Sin seguro y cargada: familias confrontan la demencia y las armas | El Tiempo Latino | Noticias de Washington DC
El Tiempo Latino
2:33 p.m. | 78° 8/20/2018

Sin seguro y cargada: familias confrontan la demencia y las armas


25% al 30% de hogares de personas con demencia tienen armas

JoNel Aleccia y Melissa Bailey | Kaiser Health News | 7/2/2018, 4:59 p.m.
Sin seguro y cargada: familias confrontan la demencia y las armas
Verg sostiene un revolver calibre 38. “Las armas han formado parte de nuestras vidas”, dice Verg, quien tuvo su primera arma a los 12 años. | HEIDI DE MARCO/KHN

Con una bala en el estómago, la voz quebrada por el dolor, Dee Hill le suplicó al oficial del 911 que la ayudara.

"Mi esposo me disparó por accidente", gimió Hill, de 75 años, de The Dalles, Oregon, en la llamada del 16 de mayo de 2015. "En el estómago, y él no puede hablar, por favor..."

A poco más de un metro, Darrell Hill, un ex jefe de policía local y dos veces sheriff del condado, estaba sentado en su silla de ruedas con una pistola Glock descargada sobre la mesa, sin saber que casi había matado a la que ha sido su esposa por casi 57 años.

El ex oficial de 76 años había sido diagnosticado dos años antes con una forma de demencia que avanza rápidamente, una enfermedad que le quitó la razón y la memoria en un abrir y cerrar de ojos.

"No entendió lo que hizo", dijo Dee, que necesitó 30 unidades de sangre, tres cirugías y siete semanas en el hospital para sobrevivir a esa herida.

Mientras Estados Unidos enfrenta una epidemia de violencia con armas de fuego que mata a 96 personas cada día, se ha encendido un debate enérgico sobre cómo evitar que personas con enfermedades mentales adquieran armas. Pero un problema poco conocido es qué hacer con el vasto arsenal de armas de fuego en los hogares de estadounidenses que envejecen con facultades mentales deterioradas o en debacle.

Darrell Hill, quien falleció en 2016, se encontraba entre el estimado de 9% de estadounidenses mayores de 65 años diagnosticados con demencia, un grupo de enfermedades terminales marcadas por el deterioro mental y los cambios de personalidad. Muchos, como los Hills, son propietarios de armas y partidarios de los derechos de la Segunda Enmienda. El 45% de las personas de 65 años y más tienen pistolas en su hogar, según una encuesta del Centro de Investigación Pew de 2017.

Pero nadie monitorea la intersección potencialmente mortal de esos dos grupos.

Una investigación de cuatro meses de Kaiser Health News (KHN) ha descubierto decenas de casos en el país, de personas con demencia que usaron armas de fuego para matar o lesionar a otras personas.

Desde informes de noticias, registros judiciales, datos de hospitales y certificados de defunción, KHN encontró 15 homicidios y más de 60 suicidios desde 2012, aunque es probable que haya muchos más.

Los que dispararon el gatillo a menudo lo hicieron durante episodios de confusión, paranoia, alucinaciones o agresión, todos síntomas de la demencia. Mataron a las personas más cercanas a ellos: su cuidador, esposa, hijo o hija. Dispararon a los que se topaban con ellos: un cartero, un oficial de policía, un conductor de trenes. Al menos cuatro hombres con demencia que portaban armas fueron abatidos por la policía. En los casos en que se presentaron cargos, a muchos agresores se los consideró incompetentes para ser juzgados.

Muchos se suicidaron. Entre los hombres, la tasa de suicidios es más alta entre los mayores de 65 años; y las armas de fuego son el método más común, según el Instituto Nacional de Salud Mental.