0

Las implicaciones de la confirmación de Brett Kavanaugh al Tribunal Supremo

El nuevo juez de la máxima corte del país prometió ejercer con independencia e imparcialidad, pese a los temores de los demócratas y otros sectores de la sociedad
NACIONAL. “Asumo esta oficina con gratitud y sin ninguna amargura”, dijo el juez vitalicio número 114 de la Corte Suprema

NACIONAL. “Asumo esta oficina con gratitud y sin ninguna amargura”, dijo el juez vitalicio número 114 de la Corte Suprema

El conservador Brett Kavanaugh asumió como juez del Tribunal Supremo de Estados Unidos en un proceso de confirmación lleno de denuncias, protestas y críticas en su contra. Sin embargo, el sustituto del juez jubilado Anthony Kennedy salió victorioso al lograr 50 votos a favor y 48 en contra en el Senado, el sábado 6 de octubre.

En el proceso de confirmación, iniciado el 9 de julio, surgieron al menos tres denuncias en contra de Kavanaugh por presunto abuso sexual. La primera y de mayor polémica fue el caso de Christine Blasey Ford, una profesora de psicología, quien compareció ante el Comité Judicial del Senado antes de la recomendación del juez para la votación final.

Christine Blasey Ford declaró que supuestamente Kavanaugh había intentado abusar de ella en 1982, durante su etapa universitaria. Física y emocionalmente afectada, la profesora narró los hechos ante el Senado y aseguró estar completamente segura de la identidad del atacante. Poco después fue el turno de Kavanaugh, quien negó todas las acusaciones, dijo que el proceso se tornó en una “vergüenza nacional” y lloró conmovido.

Otras dos mujeres hicieron denuncias similares, por lo que el presidente Donald Trump se vio presionado en ordenar una investigación al FBI a fin de determinar los hechos.

CASA BLANCA. Brett Kavanaugh junto con su familia y Donald Trump durante la ceremonia de juramentación

Efe/Shawn Thew

CASA BLANCA. Brett Kavanaugh junto con su familia y Donald Trump durante la ceremonia de juramentación

¿Quién es Kavanaugh?

Católico y egresado de la Facultad de Derecho de la Universidad de Yale, Brett Kavanaugh fue asistente del juez Anthony Kennedy a finales de 1993. Se desempeñó como abogado para varias instituciones en la década de los 90. También trabajó para Kenneth Starr en esa época, cuando el consejero independiente investigó al entonces presidente Bill Clinton.

El juez de 53 años, nacido en Washington DC, estuvo como consejero asociado durante el mandato de George W. Bush, desde 2001 hasta la mitad de 2003. Posteriormente fue secretario personal del entonces presidente de Estados Unidos. El 30 de mayo de 2006 asumió como juez del Tribunal de Apelaciones para DC.

En 2009, Kavanaugh redactó una columna de opinión en la que argumentó que los presidentes debían tener protección ante investigaciones en su contra mientras ocupen el cargo.

Investigación del FBI

La Oficina Federal de Investigación (FBI) indagó en las denuncias de presunto abuso por parte de Kavanaugh en cinco días; sin embargo, no habría llegado a un veredicto final, en cambio envió un informe confidencial a la Casa Blanca y al Senado

Sarah Sanders, portavoz de la Casa Blanca, dijo que la investigación no aportó “nada nuevo” en contra del juez. Chuck Schumer, líder de los demócratas en el Senado, señaló que el FBI halló indicios de que el entonces nominado al Supremo tuvo una “mala conducta”, a propósito de las denuncias de abuso.

Dianne Feinstein, líder demócrata en el Comité Judicial, expresó que el reporte parecía “producto de una investigación incompleta que fue limitada”. Cuestionó que el buró federal no interrogara a Christine Blasey Ford, al juez ni a otros testigos claves.

“Establecimos que la presunción de inocencia (de Kavanaugh) sigue siendo importante. Estoy orgulloso de mis colegas”, dijo Mitch McConell, líder de la mayoría republicana, en una entrevista con Fox News.

Pronóstico

Con la confirmación de Kavanaugh, el Tribunal Supremo de Estados Unidos quedó integrado por cinco magistrados electos por presidentes republicanos y cuatro por demócratas. El voto del nuevo juez podría ser decisivo para los casos que lleguen a la máxima instancia judicial del país.

En el partido demócrata y algunos sectores de la sociedad están inconformes por la designación de Kavanaugh. Temen la posición que pueda tomar en temas como los límites del poder presidencial, principalmente por la investigación de la “trama rusa”; los derechos de minorías, el aborto, las armas y la inmigración.

“Me siento frustrado de que el progreso de nuestra nación hacia los derechos de las mujeres, los derechos civiles y la igualdad Lgtbq pueda verse estancado por un juez preparado por los grupos de interés de extrema derecha”, expresó Bob Menéndez, senador demócrata, en un documento enviado a la agencia Efe.

La Mexican American Legal Defense and Educational Fund (Maldef) teme que el juez pueda tomar decisiones en el ámbito migratorio sin considerar que los extranjeros tienen los mismos derechos constitucionales.

“Las decisiones legales durante su carrera han demostrado que Kavanaugh no comprende que los derechos constitucionales de las 'personas' pertenecen a los inmigrantes por igual, independientemente de su estatus. Su aparente disposición a otorgar menos derechos a ciertos inmigrantes hace de él un juez muy peligroso para todos los estadounidenses, incluyendo a los latinos”, aseguró a El Tiempo Latino, Thomas. A. Sáenz, presidente de Maldef y miembro de la coalición nacional Latinos for a Fair Judiciary.

El presidente Donald Trump, por su parte, mantiene el apoyo que dio a Kavanaugh desde un principio. Asegura que es una persona justa, imparcial y sin sesgos. “(El juez) entiende que la justicia debe estar divorciada de las pasiones del momento”, resaltó el mandatario.

“Asumo sin ninguna amargura”

El lunes 8 de octubre se realizó la ceremonia de Kavanaugh en la Casa Blanca, donde el juez jubilado Anthony Kennedy juramentó al nuevo juez vitalicio. El presidente de Estados Unidos sostuvo que la inocencia Kavanaugh “quedó demostrada”, le pidió disculpas y argumentó que se violó la decencia y el debido proceso durante la confirmación.

El juez confirmado expresó: “El proceso de confirmación fue contencioso y emocional. Ese proceso ha terminado. Mi objetivo ahora es ser el mejor juez que pueda ser. Asumo esta oficina con gratitud y sin ninguna amargura”. Prometió independencia e imparcialidad.