Quantcast
El Tiempo Latino
12:01 a.m. | 59° 10/18/2018

Peligra la ayuda que Medicaid brinda a escuelas públicas


Anna Gorman y Carmen Heredia | Kaiser Health News | 3/13/2018, 9:56 p.m.
Peligra la ayuda que Medicaid brinda a escuelas públicas
Gerardo Alejandrez (izq.) charla con su consejero Erich Roberts en Oakland Technical High School, en septiembre de 2017. Gerardo solía lanzar sillas, golpear a sus compañeros de clase y maldecir a sus maestros antes de inscribirse en Oakland Tech. “Fue una época terrible para mí”, dijo el adolescente. | Heidi de Marco/KHN

Gerardo Alejandrez solía golpear a sus compañeros de clase, tirar sillas y maldecir a sus maestros, conductas que lo forzaron a ir cambiando periódicamente de escuela. "Tuve muchos problemas de ira", contó el joven de 16 años.

Luego, Gerardo entró a una clase en Oakland Technical High School, en Oakland, California, para estudiantes que tienen problemas de salud mental o de comportamiento. El maestro en esa aula recibe apoyo de Erich Roberts, un trabajador social psiquiátrico asignado al grupo. El Distrito Escolar Unificado de Oakland le factura a Medicaid, el programa de seguro de salud para personas de bajos ingresos, por los servicios de Roberts.

Esos pagos cubren oficialmente el tiempo que Roberts pasa, dentro y fuera del aula, brindando terapia y otros tipos de asistencia a nueve jóvenes cubiertos por Medicaid, así como también las reuniones con miembros de las familias. La presencia de Roberts también beneficia al maestro y a otros cuatro niños de la clase que no tienen seguro del gobierno. Muchos de los estudiantes probablemente abandonarían la escuela sin esta ayuda adicional, dijo Roberts.

Medicaid, creado en 1965 para proporcionar seguro de salud a los más pobres, ahora funciona como un salvavidas para millones de estudiantes como Gerardo, cuyas calificaciones han mejorado y quién quiere convertirse en diseñador de moda, así como para cientos de alumnos en distritos escolares de todo el país.

El programa de seguro público ha evolucionado, y ahora financia un abanico de servicios relacionados con la educación, incluido el transporte para niños con discapacidades, clínicas escolares y asesoramiento para niños que provienen de hogares disfuncionales. Los fondos de Medicaid ahora están entretejidos en el sistema educativo de la nación.

Pero a medida que el Congreso busca recortar el gasto federal en salud, el uso de dólares de Medicaid en las escuelas podría estar bajo un nuevo escrutinio. Los críticos se preguntan si las escuelas son los mejores lugares para proporcionar todos los servicios que ahora ofrecen, y si el sistema educativo se ha vuelto demasiado dependiente del programa. Educadores y defensores argumentan que las escuelas son el lugar oportuno para abordar los problemas relacionados con la salud y que la ley federal les exige que brinden dichos beneficios. Y, dicen, si Medicaid no paga, ¿quién lo hará?

Con una administración republicana que promete recortar Medicaid, Kaiser Health News está examinando cómo los Estados Unidos se han convertido en una "Nación Medicaid", donde grandes cantidades de estadounidenses confían, directa o indirectamente, en el programa, a menudo sin saberlo. El papel de Medicaid en las escuelas es un ejemplo revelador.

Medicaid gasta solo $4 mil millones de su presupuesto anual de $400 mil millones en las escuelas, una "porción muy pequeña del pastel", dijo Jessica Schubel, analista de políticas en el Center on Budget and Policy Priorities, una entidad bipartidista. Pero para los distritos escolares que ofrecen una variedad de servicios, los que silenciosamente se han vuelto vitales para estudiantes y familias, perder esta fuente de financiamiento sería "un gran problema".

Un ámbito ampliado