éxito de Otis Redding que se convirtió en un rotundo triunfo de transición, en 1967, después de que la señora Franklin lo retocara con un único solo (un “sock it to me” y un poco de apoyo vocal), que transformó la melodía en un ferviente himno feminista.

“Cuando una mujer escucha el tema, es como una oleada de hermandad”, dijo el productor del tema, Jerry Wexler, dos décadas después de que Franklin declarara “R-E-S-P-E-C-T, averigua lo que significa para mi”.

Veinte de sus sencillos encabezaron la lista de R&B de Billboard y más de 50 temas alcanzaron el Top 10 del R&B, en más de seis décadas de carrera discográfica, durante la cual obtuvo grandes volúmenes de elogios por sus innovadoras y emotivas actuaciones vocales, incluso cuando el material no era comparable a su talento.

Una elegante estilista mezzo-soprano, Franklin tenía un rango, poder y mando notable, junto con la innata habilidad de hurgar en una lírica hasta que encontrar las coordenadas exactas de su núcleo emocional.

“Ella simplemente desnudó su alma, se expuso a sí misma, hizo todo pero, también, llegó al suelo y gritó y lloró”, expresó la cantante Natalie Cole en una entrevista para el canal VH1. “Ella tenía ese ‘algo especial’ al que la gente respondía”, añadió.

“No conozco a nadie que pueda cantar una canción como Aretha Franklin”, declaró una vez Ray Charles. “Nadie. Punto”, afirmó en esa oportunidad.

Ella también fue una técnica brillante y una maestra en las emociones, una devastadora combinación que desató los éxitos que van desde el bailable “Chain of Fools” al arrullo de “Baby, I Love You” y pasar por el suplicante “Do Right Woman, Do Right Man”, y el ardiente “Fredoom!”, coreando “Think”, otra de los himnos feministas que dio una voz sin precedentes a las mujeres negras, en particular.

En la música de Franklin, la política fue, sobre todo, personal, incluso cuando ella cantaba sobre ser “Young, Gifted and Black” ( “Joven, talentosa y negra”). Pero a través de la profundidad y omnipresencia de sus canciones, ella se convirtió en una multi-octava voz del movimiento de los derechos civiles, actuando en mítines organizados por el reverendo Martin Luther King Jr., un amiga de la familia y, más tarde, en el funeral de King.