0

Aíslan a pandilleros salvadoreños detenidos tras recibir notas en centros penitenciarios

Integrantes de la mara 18 están en celdas especiales para garantizarles seguridad
Imagen de referencia de una celda en una cárcel

Imagen de referencia de una celda en una cárcel

Los pandilleros de la 18 que están recluidos en las cárceles de Izalco, Sonsonate, y Quezaltepeque, La Libertad, están en un proceso de depuración, reveló este miércoles el director general de Centros Penales, Marco Tulio Lima.

“A lo largo de 2019, hemos notado incremento de actividades conspirativas, principalmente del barrio 18. Están en un plan de depuración”, sostuvo.

En diciembre pasado, las autoridades penitenciarias empezaron a interceptar entre los reclusos notas en las que se describen “acciones para depurarse” (matarse entre ellos). El comisionado Lima aseguró que la Policía Nacional Civil y la Fiscalía General ya fueron notificadas al respecto para que inicien la investigación.

A raíz de esa alerta, en el penal de Izalco fase I hay 97 reos que permanecen recluidos en celdas especiales debido a que pidieron a los custodios que los aislaran porque han sido amenazados de muerte por otros internos. En la cárcel de Quezaltepeque hay otros 70 casos similares.

El director de Centros Penales expresó que a estas 167 personas han sido separadas para garantizarles su seguridad física y se ha hecho una reclasificación de los internos.

Traslado de cabecillas de pandilla hacia “Zacatraz”

Lima divulgó esta información en el penal de máxima seguridad de Zacatecoluca, en La Paz, donde este miércoles fue trasladada una decena de cabecillas de la pandilla 18 desde el presidio de Izalco. En días anteriores fueron movidos al mismo presidio otros 60 convictos.

Las autoridades señalan a estos reos de haber ordenado los crímenes de cinco integrantes de la misma estructura, quienes estaban recluidos en el mismo recinto. El múltiple homicidio fue cometido el pasado 12 de abril.

El ministro de Justicia, Mauricio Ramírez Landaverde, manifestó que la investigación sigue abierta pero adelantó que los jefes de la pandilla llevados a Zacatraz fueron “los principales instigadores, planificadores y los que ordenaron y presionaron a miembros de su misma estructura criminal para que le dieran muerte a las cinco víctimas”.

Con el traslado de los reos, a decir del funcionario, “se busca neutralizar el intento de dicha estructura de eliminar a otros miembros de la pandilla recluidos en el Penal de Izalco”.

A inicios de marzo, otros cuatro pandilleros de la 18 fueron ultimados por otros reclusos en el presidio de Quezaltepeque, La Libertad.

El mismo lugar, en agosto de 2015, fue escenario de una matanza: 14 internos murieron a manos de sus mismos compinches.

En los presidios de Quezaltepeque e Izalco se aplica desde abril de 2016 las medidas extraordinarias con la que las autoridades aseguran que han logrado reducir los delitos porque impide que los pandilleros que están en prisión tengan comunicación con los que están libres.

Con información de El Salvador



--