Quantcast
El Tiempo Latino
7:02 a.m. | 49° 2/21/2019

Jóvenes adictos aprenden a estar sobrios en una escuela secundaria especial


Anna Gorman | Kaiser Health News | 2/6/2019, 2:30 p.m.
Jóvenes adictos aprenden a estar sobrios en una escuela secundaria especial
Estudiantes de Interagency at Queen Anne en Seattle durante una clase de educación física el 13 de diciembre de 2018. | Heidi de Marco/KHN

"Hay una necesidad real", dijo. "En Delaware, no tenemos ninguna ayuda real para los adolescentes".

A nivel nacional, el uso de drogas ilícitas entre los estudiantes de escuela media y secundaria está en mínimos históricos. Aun así, casi 1 de cada 5 estudiantes de décimo grado informaron haber consumido una droga ilegal en los 30 días anteriores, según la encuesta anual Monitoring the Future (Supervisando el futuro), que se realiza en todo el país.

Como Martínez, muchos de los estudiantes de Interagency at Queen Anne llegan directamente de programas de rehabilitación. Dicen que encuentran menos tentación que en las escuelas secundarias tradicionales. "Allí, la gente te ofrece drogas todos los días", dijo Coltrane Fisher, de 15 años, quien usaba regularmente heroína, cocaína y otras drogas ilegales antes de empezar en Interagency en marzo pasado.

El éxito de las escuelas secundarias de recuperación se debe en parte al hecho de que los estudiantes se encuentran entre compañeros sobrios, así como maestros y consejeros que apoyan su sobriedad.

"A menos que estos niños se comprometan con otros jóvenes en recuperación, no tienen ninguna posibilidad", dijo Seth Welch, consejero de apoyo a la recuperación en Interagency Queen Anne. "La escuela se convierte en su nueva comunidad".

Pero el camino no siempre es fácil.

Los maestros en IQA dicen que creen que el ambiente ha sido crítico para el éxito de los estudiantes, pero a veces el trabajo diario es un desafío. Algunos estudiantes están muy atrasados ​​en sus créditos y no siempre responden bien a la autoridad. "Cuanto más los empujamos, más retroceden", dijo una de las maestras, Phyllis Coletta.

A veces hay que dejar de lado el trabajo en el aula, dijo Coletta. En un día escolar reciente, una estudiante nueva estaba tan molesta que pasó la mayor parte del día llorando, sosteniendo una manta. Coletta la abrazó y dieron un largo paseo.

"La salud mental y la sobriedad son lo primero", dijo Coletta.

Interagency en Queen Anne, que se inauguró a finales de 2014, forma parte de una red de campus de escuelas públicas alternativas llamada Interagency Academy, que también recibe a jóvenes sin hogar y encarcelados.

Al principio, un grupo de padres de escuelas primarias se opusieron al campus porque temían que los estudiantes vendieran drogas en el vecindario. Pero Melinda Leonard, la ex subdirectora quien ayudó a fundar la escuela, dijo que esos temores ahora han dado paso al apoyo de la comunidad.

"El campus es la escuela más sobria en el distrito escolar", dijo Leonard.

Los estudiantes firman un compromiso de sobriedad y aceptan realizar pruebas de drogas al azar. No se los expulsa ​​por una recaída, pero Welch, el consejero de apoyo, trabaja para volver a ponerlos en tratamiento si vuelven a usar drogas.

Desde que la escuela abrió sus puertas, se han graduado 21 estudiantes. Welch y los maestros los ayudan a planificar el futuro. Martínez, por ejemplo, se graduará este mes y está tomando cursos de colegios comunitarios.