0

Aretha Franklin, la "Reina del Soul", muere a los 76 años

Su representante Gwendolyn Quinn anunció la muerte e informó que la causa fue un cáncer de páncreas
Aretha Franklin durante una actuación en el Caesars Palace, en Las Vegas, EE.UU.

Aretha Franklin durante una actuación en el Caesars Palace, en Las Vegas, EE.UU. EFE

Aretha Franklin, quien fue una cantante excepcionalmente expresiva en cuanto al gozo, el dolor, la fe y la liberación ganó el título de “Diva de Detroit”, el que luego se conviertió en el permanente e indiscutible calificativo de “La reina del soul”. Este 16 de agosto, Aretha falleció a sus 76 años en su casa, en Detroit.

Su representante Gwendolyn Quinn anunció la muerte e informó que la causa fue un cáncer de páncreas.

Una de las más célebres e influyentes cantantes en la historia de la música vernácula americana, reservó un lugar especial en el monte artístico de Rushmore, a finales de los años sesenta y a principios de los setenta al explorar un dulce punto secular entre el ritmo sensual del blues y la explosiva música gospel (cristiana), con la que ella había crecido cantando en la iglesia Bautista de su padre.

El resultado fue potente y salvajemente popular, con la definición un alma himno que convirtió a Franklin en un símbolo de orgullo negro y de la liberación de las mujeres.

Su tarjeta de llamada: “Respect”, el éxito de Otis Redding que se convirtió en un rotundo triunfo de transición, en 1967, después de que la señora Franklin lo retocara con un único solo (un “sock it to me” y un poco de apoyo vocal), que transformó la melodía en un ferviente himno feminista.

“Cuando una mujer escucha el tema, es como una oleada de hermandad”, dijo el productor del tema, Jerry Wexler, dos décadas después de que Franklin declarara “R-E-S-P-E-C-T, averigua lo que significa para mi”.

Veinte de sus sencillos encabezaron la lista de R&B de Billboard y más de 50 temas alcanzaron el Top 10 del R&B, en más de seis décadas de carrera discográfica, durante la cual obtuvo grandes volúmenes de elogios por sus innovadoras y emotivas actuaciones vocales, incluso cuando el material no era comparable a su talento.

Una elegante estilista mezzo-soprano, Franklin tenía un rango, poder y mando notable, junto con la innata habilidad de hurgar en una lírica hasta que encontrar las coordenadas exactas de su núcleo emocional.

“Ella simplemente desnudó su alma, se expuso a sí misma, hizo todo pero, también, llegó al suelo y gritó y lloró”, expresó la cantante Natalie Cole en una entrevista para el canal VH1. “Ella tenía ese ‘algo especial’ al que la gente respondía”, añadió.

“No conozco a nadie que pueda cantar una canción como Aretha Franklin”, declaró una vez Ray Charles. “Nadie. Punto”, afirmó en esa oportunidad.

Ella también fue una técnica brillante y una maestra en las emociones, una devastadora combinación que desató los éxitos que van desde el bailable “Chain of Fools” al arrullo de “Baby, I Love You” y pasar por el suplicante “Do Right Woman, Do Right Man”, y el ardiente “Fredoom!”, coreando “Think”, otra de los himnos feministas que dio una voz sin precedentes a las mujeres negras, en particular.

En la música de Franklin, la política fue, sobre todo, personal, incluso cuando ella cantaba sobre ser “Young, Gifted and Black” ( “Joven, talentosa y negra”). Pero a través de la profundidad y omnipresencia de sus canciones, ella se convirtió en una multi-octava voz del movimiento de los derechos civiles, actuando en mítines organizados por el reverendo Martin Luther King Jr., un amiga de la familia y, más tarde, en el funeral de King.

Como una medida de su influencia, el cómico y activista de los derechos civiles Dick Gregory observó la presencia de Franklin en la radio. “Se oía a Aretha tres o cuatro veces por hora. Solo se escuchaba a King en las noticias”.

Ella cantó las verdades del evangelio que razonaron a través de grupos de la misma edad, pero era música para adultos, que reflejaba el sentido y la conciencia de un adulto y la madurez sexual y llena de realidades fuertes de las que ella parecía estar muy relacionada.

“Si una canción es sobre algo que yo he experimentado o que podría pasarme, es buena”, dijo Aretha al biógrafo Mark Bego. “Pero si es extraño o ajeno a mi, no podría prestar nada a ella... Yo busco algo que sea significativo. Cuando entro al estudio, pongo todo en ello. Incluso en el fregadero de la cocina”, aseveró la artista.

En 1968, en el apogeo de su carrera cuando ella estaba en la mitad de sus 20 y en la grabación del soul clásico para Atlantic Records, la señora Franklin explicó: “El soul es para mi un sentimiento, un montón de profundidad y es ser capaz de traer al exterior lo que está pasando en el interior, para que la imagen sea más clara. Muchas personas pueden tener un alma. Es simplemente la emoción y la manera que afecta a las personas”.

Mucho antes de que abruptamente y misteriosamente cancelara la mitad de sus actuaciones y apariciones, en noviembre de 2010, (las órdenes del médico fueron citadas, pero no hay detalles sobre sus dolencias), la salud de Franklin había sido fuente de preocupación, sobre todo, por el peso considerable que ella tenía en ese momento.

