0

La temporada de la NBA rompe con los esquemas en su primera etapa

Los Warriors de Golden State sigue siendo el equipo a vencer
INSUPERABLES. Los campeones defensores son los favoritos a titularse

INSUPERABLES. Los campeones defensores son los favoritos a titularse

Triples, dominio canadienses y rumores. La temporada 2018-2019 de la NBA ha mostrado, hasta el momento, una dinámica que no estaba en los planes de muchos, pero que invita a disfrutar de un desarrollo agradable y divertido que no necesariamente apuesta por un final diferente al de otras ediciones.

Los Warriors de Golden State sigue siendo el equipo a vencer. Los de Steve Kerr han sido objeto de rumores ante lo que es un núcleo que podría desintegrarse más temprano que tarde. Kevin Durant y Klay Thompson serán agentes libres al finalizar la temporada, aunque el segundo ya expresó en plena zafra que probablemente no encuentre un mejor lugar para ganar que California, palabras razonables para un múltiple campeón y figura de una dinastía histórica en la liga.

No obstante, el caso de Durant podría tener un final distinto. Uno de los mejores anotadores de su generación sería pretendido por cuadros con la chequera disponible para hacerse con sus servicios, con los Lakers de Los Ángeles como postor que seguramente se perfile como conjunto que busque a un anotador con sus características para acompañar a LeBron James a una nueva aventura por el título, con el alero ahora haciendo vida en la Conferencia del Oeste.

Canadienses feroces

Los Raptors de Toronto han mantenido la línea del año pasado, mostrándose como el grupo más sólido del Este, zona en la que tras la salida de James desde Cleveland abrió un abanico de opciones para que otro cuadro que no sea el de Ohio dispute las finales luego de tres años de dominio de una sola organización.

Los canadienses han tenido en la figura de Kawhi Leonard a un elemento diferente. Cuando este está a tono, se cuela en un grupo donde hay piezas como James y Durant, considerados los dos jugadores más dominantes del momento, gracias a su impecable defensa y capacidad anotadora; sin embargo, el resultado a corto plazo será fundamental para sostenerlo en sus final, pues sería agente libre al culminar la temporada.

Otra franquicia altamente sorpresiva son los Bucks de Milwaukee. Giannis Antetokounmpo se erigió como un jugador mucho más maduro, liderando a su equipo en el plano ofensivo y posicionándolos por detrás de los Raptors. En el papel estaba esa opción de crecer, pero su evolución es materia de estudio.

La cara contraria en el Este tiene como protagonistas a los Wizards de Washington, conjunto con altas posibilidades de estar involucrados en instancia de playoffs, pero cuyo andar por ronda regular ha estado lleno de altibajos, caso crítico que ha puesto sobre tela de juicio el rendimiento de varios de sus principales elementos, objeto de rumores sobre eventuales transacciones para buscar suerte con otros uniformes.

El rumbo oscuro

Cuando los Rockets de Houston firmaron a Carmelo Anthony las críticas llegaron al entorno del Toyota Center. Medios y fanáticos fueron más adversos a su contratación que optimistas. Y no fue para menos. El nivel de quienes estuvieron cerca de dejar en el camino a los Warriors no está cerca de aparecer este año, con James Harden nuevamente como figura, pero que poco puede hacer dentro de unas filas bajas a nivel defensivo.

Algo gris también ha sido el color de los Timberwolves de Minnesota. En un principio, los lobos presumían de tener equilibrio en su plantilla, pero cuya ruptura emocional se hizo sentir una vez que Jimmy Butler anunciara su deseo de salir del equipo. Hoy con los 76ers de Filadelfia, esta pieza es capaz de hacerse enorme en el plano defensivo pese a que rumbo a la canasta no siempre tome las mejores decisiones.

Ese camino tambaleante ha pasado factura a cuadros con aspecto de playoffs, como Trail Blazers de Portland y Spurs de San Antonio. Sobre estos últimos las labores pasan más por un tema de filosofía, pues su entrenador, Gregg Popovich, criticó a la actual NBA, donde se pondera el triple por encima de otros puntos del juego, ambiente amparado por unos Warriors que torcieron el camino de toda una disciplina.

Aún con la primera mitad en juego, el panorama es libre para los que iniciaron como favoritos y no defraudaron, mientras que aquellos que no han encontrado la fórmula que alguna vez manejaron e el pasado, aún cuentan con tiempo para mejorar pese a que cada jornada sirva como medida de presión sobre el futuro próximo.



--