Quantcast
El Tiempo Latino
6:35 a.m. | 63° 5/25/2018

Por qué activistas hispanos no quieren que una gran conferencia de sida se realice en los Estados Unidos


Cientos de organizaciones e individuos vinculados a la investigación y activismo del SIDA han firmado la declaración

Jocelyn Wiener | California Healthline | 5/2/2018, 10:32 p.m.
Por qué activistas hispanos no quieren que una gran conferencia de sida se realice en los Estados Unidos
George Ayala (Crédito: Nadia Rafif) |

Cuando George Ayala se enteró que San Francisco y Oakland habían sido elegidas como sedes de la Conferencia Internacional de SIDA en 2020, publicó de inmediato una declaración desaprobándolo.

Ayala es un activista del SIDA que vive en Oakland y no quiere que este encuentro se celebre en su propia ciudad... ni en ningún otro lugar de los Estados Unidos.

Cientos de organizaciones e individuos vinculados a la investigación y activismo del SIDA han firmado la declaración de Ayala y otra, aquí y en otras partes del mundo.

Su mayor preocupación es que la política de visas de los Estados Unidos impedirá que muchas de las personas más afectadas por el VIH/SIDA asistan a la conferencia, incluyendo a los usuarios de drogas y a las trabajadoras sexuales que viven en otros países. También les preocupan las nuevas restricciones que afectan a los viajes desde algunos países musulmanes.

"En estos tiempos, me pregunto por qué apoyamos estas grandes conferencias internacionales sobre el SIDA en lugares donde se prohíbe la presencia de las personas", dijo Ayala, director ejecutivo del Global Forum on MSM (hombres que tienen sexo con hombres) y VIH.

El VIH/SIDA es más prevalente en otros países, especialmente los del África subsahariana, que en los Estados Unidos. Casi el 19% de las personas de 15 a 49 años en Sudáfrica están infectadas con el VIH, y llega a más del 20% en algunos países vecinos.

En los Estados Unidos, la prevalencia entre el mismo grupo demográfico oscila alrededor de la mitad del 1 por ciento, aunque eso enmascara algunas disparidades. El año pasado, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) proyectaron que uno de cada 2 hombres de raza negra en los Estados Unidos que tienen relaciones sexuales con hombres corría el riesgo de contraer el VIH. A nivel mundial, casi 37 millones de personas viven con el virus.

Ayala y otros críticos de la elección del Área de la Bahía de San Francisco cuestionan además el gasto y la frecuencia de un evento bienal que, según dicen, es enormemente costoso y, a menudo, excluye a las personas que pretende representar.

Los organizadores de la conferencia y quienes apoyan la decisión dicen que comprenden estas preocupaciones.

"Las restricciones de viaje a los Estados Unidos siguen siendo una preocupación importante para nosotros", dijo Mandy Sugrue, vocera de la International AIDS Society que organiza la conferencia.

Sin embargo, Sugrue y quienes defienden la celebración de la conferencia en el área San Francisco-Oakland argumentan que el Área de la Bahía, por su tendencia política liberal, ofrece una plataforma perfecta para reprender las políticas de inmigración excluyentes de la administración Trump y lo que se ha interpretado como su rendición del liderazgo en la política del SIDA.

En diciembre, la administración despidió a los miembros que quedaban del Consejo Asesor Presidencial sobre VIH/SIDA, medio año después que seis miembros renunciaran en señal de protesta. Funcionarios del gobierno de Donald Trump han propuesto recortar el gasto nacional para VIH/SIDA en más de $100 millones y reducir la contribución de los Estados Unidos al financiamiento global en más de mil millones.