0

El trago amargo de la propuesta migratoria de Trump

La oferta de Trump de otorgar la ciudadanía a 1.8 millones de "soñadores" incluye restricciones y cambios que muchos inmigrantes no pueden comprender.
Jóvenes beneficiarios del DACA esperan una reforma integral.

Jóvenes beneficiarios del DACA esperan una reforma integral.

La última propuesta de inmigración del presidente Donald Trump contiene píldoras amargas a tragar para todas las personas involucradas en el debate. Es expansiva y restrictiva a la vez, pues ofrece un camino a la ciudadanía para hasta 1.8 millones de inmigrantes indocumentados traídos aquí cuando eran niños, pero reduce severamente las opciones para que sus padres y otras personas se unan a ellos.

Teniendo como límite el 8 de febrero para que se produzca un acuerdo de gasto gubernamental y el venidero marzo como la fecha de expiración de las protecciones de la era Obama para inmigrantes jóvenes, los próximos días podrían obligar a tomar una decisión sobre un tema que impulsó a Trump a la presidencia y ha estancado al país durante una generación.

Los defensores de la inmigración y sus aliados en el Congreso deberán decidir si aceptan una reducción dramática de las formas de poner un pie en este país, incluyendo un sistema de lotería de visas y programas de patrocinio familiar, para salvar a los adolescentes y jóvenes conocidos como "soñadores".

"Un camino de 10 a 12 años es demasiado largo", dijo Frank Sharry, director ejecutivo del grupo de defensa de los inmigrantes America's Voice, refiriéndose al tiempo que les tomaría a los soñadores convertirse en ciudadanos bajo el plan de la Casa Blanca.

Aunque describió otros aspectos de la propuesta de Trump como insostenible y prometió luchar contra ellos, Sharry dijo que la espera de 12 años para la ciudadanía podría ser inevitable si se llega a un acuerdo. "Nuestra prioridad es convertirlo en ley, y con Trump y los republicanos a cargo, esta puede ser la única forma", dijo.

A pesar de que puede ser tremendamente impredecible, Trump ha sido firme en su intento de arrestar y deportar a los inmigrantes, incluidos residentes desde hace muchos años, con trabajos y fuertes lazos comunitarios cuyos hijos nacidos en los Estados Unidos son ciudadanos estadounidenses.

Solo a los soñadores, a quienes se les dieron permisos de trabajo y se les protegió de la deportación durante la administración Obama, le han dado a Trump una pausa porque llegaron como niños y no rompieron la ley concienzudamente. Aún así, en septiembre, (Trump) finalizó el programa de Acción Diferida para los Llegados durante la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), calificándolo de excesivo ejecutivo y diciéndole al Congreso que apruebe una legislación que proteja a los soñadores.

Trump quiere que la propuesta que presentó el jueves pasado se convierta en la base de tal proyecto de ley. Entre sus disposiciones, el plan ofrece a los soñadores una opción poco atractiva: pueden convertirse en ciudadanos, pero sus padres, que cruzaron la frontera en busca de más oportunidades para ellos, podrían ser detenidos y deportados.

"No puedo imaginarme un mundo en el que tenga que vivir sin mis padres", dijo Fernanda Herrera, de 23 años y graduada de Birmingham, cuyos padres la trajeron de México y poseen un restaurante en la zona rural de Alabama. "Cuando usamos el término 'soñador'... nuestros padres tuvieron estos sueños antes de que pudiéramos siquiera hablar o caminar. Mis sueños son un reflejo directo de los sueños de mis padres".

Los conservadores se han visto sacudidos por lo que consideran la inesperada muestra de generosidad de Trump, incluida la potencial obtención de la ciudadanía de más del doble de inmigrantes jóvenes que fueron protegidos por DACA.

