Quantcast
El Tiempo Latino
2:58 a.m. | 49° 12/11/2018

#MeToo: mujeres que trabajan en salud también denuncian acoso sexual


Trabajadores en atención de salud y asistencia social reportaron 4,738 casos de acoso sexual desde el año fiscal 2005 hasta 2015

Christina Jewett | Kaiser Health News | 3/22/2018, 7:12 p.m.
#MeToo: mujeres que trabajan en salud también denuncian acoso sexual
El movimiento #MeToo —que ha elevado la conciencia sobre el acoso sexual en el mundo de los negocios, la política, los medios de comunicación y Hollywood— está impulsando a las mujeres en el campo de la medicina | Lydia Zuraw/KHN

Annette Katz no esperaba ser parte de un gran movimiento social. Tampoco se propuso enfrentarse a una importante organización de salud. Pero todo comenzó a cambiar cuando una compañera de trabajo la vio contener las lágrimas y la acompañó para que informara a su sindicato sobre lo que constituía una ofensa sexual criminal en un centro médico de veteranos en Cleveland, en 2012 y 2013.

Cuatro años más tarde, Katz, enfermera certificada, testificó en una declaración jurada que un asistente de enfermería la había metido a la fuerza en un closet, y la había manoseado y sometido a una avalancha de comentarios obscenos.

Al hablar y tomar medidas legales, Katz se unió a un grupo creciente de mujeres que están combatiendo el acoso sexual en el campo de la medicina a todo nivel, desde las cabeceras de los pacientes hasta las juntas ejecutivas.

El movimiento #MeToo —que ha elevado la conciencia sobre el acoso sexual en el mundo de los negocios, la política, los medios de comunicación y Hollywood— está impulsando a las mujeres en el campo de la medicina a enfrentar un sistema de salud en el cual tradicionalmente se ha desalentado a los trabajadores a denunciar, y en el que las jerarquías son sólidas y tienen el mando.

La doctora Reshma Jagsi, directora del Centro de Bioética y Ciencias Sociales en Medicina de la Universidad de Michigan, realizó una encuesta que halló que el 30% de las médicas reportó acoso sexual en el trabajo en los últimos dos años.

Cortesía de Reshma Jagsi

La doctora Reshma Jagsi, directora del Centro de Bioética y Ciencias Sociales en Medicina de la Universidad de Michigan, realizó una encuesta que halló que el 30% de las médicas reportó acoso sexual en el trabajo en los últimos dos años.

Si bien la atención médica en general tiene muchas más mujeres que hombres, en muchas instancias de poder, la parte superior de la pirámide es abrumadoramente masculina, y las mujeres ocupan la enorme base.

En una encuesta reciente, el 30% de las mujeres en escuelas de medicina informaron haber sufrido acoso sexual en el trabajo en los últimos dos años, dijo la doctora Reshma Jagsi, quien realizó la encuesta. Esa participación es comparable a los resultados en otros sectores y, como en todas partes, en medicina fue casi tabú discutir el tema hasta el año pasado.

“Sabemos que el acoso es más común en los campos donde hay fuertes diferencias de poder”, dijo Jagsi, quien es directora del Centro de Bioética y Ciencias Sociales en Medicina de la Universidad de Michigan. “Y sabemos que el de la medicina es muy jerárquico”.

Trabajadores en atención de salud y asistencia social reportaron 4,738 casos de acoso sexual desde el año fiscal 2005 hasta 2015, eclipsados solo por áreas como servicios (restaurantes, hotelería, etc.) y manufactura, donde los hombres representan una mayor proporción de la fuerza de trabajo, según datos recogidos por la Equal Employment Opportunity Commission.

Una revisión de Kaiser Health News de docenas de casos legales en el país muestra patrones similares en las denuncias de acoso que han surgido en otros campos, desde el entretenimiento hasta los deportes y el periodismo: los acosadores suelen ser hombres. El presunto acosador supervisa o tiene un rango superior a la presunta víctima. Hay palmadas en el trasero, comentarios lascivos y solicitudes de sexo. Cuando se confronta a los superiores con informes de mal comportamiento, las víctimas, en su mayoría mujeres, no tienen credibilidad, son degradadas o despedidas.

Pero recientemente, médicas han incorporado en Twitter el hashtag #MeTooMedicine, compartiendo anécdotas y enlaces a blogs en donde hay relatos de médicos poderosos que hostigan o se desnudan frente a colegas en conferencias.