0

All-Star Game, un guión perfecto en DC

Decenas de miles de aficionados festejaron con el primer Juego de Estrellas en DC en un cuarto de siglo
ETL

ETL

El Juego de las Estrellas en Washington quedará para la historia.

No solamente por lo ocurrido en el terreno de juego, sino por las anécdotas que quedaron plasmadas en las cámaras, los micrófonos, la prensa escrita, las redes sociales y en los selfies que se tomaron los jugadores, especialmente el que se produjo en el centro del terreno de juego entre Manny Machado y Matt Kemp.

Fue un partido histórico el que se jugó el martes 17 en el Nationals Park, la primera vez que se escuchó la voz de playball en un Juego de Estrellas en la capital en 49 años y la primera vez que se batean 10 cuadrangulares en uno de estos clásicos.

El partido, presenciado a casa llena por una multitud de 43.843 aficionados, se extendió a 10 innings, resultando al final los héroes los bateadores de los Astros de Houston, Alex Bregman y George Springer, quienes descargaron todo su poder ante los envíos de Ross Stripling, de los Dodgers de Los Angeles, para que el Nuevo Circuito se impusiera 8-6 y mantuviera su supremacía con seis victorias consecutivas.

Bregman resultó el Jugador Más Valioso del Partido que cerró una semana de actividades en DC para todos los gustos y edades.

Machado, quien a esta hora pudiera ya no ser parte de los Orioles de Baltimore, gozó el encuentro y sacó una cámara para tomarse un selfie en la intermedia tras ser retirado por Kemp. "Estoy intentando disfrutar este momento con los chicos de la Liga Americana", dijo Machado a FOX.

"Si esta es la última vez espero haberlos tratado bien y haber hecho todo lo que pude por la organización", acotó en relación a que posiblemente haya sido su última aparición con el uniforme de los Orioles, el único que ha vestido Machado en las Mayores. "Es impresionante", dijo el dominicano. "Cada vez que te pones el uniforme de los Orioles es una bendición".

En el juego de pelota y desde que Aaron Judge, de los Yankees de Nueva York desapareció la pelota por el jardín izquierdo y puso arriba a la Americana 1-0 en la parte alta de la segunda entrada ante el lanzador de los Nacionales Max Scherzer, hasta el bambinazo de Springer, quedó en evidencia la práctica diaria en el juego de béisbol de hoy: muchos jonrones y muchos ponchados.

"Lo habitual hoy en día, ¿verdad?", dijo a los medios el manager de la Liga Americana, A.J. Hinch, de Houston. "Vamos a jonronear y a abanicar como una industria". Además de los 10 jonrones, hubo 25 ponchados.

Las emociones en Washington durante la semana del Juego de Estrellas incluyeron el Fan-Fest, una espectacular exhibición interactiva en la que los amantes del béisbol disfrutaron de múltiples alternativas para simular el juego de béisbol y disfrutar de muchas de las mejores figuras del béisbol de todos los tiempos.

El domingo 15, comenzaron las acciones en el terreno del Nationals Park cuando dos equipos de las futuras estrellas de las Grandes Ligas, uno representado a Estados Unidos y el otro al Mundo, se midieron en horas de la tarde. Ese entretenido partido precedió al Juego de Leyendas y Celebridades en la que históricos del deporte como el el basquetbolista Shaquille O’Neal y el ex beisbolista Bernie Williams se enfrentaron a estrellas del cine y la televisión.

El lunes fue el Derby de los Jonrones ganado espectacularmente en el último suspiro por la estrella de los Washington Nationals Bryce Harper en otro final espectacular, que determinó de alguna manera el guión perfecto con el que se sucedieron las actividades en DC.