Quantcast
El Tiempo Latino
2:41 p.m. | 73° 2/20/2018

Cómo preparar al abuelito para una cirugía


Las cirugías suelen ser difíciles para los adultos mayores

Judith Graham | Kaiser Health News | 1/26/2018, 12:48 p.m.
Cómo preparar al abuelito para una cirugía

"Cuando los pacientes dejan nuestra clínica, tienen una lista de tareas muy detallada", agregó la doctora Shelley McDonald, profesora asistente de geriatría, quien ayuda a administrar POSH.

Aunque el plan se adapta a cada paciente, en general se recomienda: comenzar a caminar 20 minutos al día, cinco días a la semana; hacer ejercicios de fortalecimiento muscular tres veces por semana; practicar la respiración profunda de tres a cuatro veces por día; dejar de tomar medicamentos que puedan interactuar mal con anestesia, como antihistamínicos y benzodiacepinas; comer 30 gramos de proteína tres veces al día; tomar mucho líquido comenzando tres días antes de la cirugía (la orina debe ser de color amarillo claro a transparente); y asegurarse de tener a alguien para que esté con el paciente en el hospital y cuando éste vuelve a casa.

Ralph "Benny" Suggs, de 70 años, pasó por el programa POSH el verano pasado, antes de una cirugía para reparar una hernia grande. "No había tenido ninguna cirugía mayor, nunca", dijo el contralmirante retirado de la Marina, quien ahora es vicecanciller asociado de relaciones con ex alumnos de la Universidad Estatal de Carolina del Norte. "Hicieron todo lo posible para informarme, no solo sobre el procedimiento médico en sí, sino también sobre lo que podía esperar física y emocionalmente después. Eso realmente te da una sensación de confianza de que las cosas van a salir bien”.

En Michigan Medicine, un centro académico de salud operado por la Universidad de Michigan, un programa similar pero simplificado se enfoca en cuatro objetivos antes de la cirugía: caminar más, preparar los pulmones mediante ejercicios de respiración, comer bien y relajarse (pasar tiempo con amigos y familia, dormir lo suficiente, minimizar el estrés). Los participantes reciben recordatorios diarios a través de mensajes de texto y pueden registrar su progreso en un portal electrónico para pacientes del hospital.

Empoderar a los pacientes mayores para que tomen medidas antes de la cirugía en lugar de quedarse sentados y preocuparse es un "condimento mágico" del programa, dijo el doctor Michael Englesbe, profesor de cirugía de Michigan Medicine, quien participa en el programa. Las dificultades para facturar a Medicare por consultas preoperatorias y reestructurar la forma en que los médicos practican son los mayores desafíos para implementar ampliamente este tipo de modelo. Aun así, "muchos proveedores están desarrollando programas de educación y seguimiento de la actividad en torno a la cirugía, y espero que estas iniciativas se conviertan en parte del estándar de atención en un futuro no muy lejano", opinó Englesbe.

En el programa Surgery Wellness paraadultos mayores de UCSF, a los pacientes los atienden un geriatra, un nutricionista, un fisioterapeuta, un terapeuta ocupacional y un asesor de salud. Las consultas duran alrededor de 90 minutos y resultan en sugerencias concretas para personas mayores y sus familias, así como derivaciones a especialistas que pueden realizar evaluaciones más extensas, si es necesario.

Con la esperanza de ampliar el alcance del enfoque de UCSF, Finlayson y sus colegas están desarrollando un sitio web y una aplicación digital, Prehab Pal, que guiará a los adultos mayores y sus cuidadores a través de la preparación para la cirugía. Creada tomando en cuenta la opinión de personas mayores, tendrá textos con letras grandes y un diseño fácil de usar. "Le estamos dando los toques finales al primer producto y haremos una prueba piloto en marzo", dijo Finlayson.