Quantcast
El Tiempo Latino
2:21 a.m. | 49° 11/14/2018

Diputado venezolano vincula a VP Delcy Rodríguez con red de corrupción internacional


Los presuntos negocios ilícitos se harían mediante la compra de comida por parte del régimen de Maduro a Panamá, México, Chile, Colombia y EE.UU

Ricardo Sánchez-Silva | 7/18/2018, 7:04 p.m.
Diputado venezolano vincula a VP Delcy Rodríguez con red de corrupción internacional
CUENTAS. Superlano: Las cuentas de estos empresarios involucrados están en paraísos fiscales en el Caribe y Europa | Ricardo Sánchez-Silva

El diputado a la Asamblea Nacional de Venezuela, Freddy Superlano, realizó su segunda visita a territorio estadounidense para reunirse con funcionarios del Departamento de Estado y entregar un informe en el que el ente legislativo, por medio de la Comisión de Contraloría, tipifica violaciones a las leyes de EE.UU. y tratados con entidades de inteligencia financiera, relacionadas con casos de corrupción con empresarios vinculados al régimen de Nicolás Maduro.

En tal sentido, el funcionario señaló particularmente a la vicepresidenta del país caribeño, Delcy Rodríguez – sancionada por el Departamento del Tesoro -, por estar presuntamente involucrada con esta red de compañías que se lucrarían de forma ilícita mediante la compra de alimentos a otros países, que son destinados a las bolsas de comida que entregan los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), un mecanismo de control político-social, mediante el cual el Estado provee los alimentos que escasean a militantes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), registrados con el llamado “carné de la patria”.

“El negocio de la alimentación quedó en manos de los militares. Está involucrada la vicepresidenta de la República, Delcy Rodríguez y otros familiares cercanos a la familia presidencial. Están matando al pueblo de hambre, mientras que benefician a pequeños grupos, pero el dinero lo siguen gastando en EE.UU. y otros países, donde hay sanciones a estos funcionarios, pero no para los empresarios”, dijo el legislador a El Tiempo Latino.

Según el también presidente de la Comisión de Contraloría, esperan poder entregar la documentación al Departamento del Tesoro y Departamento de Justicia para que se inicie una investigación sobre estos presuntos casos de corrupción en los que hay al menos 19 empresas involucradas ubicadas entre Panamá, México, Chile, Colombia y EE.UU; más de seis de ellas con sedes en este último país. Los nombres de los intermediarios están claramente identificados, pero no se han hecho públicos para no entorpecer el proceso.

De acuerdo a informaciones del ente legislativo, el 50% del presupuesto de la Nación va dirigido a compra de alimentos en el exterior, debido al colapso de la economía debido a la destrucción del aparato productivo. Así pues, la lupa está en el diferencial que según han detectado, existe entre los precios reales de venta de los productos en los distintos países y los sobreprecios que facturan y cargan al Estado. Como ejemplo, en la leche, uno de los productos importados, se detectó que el costo por unidad en México era de 7 centavos, sin embargo la facturación fue hecha por $7.

“Por supuesto que abultan las cantidades, porque les quedan ganancias inmensas. Cuando registran las empresas lo hacen, por ejemplo con un capital de $10 mil y terminan haciendo negocios por $800 millones. Lo peor del caso es que las cuentas de estos empresarios están en paraísos fiscales en el Caribe y Europa”, declaró el diputado, mientras que aseguró que también tienen de respaldo un informe entregado por la fiscal general en el exilio, Luisa Ortega Díaz.

Los parlamentarios afirman que su intención con este proceso no es que se deje de vender comida a Venezuela, sino que se haga sin intermediarios y por canales transparentes y regulares, ya que la información que manejan apunta a que no hay si quiera procesos de licitación en la compra-venta internacional. Como muestra del problema, Superlano expuso el caso de Colombia, en el que se perdieron 400 toneladas de comida “porque la compran a punto de dañarse ya que sale más económica, pero el Estado venezolano paga como si fueran alimentos de buena calidad”.