Quantcast
El Tiempo Latino
1:50 a.m. | 68° 9/25/2018

Así era como las Farc infiltraban a los paramilitares


En los momentos más álgidos de la guerra, la cúpula de la desmovilizada guerrilla envió una guía con instrucciones para "dar de baja sus comandantes, coger sus finanzas y quemar sus propiedades".

Semana.com | 9/3/2018, 11:30 a.m.
Así era como las Farc infiltraban a los paramilitares
COLOMBIA. Perú declara estado de excepción en la frontera por presencia de disidentes de las Farc | León Darío Peláez

En medio de la guerra que en el 2004 estaban librando contra el Estado y los paramilitares, la cúpula de esa guerrilla envío -en abril de ese año- una circular a los frentes del Bloque Oriental con dos misiones: tomar medidas para encarar la mayor ofensiva que recibían de las fuerzas armadas con el Plan Patriota y atajar los avances de los grupos paramilitares en sus zonas.

Mientras que el Estado a lo largo del Río Caguán, los Llanos del Yarí y la Amazonía, desplegó 17.000 militares con los que recuperó el territorio considerado por años la retaguardia profunda de la desmovilizada guerrilla, en muchas otras zonas se mantenía el pulso con los grupos de autodefensas que también querían hacerse al control territorial.

Así quedó registrado en la circular: "Allá por el Casanare prácticamente Jerónimo dejo perder el área porque le ha faltado disciplina revolucionaria y entonces nos tocó mandar el frente por halla el Vichada a ver si con la ayuda del 16 y del 39 pues se recupera y después regresan a recuperar el área Claro que allá como se estando bala entre los mismos autodefensas entonces nos beneficia pero tenemos que hacer presencia para no perder definitivamente las masas".

Por esos días, la cúpula de esa guerrilla empezó a preparar a sus filas para uno de los capítulos más oscuros de la violencia en Colombia. Mientras que de un lado se enteraban de las capturas de Simón Trinidad y Sonia, del otro comenzaban las primeras audiencias públicas en el Congreso sobre el proceso de paz del Gobierno con los paramilitares. Bajo ese contexto, el Estado Mayor de la desmovilizada guerrilla diseñó un plan de acción en sus territorios.

"La situación actual nos obliga a permanecer en una permanente ofensiva contra el enemigo, que es la presidencia del paramilitarista Uribe se muestra de diversas formas, como tentáculos que tratan de atentar contra el pueblo, en una actividad militarista que acaba con todos aquellos que se oponen, enmarcados en los grupos de asesinatos o paramilitares y las redes de sapos que son pagados para que delate a los revolucionarios y no solo revolucionarios, sino también a los dirigentes sindicales y de izquierda, movimientos cívicos y agrarios", se lee en el documento.

SEMANA tuvo acceso a la circular en la que la cúpula de las Farc le llama la atención a sus filas por su capacidad de reacción y anuncia el traslado de Romaña al Frente 26. "Se ha visto que comandantes de mucho tiempo, que han sido buenos comandantes, ya no aguantan un operativo y no son capaces de convencer los guerrilleros para que luchen, para que peleen, para que aguanten un poquito y eso nos pasa porque no hablamos con los guerrilleros y porque los comandantes entonces vivimos bien, con la mejor vieja, con la mejor comida, con celular satelital, con plata en el bolsillo, entonces el guerrillero se da cuenta, esos ya no son guevones y entonces cuando hay una operación, se desertan, se entregan y no pelean y pasa lo que paso en Cundinamarca que nos acabaron porque nos faltó verraquera y nos faltó ideas y por eso nos mataron a todos esos comandantes porque el que se entregaba delataba a los otros y así es muy verraco".