0

Un tercera base, prioridad en Washington

La temática tiene como protagonista a la gerencia de la organización capitalina
VERSÁTIL. Rendon probará suerte en Los Ángeles. | Foto: Jonathan Newton/The Washington Post.

VERSÁTIL. Rendon probará suerte en Los Ángeles. | Foto: Jonathan Newton/The Washington Post.

Para todo campeón en su disciplina, las responsabilidades crecen cuando el título está en su haber. Esa es la realidad de los Nacionales de Washington, monarcas del beisbol de las Grandes Ligas en el año 2019 contra todo pronóstico. Pero el presente es diferente. En el entorno del Nationals Park ya no debe haber sorpresas. Para sus fanáticos no hay otra meta que no sea conquistar otro anillo de Serie Mundial, de ahí que su pretemporada inicie antes que el del resto de los equipos.

Pero las labores, en esta etapa del año, no pasan por una preparación en el campo. La temática ahora tiene como protagonista a la gerencia de la organización capitalina, con altas tareas a resolver en este momento, todo en pro de reforzar aún más a un conjunto aguerrido que en el playoff de 2019 demostró que no bajará los brazos en ningún encuentro.

ESTUDIOSO. Dave Martinez tiene la tarea de armar un lineup competitivo. Foto: John McDonnell/The Washington Post

ESTUDIOSO. Dave Martinez tiene la tarea de armar un lineup competitivo. Foto: John McDonnell/The Washington Post

Prioridades

Una difícil tarea envolvió a los Nats. Al concluir la campaña se conoció que tanto el tercera base Anthony Rendon como el estelar abridor Stephen Strasburg probarían el mercado. Al saberse que serían agentes libres, se supo de forma oficial que la gerencia solo ofrecería un contrato alto, por lo que era más que seguro que uno de los dos antes mencionados vestiría otro uniforme.

Las dudas eran claras y el tema se volvía día a día muy subjetivo.

Quedarse con Rendon era apostar a su ofensiva y defensa. Si se revisa la labor de los antesalistas en la Liga Nacional, solo Nolan Arenado, de los Rockies de Colorado, muestra mejores números. Además, Rendon se presentaba como esa chispa dentro de la organización. Hay cosas que no se miden en las estadísticas, pero que se notan. Anímicamente, es el hombre en el que todos confían.

Del otro lado, un abridor que en 2019 cumplió con las expectativas y que incluso fue más allá.

Cuando en la ronda regular de la temporada 2018 de las mayores se conoció que Strasburg había concluido su andar poco antes de bajar el telón del curso, las alarmas se encendieron. Se presumió que algo sucedía con su físico, pero la realidad era otra, en Washington apostaban a un 2019 de mayor calidad y, a su vez, mayor desgaste para su brazo, de ahí el descanso prematuro.

La estrategia rindió sus frutos a la perfección, especialmente con la actuación del derecho en la Serie Mundial, con un sexto juego de ensueño, producto que le valió alzarse con el premio al Jugador Más Valioso de la instancia.

Finalmente, y con el pitcheo como su bandera, los Nacionales prefirieron ofrecer un nuevo contrato a Strasburg, quien no lo pensó dos veces para continuar su andar por la gran carpa con el equipo que lo vio nacer como profesional.

Pero eso trajo consigo el adiós implícito de Rendon.

Buscando opciones

Una vez se supo esto, el antesalista firmó un contrato por siete años y $245 millones de los Angelinos de Los Ángeles, una enorme apuesta del jugador, pues, si bien en California presumen de un enorme pulso económico, los resultados desde el ámbito deportivo no han estado de su lado, algo que esperan cambiar ahora que Joe Maddon estará al frente de la franquicia para la temporada 2020 de las Grandes Ligas.

Mientras, en la capital de Estados Unidos deben buscar rápidamente un remplazo.

La primera opción, y la más lógica, es Josh Donaldson.

El agente libre viene de ver acción con los Bravos de Atlanta, con los que bateó para .259 de average, con 37 jonrones y 94 rayitas producidas, recordando a aquel súper pelotero de los Azulejos de Toronto. La situación le valió para consagrarse como el Regreso del Año en la Nacional. Ahora con la agencia libre a sus pies, se sabe que uno de los cuadros que buscará firmarlo de buenas a primeras será el campeón defensor.

PRETENDIDO. Josh Donaldson es el más buscado en Washington. Foto: @thescore

PRETENDIDO. Josh Donaldson es el más buscado en Washington. Foto: @thescore

Pero la estrategia tiene un reto enorme.

Con 34 años de edad encima, Donaldson está en la recta final de su carrera, caso contrario a los 29 de Rendon, quien aún tiene mucho por demostrar. De concretarse, la situación es más que clara: los Nats le darán mayores responsabilidades al joven Juan Soto, una de las principales bujías de la franquicia en 2019 y hombre que promete ser uno de los grandes peloteros de las mayores conforme pase el tiempo.

Si en el pasado repartían las labores con el madero entre él y Rendon, ahora todo recaería en el dominicano, a la espera de que se consiga a un buen tercera base en el mercado. La necesidad ahora no solo pasó por contar con un guante seguro sino con alguien que aporte desde el cajón de bateo y no vuelva predecible a un lineup que presume de brazos poderoso, pero que perdió a una pieza importantísima en su roster.