El trago amargo de la propuesta migratoria de Trump | El Tiempo Latino | Noticias de Washington DC
El Tiempo Latino
7:06 p.m. | 84° 8/14/2018

El trago amargo de la propuesta migratoria de Trump


La oferta de Trump de otorgar la ciudadanía a 1.8 millones de "soñadores" incluye restricciones y cambios que muchos inmigrantes no pueden comprender.

Maria Sacchetti | The Washington Post | 1/29/2018, 2:09 p.m.
El trago amargo de la propuesta migratoria de Trump
Jóvenes beneficiarios del DACA esperan una reforma integral. | Santiago David Távara

La última propuesta de inmigración del presidente Donald Trump contiene píldoras amargas a tragar para todas las personas involucradas en el debate. Es expansiva y restrictiva a la vez, pues ofrece un camino a la ciudadanía para hasta 1.8 millones de inmigrantes indocumentados traídos aquí cuando eran niños, pero reduce severamente las opciones para que sus padres y otras personas se unan a ellos.

Teniendo como límite el 8 de febrero para que se produzca un acuerdo de gasto gubernamental y el venidero marzo como la fecha de expiración de las protecciones de la era Obama para inmigrantes jóvenes, los próximos días podrían obligar a tomar una decisión sobre un tema que impulsó a Trump a la presidencia y ha estancado al país durante una generación.

Los defensores de la inmigración y sus aliados en el Congreso deberán decidir si aceptan una reducción dramática de las formas de poner un pie en este país, incluyendo un sistema de lotería de visas y programas de patrocinio familiar, para salvar a los adolescentes y jóvenes conocidos como "soñadores".

"Un camino de 10 a 12 años es demasiado largo", dijo Frank Sharry, director ejecutivo del grupo de defensa de los inmigrantes America's Voice, refiriéndose al tiempo que les tomaría a los soñadores convertirse en ciudadanos bajo el plan de la Casa Blanca.

Aunque describió otros aspectos de la propuesta de Trump como insostenible y prometió luchar contra ellos, Sharry dijo que la espera de 12 años para la ciudadanía podría ser inevitable si se llega a un acuerdo. "Nuestra prioridad es convertirlo en ley, y con Trump y los republicanos a cargo, esta puede ser la única forma", dijo.

A pesar de que puede ser tremendamente impredecible, Trump ha sido firme en su intento de arrestar y deportar a los inmigrantes, incluidos residentes desde hace muchos años, con trabajos y fuertes lazos comunitarios cuyos hijos nacidos en los Estados Unidos son ciudadanos estadounidenses.

Solo a los soñadores, a quienes se les dieron permisos de trabajo y se les protegió de la deportación durante la administración Obama, le han dado a Trump una pausa porque llegaron como niños y no rompieron la ley concienzudamente. Aún así, en septiembre, (Trump) finalizó el programa de Acción Diferida para los Llegados durante la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), calificándolo de excesivo ejecutivo y diciéndole al Congreso que apruebe una legislación que proteja a los soñadores.

Trump quiere que la propuesta que presentó el jueves pasado se convierta en la base de tal proyecto de ley. Entre sus disposiciones, el plan ofrece a los soñadores una opción poco atractiva: pueden convertirse en ciudadanos, pero sus padres, que cruzaron la frontera en busca de más oportunidades para ellos, podrían ser detenidos y deportados.

"No puedo imaginarme un mundo en el que tenga que vivir sin mis padres", dijo Fernanda Herrera, de 23 años y graduada de Birmingham, cuyos padres la trajeron de México y poseen un restaurante en la zona rural de Alabama. "Cuando usamos el término 'soñador'... nuestros padres tuvieron estos sueños antes de que pudiéramos siquiera hablar o caminar. Mis sueños son un reflejo directo de los sueños de mis padres".