Quantcast
El Tiempo Latino
11:42 p.m. | 69° 2/21/2018

Con incentivos en cupones de alimentos, ayudan a latinos a comer más sano


Si los padres tienen más de un trabajo o los niños están en más de una escuela o actividad, ¿cómo se enseñan las habilidades de cómo se puede preparar la comida?

Courtney Perkes | California Healthline | 1/23/2018, 11:26 a.m.
Con incentivos en cupones de alimentos, ayudan a latinos a comer más sano
Rebeca González, de Garden Grove, California, creció en México comiendo alcachofas, pero el precio prohibitivo en este lado de la frontera hizo que no pudiera comprarlas para su familia, hasta hace poco. Ahora recibe $40 adicionales en sus cupones de alimentos para comprar productos saludables. | Courtney Perkes para KHN

Por cada valor en dólares de cupones de alimentos que los inscritos gastan en productos frescos en un mes determinado, reciben recompensas de hasta $10, $20 o $40, que pueden gastar solo en más frutas y verduras. Los investigadores de UC-San Diego que están estudiando el programa variaron los montos máximos de recompensa y los asignaron al azar a los participantes para ayudar a determinar el nivel óptimo en dólares para cambiar los hábitos alimenticios de las personas.

Las seis tiendas participantes de Northgate, dos en cada uno de los tres condados en los que se lleva a cabo el programa, usan tarjetas de fidelidad para registrar las compras de productos y distribuir los créditos. La cantidad de crédito que los participantes han ganado y canjeado se detalla en la parte inferior de sus recibos, y el crédito se transfiere de mes a mes.

La investigación ha demostrado que la asequibilidad es un obstáculo para una alimentación más saludable para personas de recursos modestos. Un estudio de 2013 realizado por investigadores de las universidades de Harvard y Brown estimó que una dieta saludable cuesta alrededor de $550 más por año por persona que una dieta no saludable.

"Para muchas familias de bajos ingresos, este costo adicional representa una verdadera barrera para una alimentación más sana", concluyeron los autores. "Sin embargo, esta diferencia de precios diaria es trivial en comparación con las cargas financieras personales y sociales de por vida de las enfermedades crónicas relacionadas con la dieta".

Un informe de 2016 del Departamento de Agricultura reveló que los beneficiarios de cupones de alimentos gastan un porcentaje menor de sus presupuestos para comidas en frutas y verduras que otros estadounidenses.

Los incentivos financieros como los que se están probando en California pueden ayudar a reducir esa brecha.

Un estudio de 2011 de un programa de incentivos en Massachusetts descubrió que las personas que recibían cupones de alimentos con 30 centavos extra por cada dólar que gastaban en frutas y verduras consumían casi un cuarto de taza, o 26%, más productos frescos por día que quienes no recibían estos incentivos.

A principios de enero, “Más Fresco” comenzó a inscribir una segunda ronda de hasta 2,000 personas que recibirán el incentivo por un año. Los participantes actuales continuarán en el programa hasta junio.

Prickitt dijo que espera que incluso después de que finalicen sus incentivos financieros, los participantes retendrán lo que han aprendido sobre la alimentación saludable y continúen comprando productos sanos.

Los expertos en política alimentaria señalan que muchos otros factores pueden influir en la elección de alimentos de una familia, incluida la falta de tiempo.

"Si los padres tienen más de un trabajo o los niños están en más de una escuela o actividad, ¿cómo se enseñan las habilidades de cómo se puede preparar la comida, incluso en una semana ocupada?", dijo Dean Sidelinger, pediatra y médico de salud infantil para el condado de San Diego.

Algunos defensores de las dietas saludables han argumentado que el gobierno no solo debe alentar a las personas a comprar alimentos más saludables, sino también desalentar los hábitos no saludables.