Quantcast
El Tiempo Latino
4:55 p.m. | 49° 5/22/2019

Los Nats esperan aprender de los errores amarrando a Rendon


La carrera del antesalista no es despreciable, siendo un elemento que ha venido de menos a más

Jonathan Soto | 4/25/2019, 8:36 p.m.
Los Nats esperan aprender de los errores amarrando a Rendon
REFERENTE. Ha sido una pieza valiosa en el lineup | Toni L. Sandys/Washington Post

2019 será recordado como el año en el que los equipos de Grandes Ligas no perdieron tiempo y abrieron la billetera. Las firmas de agentes libres como Manny Machado y Bryce Harper son ejemplo de ellos, con acuerdos por $300 y $330 millones, respectivamente. Pero también lo será por extensiones de contratos históricos. Sí, como el de Mike Trout y sus $430 millones. Hoy en día es impensada una cifra para aquellos que apuntan al éxito dentro de un mercado que parece marcar un antes y un después a partir de la temporada en curso.

Entre las figuras que cambiaron de equipo y las que se mantuvieron al estampar su rúbrica por enormes cantidades de dinero, quedó para el análisis cuáles fueron los conjuntos que salieron ganando de todo esto, la mayoría aquellos con el poder adquisitivo para sumar nuevas piezas a sus filas y así apuntar, al menos en el papel, al título.

Otros no tan privilegiados por no tratarse de franquicias con poderosas chequeras, pasaron desapercibidos.

Sin embargo, en el medio quedaron organizaciones a las que el sabor de boca resultó más amargo, esas que sabían que contaban con los recursos para hacerse con los servicios de uno o varios peloteros de enorme talla, pero que se quedaron en el camino al no saber cortejar a las piezas durante el lapso de negociaciones.

Los Nacionales de Washington pertenecen a ese grupo.

Para el lamento de sus fanáticos, la gerencia no encontró el camino próspero para sostener a Harper, agente libre al culminar la zafra 2018 y de quien se esperaba firmara un contrato histórico. Y así fue. El jardinero terminó poniéndose el uniforme de los Filis de Filadelfia en una acción en la que su antiguo conjunto contó con opciones para atarlo; no obstante, se reprochó la poca agresividad por convertirlo, así fuera de forma momentánea como sucedió con los cuáqueros, en la pieza mejor pagada en la historia de las mayores.

Eso quería Harper, que el cuadro de toda la vida hiciera por él lo que él le había dado durante siete años. En su pasantía por la capital de Estados Unidos, el patrullero fue Novato del Año, Jugador Más Valioso y asistió en seis ocasiones al Juego de Estrellas. Lo dejó todo ene l terreno y aún así desde las oficinas del Nationals Park, pese a que querían seguir contando con él para este año, la estrategia para persuadirlo no fue la mejor. Creer que la casa que lo vio crecer contaría con ventaja respecto a otros pretendientes fue el error más grande, pues debían ser ellos los que más empeño pusieran para retenerlo entendiendo que nadie más que él conoce a fondo cada detalle de la franquicia.

Que no vuelva a suceder

Esa cachetada que la realidad le dio al equipo les hizo poner los pies en la tierra, donde ahora el nuevo reto está a la vuelta de la esquina y cuyo protagonista es Anthony Rendon, tercera base y quien puede ser agente libre al terminar la campaña, algo que deben evitar los de Washington si lo que quieren es espantar a otros conjuntos que busquen seducirlo y firmarlo.