Cuando ella reapareció en 2011 en un breve concierto, solo unos meses después de anunciar que se sometería a una proceso quirúrgico, Franklin dijo a la revista AARP que había perdido 85 libras. Ella lo atribuyó a un cambio de dieta y ejercicio, pero negó rotundamente que hubiera tenido una cirugía de bypass gástrico y también que había tenido cáncer pancreático. Franklin no divulgó más detalles.

Si ella estaba preocupada por la imagen corporal debido a la pérdida de peso, no pareció así. A veces, ella utilizaba tops y leotardos en el escenario, como para hacer alarde de sus curvas. En sus últimos años, ella favoreció su figura con vestidos sin tirantes y era sabido que abofeteaba su parte posterior durante sus poco frecuentes conciertos.

Ella era más remilgada y apropiada en 2009, cuando cantó “My Country’ Tis of Thee” en la ceremonia de Barack Obama como presidente, e hizo que todas las cabezas giraran cuando lucía un sombrero hecho a la medida, por una señora de iglesia, que tenía un arco gigante y un anguloso anillado de cristales Swaroski. (Franklin tenía una modista favorita e incluso una peletería favorita. También viajó con un ayudante, quien cargaría las carteras de diseñador de la cantante cuando ofrecía un concierto y fuera de los escenarios).

La carrera de Franklin puede dividirse con esmero en dos partes: los años en Atlantic Records, en los sesenta y setenta, y todo lo demás, con algunos periodos más inactivos que otros.

Antes de que se convirtiera en una súper estrella de soul, Aretha Louise Franklin era una cantante de pop y jazz luchando para encontrar su voz en la agencia de Columbia Records.

Incluso, antes de eso, ella era una precoz cantante de gospel, quien tomaba los solos en el coro de la iglesia de su padre, la Iglesia Bautista Nueva Betel, y ocasionalmente hacía giras con el carismático ministro.

Aretha Franklin nació el 25 de marzo de 1942, en Memphis pero la familia se mudó pronto a Buffalo y luego a Detroit, debido a los cambios de iglesia que hacía su padre. C.L. Franklin era una estrella de rock entre los predicadores y era conocido como “el hombre con la voz de un millón de dólares”. Sus sermones fueron emitidos por radio y publicados en vinilo por Chess Records.

La madre de Aretha, Barbara Sigger, fue llamada una de las más famosas cantantes de gospel en el país. Sigger nunca persiguió una carrera en la música, más allá de sus actuaciones en la iglesia; pero Jackson animó a Aretha a Cantar. También lo hizo Clara Ward, otra leyenda del gospel que visitaba con regularidad el hogar Franklin.

Los Franklins tenían muy a menudo la compañía de celebridades (el pianista Art Tatum y el cantante Sam Cooke eran sus usuales invitados), y Aretha se estaba convirtiendo en una sensación menor para ella misma. Pero su niñez fue escabrosa.

Sus padres se separaron cuando ella apenas tenía 6 años, y su madre regresó a Buffalo, aunque Arteha Franklin, en su autobiografía ‘Aretha: From These Roots’ discutió ampliamente la historia de que ella y sus hermanos fueron abandonados.

Luego, cuando Franklin tenía 10 años, su madre murió de un ataque al corazón. “El dolor de unos pequeños niños perdiendo a su madre desafía cualquier descripción”, dijo la cantante.

Franklin continuó cantando en la iglesia y firmó un contrato con Checker Records. A sus 14 años, lanzó su primer álbum, una colección de himnos espirituales.

Su floreciente carrera —también fue una pianista dotada— fue puesta en espera cuando Franklin se embarazó dos veces cuando era adolescente y abandonó la escuela. Tuvo dos hijos, Clarence y Edward, cuando tenía 15 años. (El padre — o los padres — nunca fueron identificados, lo que lleva a una especulación salvaje).

Cuando Aretha regresó a la música, puso su atención a las canciones seculares, y continuó con la bendición y la guía de su padre.

Si hubiese un premio importante para ser obtenido, lo más probable es que la diva lo consiguió: la Medalla Presidencial de la Libertad, el premio al logro por la vida de los Grammy, la Medalla Nacional de las Artes, del Centro de Honores Kennedy. En 1987 ella se convirtió en la primera mujer en entrar al Salón de la Fama del Rock and Roll.

Ganó 18 Grammys por sus álbumes, muchos de ellos en la categoría creada en 1968, aparentemente para reconocer su singular grandeza: mejor voz femenina de R&B, un premio que ganó Franklin —y nadie más— las primeras ocho veces que fue otorgado.

A pesar de que sus éxitos se ralentizaron, Franklin no era una ninguna pieza de museo en las últimas etapas de su carrera. Ella fue una fuerza de la naturaleza en el escenario y ganó tres Grammys más en el nuevo milenio (2008), cuando ella y Blige fueron galardonados con el Grammy por el mejor rendimiento del gospel por “nunca romper la fe”.

Con precisión, la Sra. Franklin aceptó el título de “Queen of Soul”.

“Es un reconocimiento de mi arte”, dijo una vez. “Significa que estoy sobresalido en mi arte y mi en primer amor. Y estoy muy agradecida”, aseveró.

Lea la noticia completa en inglés en The Washington Post

Traducción: El Diario de Hoy / ElSalvador.com