Quantcast
El Tiempo Latino
9:44 p.m. | 73° 10/15/2018

El mercado de la marihuana medicinal alza vuelo en Colombia


La efectividad del cannabis para tratar cientos de problemas de salud ha sido comprobada a través de estudios médicos y experiencias personales

Daniela Vernaza Civetta/Semana | 5/16/2018, 9:01 a.m.
El mercado de la marihuana medicinal alza vuelo en Colombia
SALUD. Este un sector cuyo desarrollo tiene un alto impacto en el crecimiento de otros sectores | Semana

Porque si bien parece un gran alternativa, todavía hay un largo camino por recorrer tanto en investigaciones médicas como en desarrollo de medicamentos. La preocupación de Galán y su búsqueda por proponer un marco regulatorio es vital. Se sabe que la preparación de medicamentos con cannabis es de sumo cuidado y que, de no hacerlo correctamente, estos remedios pueden ser tóxicos.

Con esto en mente comenzaron los debates que se libraron en diferentes instancias y con diferentes órganos administrativos tanto nacionales como internacionales. El marco legal, finalmente, quedó instaurado y muchos aseguran que se trata de uno de los más avanzados en el mundo. Desde septiembre del año pasado, Colombia empezó a otorgar las licencias para la siembra de cannabis con fines medicinales.

La nueva legislación abre un camino prometedor para el país. Además de beneficiar aproximadamente a 6 millones de personas con patologías de dolor crónico en el país, según cifras de Alejandra Corchuelo, subdirectora sectorial del Departamento Nacional de Planeación, “esta industria podría ser una de las principales fuentes de desarrollo y riqueza”.

Marihuana: medicina para un país en transición

Ahora bien, además de aliviar afecciones crónicas que no responden a tratamientos tradicionales, la industria del cannabis medicinal tiene un alto grado de encadenamiento y efecto multiplicador. En otras palabras, es un sector cuyo desarrollo tiene un alto impacto en el crecimiento de otros sectores. De acuerdo con Jonathan Malagón, vicepresidente Técnico de Asobancaria y asesor del Banco Mundial, el resultado final es que la economía del país tiene más insumos a su disposición para la producción de bienes y servicios.

Aparte de esto, el marco legal parece llegar en un momento en el que alinea con metas del Gobierno Nacional. Según Corchuelo, Colombia busca desarrollar sus industrias para ir más allá de ser un productor de materias primas. En ese sentido, la industria farmacéutica que se vería fuertemente potenciada por el cannabis medicinal, es una de las cinco prioridades. A esto se suma la voluntad de impulsar el desarrollo de regiones periféricas y en la era del posconflicto, donde se habla de sustitución de cultivos ilícitos, la siembra de cannabis para uso médico sería una buena alternativa para campesinos de regiones tradicionalmente desatendidas por el Estado.

El marco legal va de la mano de estos propósitos nacionales ya que, según el senador Galán, sienta las bases para que el país importe tecnología que desarrolle la industria -en vez de contentarse únicamente con exportar materia prima- y promueve el desarrollo del agro al ofrecer una alternativa para la sustitución de cultivos ilícitos. Según una resolución del año pasado de los ministerios de Justicia, Salud y Agricultura “el 10% de la producción a procesar debe provenir de un pequeño o mediano productor (aquellos con cultivos en predios de máximo media hectárea)”.

Para que verdaderamente se desarrolle el potencial de la industria, el país deberá superar los desafíos inherentes a su establecimiento. La industria del cannabis medicinal tendrá que enlazar esfuerzos tanto del sector público como del privado, facilitar canales de comunicación y traspaso de información, derrumbar paradigmas sociales muy arraigados y asegurar un mercado gobernado, en todas sus instancias, por la legalidad.