Quantcast
El Tiempo Latino
4:51 p.m. | 49° 12/12/2018

Telemedicina ayuda a conectar a presos con especialistas


Michelle Andrews | Kaiser Health News | 5/9/2018, 11:39 p.m.
Telemedicina ayuda a conectar a presos con especialistas
Las prisiones suelen estar ubicadas en zonas rurales alejadas de centros de salud donde están los expertos en cáncer, en enfermedades del corazón y en el tratamiento de otras condiciones. | Pexels.com

Cuando un preso necesita ver a un especialista médico, puede resultar complicado.

Las prisiones suelen estar ubicadas en zonas rurales alejadas de centros de salud donde están los expertos en cáncer, en enfermedades del corazón y en el tratamiento de otras condiciones. Incluso, aunque se trate de una visita a un hospital de la ciudad, al preso se lo debe trasladar bajo vigilancia y, a menudo, con grilletes.

El proceso es caro para el centro penitenciario, y estresante para el paciente.

Ante esta situación, muchas cárceles han adoptado la telemedicina. El uso de la videoconferencia permite a los presos conectarse con especialistas y psiquiatras sin moverse de la cárcel.

Una encuesta, realizada en 2011, por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) sobre la salud en las prisiones halló que 30 estados, de los 45 que respondieron al sondeo, dijeron que utilizaron la telemedicina para al menos un tipo de especialidad o diagnóstico. Los estados reportaron que fue para consultas siquiátricas (62.2%) y de cardiología (26.6%), según la investigación publicada en 2016.

Entre los sistemas penitenciarios que ofrecen estos servicios se encuentra Rikers Island, que alberga nueve prisiones en una isla cerca al aeropuerto de LaGuardia, en Nueva York. Hace poco, el sistema comenzó a proporcionar servicios de telesalud para las reclusas que necesitan consultas de oncología, reumatología y hematología. Y esperan agregar otras especialidades en el futuro.

Los reclusos varones de Rikers llevan recibiendo servicios de telesalud desde 2016. Unos 40 presos tienen cada mes consultas virtuales con especialistas en las áreas mencionadas y en enfermedades infecciosas, urología, dermatología, neumología y gastroenterología.

“Al principio, implementamos [la telemedicina] por su eficiencia, para evitar las horas de transporte”, indicó el doctor Ross MacDonald, director médico de NYC Health + Hospitals/Correctional Health Services, que administra los servicios de salud en Rikers. “Pero con el tiempo hemos aprendido que realmente mejora la atención clínica”. La telemedicina permite que el doctor de la cárcel pueda consultar con el especialista en el hospital, dijo MacDonald.

El personal clínico proporciona la atención primaria en la cárcel. Cuando surge un caso que requiere la consulta con un especialista, la paciente es enviada a la clínica del centro con el profesional que la derivó y los dos revisan el historial médico y los síntomas con un especialista de NYC Health + Hospitals/Elmhurst en Queens a quien ven en una pantalla.

Si es necesario chequear los signos vitales o se precisa realizar otras pruebas, el proveedor de atención primaria puede hacerlo y pasarle la información al especialista. Si después de esa consulta se necesitara un examen presencial con el especialista, se haría una cita, explicó MacDonald.

“No se trata de reemplazar las consultas en persona, sino de complementarlas”, añadió.

Sin embargo, quienes abogan por los derechos de los reclusos han mostrado su preocupación por el aumento en el uso de la telemedicina.

Khalil Cumberbatch argumentó que las consultas a través de video pudieran elevar el sentimiento de aislamiento de los presos. Cumberbatch pasó casi un año en Rikers Island, primero esperando el juicio por cargos de robo en primer grado a principios de la década de 2000, y luego mientras apelaba su condena.