Quantcast
El Tiempo Latino
3:12 a.m. | 66° 7/22/2018

Resucitar o no resucitar: cómo evitar errores con los testamentos en vida


Judith Graham | Kaiser Health News | 7/6/2018, 4:03 p.m.
Resucitar o no resucitar: cómo evitar errores con los testamentos en vida

Los problemas de comunicación y el ambiente de alta presión que se vive en las salas de emergencias, donde las decisiones de vida o muerte a menudo tienen que tomarse en minutos, también contribuyen a los malentendidos, dijeron otros expertos.

Las investigaciones del doctor Ferdinando Mirarchi, director médico del departamento de medicina de emergencia del University of Pittsburgh Medical Center Hamot, en Erie, Pennsylvania, sugieren que la potencial confusión que rodea a los documentos sobre el final de la vida es muy real. En varios estudios, ha preguntado a los proveedores médicos cómo responderían a situaciones hipotéticas que involucran a pacientes con enfermedades críticas y terminales.

En un estudio, por ejemplo, describe el caso de una mujer de 46 años trasladada a la sala de emergencias en medio de un ataque al corazón y que de repente sufre un paro cardíaco. Aunque, a pesar de todo, su salud es buena, en su testamento rechaza todas las intervenciones médicas que puedan salvarle la vida. ¿Qué harías, le preguntó a más de 700 médicos en una encuesta en Internet?

Solo el 43% de esos doctores dijeron que intervendrían para salvar su vida, una cifra preocupante, dijo Mirarchi. Dado que esta paciente no tenía una condición terminal, su testamento en vida no se aplicaba a la situación en cuestión y todos los médicos deberían haber estado dispuestos a ofrecer un tratamiento agresivo, explicó.

En otro estudio, Mirarchi contó el caso de un hombre de 70 años con diabetes y enfermedad cardíaca que tenía un formulario POLST que indicaba que no quería la reanimación cardiopulmonar, pero aceptaba una serie limitada de otras intervenciones médicas, incluida la desfibrilación (someter al corazón a una descarga eléctrica). Sin embargo, el 75% de los 223 médicos de emergencia encuestados dijeron que no habrían aplicado la desfibrilación si el paciente sufriera un paro cardíaco.

Problema: los médicos asumieron que la desfibrilación es parte de la resucitación cardiopulmonar (RCP). Eso es un error: son intervenciones separadas. Otro problema: los médicos a menudo no están seguros qué es lo que realmente quieren los pacientes cuando una parte del formulario POLST dice "no hacer nada" (negando la RCP) y otra parte dice "hacer algo" (permitiendo otras intervenciones).

El trabajo de Mirarchi está basado en situaciones hipotéticas, no de la vida real. Pero resalta la confusión que provocan los documentos sobre el final de la vida, dijo el doctor Scott Halpern, director del Centro de Investigación de Enfermedades Paliativas y Avanzadas de la Perelman School of Medicine de la Universidad de Pennsylvania.

Prestar atención a estos problemas es importante, pero no debe exagerarse, advirtió el doctor Arthur Derse, director del centro de bioética y humanidades médicas del Medical College of Wisconsin. "¿Hay errores por malentendidos o falta de comunicación? Sí. Pero es más probable que se sigan sus deseos si cuentas con uno de estos documentos", explicó.

Habla con frecuencia sobre tus preferencias al final de la vida con tu médico, con el representante que elijas para tomar las decisiones, si deseas tener uno, y con la familia, especialmente cuando tu estado de salud cambia, aconsejó Derse. Sin estas conversaciones, los documentos pueden ser difíciles de interpretar.