Muchos están furiosos de que la propuesta de Trump no requiera que todas las empresas adopten E-Verify, un programa del gobierno que verifica el estatus legal de los trabajadores antes de que puedan obtener empleos. Sin ella, dicen, la nación verá una repetición de lo que sucedió después de que el Congreso aprobara una amnistía para inmigrantes indocumentados en 1986: Millones más cruzarán la frontera en busca de trabajo, y el número de personas ilegales en el país se inflará de nuevo otra vez.

"¿Por qué no está aquí?", dijo Roy Beck, presidente de NumbersUSA, que se opone a la inmigración ilegal con el argumento de que los trabajadores indocumentados toman empleos de ciudadanos estadounidenses. "Siempre hemos dicho que nunca más tendremos otra amnistía sin determinar por qué están aquí estas personas. La gente de DACA está aquí porque a los empleadores se les permitió contratar a los padres de DACA durante 10, 15 o 20 años".

El Senado aprobó un proyecto de ley bipartidista de inmigración en 2013 en un intento por reconciliar a las partes enfrentadas en el debate: los frustrados conservadores cansados de un obsoleto sistema migratorio y la falta de control del trabajo no autorizado, y los defensores liberales que respondieron que ya era demasiado tarde para castigar a los inmigrantes indocumentados y sus padres por el fracaso del gobierno de los Estados Unidos para reparar un sistema que no funciona.

La legislación habría legalizado la mayor parte de los 11 millones de inmigrantes indocumentados del país, pero les exigió esperar hasta 13 años para solicitar la ciudadanía, la espera más larga en la historia de Estados Unidos desde la Ley de Naturalización de 1798.

La Cámara se negó a considerar el proyecto de ley.

Ahora Trump está promoviendo un camino de 10 a 12 años para soñadores, un muro de $25 mil millones y otras mejoras en la frontera sur, un final al sistema de lotería de visas y cambios en la inmigración basada en lazos familiares que permitiría a los inmigrantes patrocinar solo cónyuges y niños, no padres, hermanos o miembros de sus familias extendidas.

El plan de la Casa Blanca también exige una aplicación más estricta y más fondos para contratar agentes de inmigración y los tribunales que podrían acelerar las deportaciones.

Para Cristina Jiménez, presidenta y co-fundadora de United We Dream, la organización más grande dirigida por jóvenes inmigrantes en el país, la propuesta es inviable.

"La idea de que él (Trump) quiera obtener todas estas cosas en su lista de deseos es inaceptable", dijo.

Pero los conservadores también tienen preocupaciones. Jessica Vaughan, directora de estudios de políticas públicas para el Centro de Estudios de Inmigración, que favorece menos inmigración, dijo que alargar el camino a la ciudadanía es "un mal movimiento en cuanto a principios y políticamente, al crear una ciudadanía de segundo nivel en la que los republicanos parecen ser 'mezquinos'".

"Se convertirá en un grito de guerra para las personas que ahora abogan por la amnistía y más inmigración", dijo Vaughn. "No neutraliza esto como un problema político para los republicanos".

Para Hiroshi Motomura, un profesor de derecho de la Universidad de California en Los Ángeles, la pregunta más amplia es qué tipo de estadounidenses quieren.

Durante décadas, el gobierno de EE. UU. dio la bienvenida a los recién llegados a través de la lotería de visas, el patrocinio familiar y un acuerdo tácito de que incluso aquellos que estaban ilegalmente podían quedarse mientras trabajaban, criaban familias y evitaban problemas con la ley.

Ahora, dijo, los soñadores se han convertido en una moneda de cambio en un esfuerzo por volver a dibujar ese compacto, un rediseño al que dijo que se opone rotundamente.

"Realmente está tratando de obtener un precio en una negociación legislativa, pero está perdiendo de vista de qué es lo que va a hacer al estadounidense más fuerte dentro de 20 o 30 años", dijo Motomura sobre la propuesta de la Casa Blanca. "Eso es realmente lo que significa el intercambio... es por eso que es miope".

(Traducción El Tiempo Latino/El Planeta Media)



--