Quantcast
El Tiempo Latino
4:27 a.m. | 49° 3/25/2019

MD y DC: $100 millones para estudiantes


Fondo de la Universidad de Maryland apoya a quienes necesitan ayuda financiera

Olga Imbaquingo | 2/12/2019, 8:40 p.m.
MD y DC: $100 millones para estudiantes
Noticia. Shannon Gundy (der.), directora de Admisiones, visitó a Rocío Mayorga para dejarle saber que había sido aceptada en la Universidad de Maryland. | Cortesía Dpto. de Admisiones de la U. de MD

De pronto al vecindario lo invadieron los sonidos de una banda de instrumentos de bronce, que avanza por las aceras liderada por una gigante tortuga de felpa llamada Testudo y un grupo de jóvenes alegres y divertidos. No es Halloween ni las fiestas del barrio, la colorida comparsa es una tradición desde hace cuatro años que la Universidad de Maryland se esfuerza en mantener en secreto hasta el último momento.

Cuando el jolgorio se encamina hacia la dirección elegida es porque allí vive un o una estudiante que ha aplicado a ese centro superior y que ahora le llegan a golpear la puerta para decirle que ya no espere más, que es bienvenido a ser parte de la familia llamada terp. El tour se llama NowAterp, porque “terps” es como en jerga se llaman los estudiantes de la Universidad de Maryland.

Para los estudiantes la etapa de aplicaciones es recordada por la incertidumbre y el estrés. Ensayos, cartas, justificación de notas, pruebas de sus tareas de voluntariado y la interminable espera. Por eso para aquellos elegidos que se cuentan con los dedos de una mano, la temprana buena noticia es un alivio y la oportunidad para concentrar los esfuerzos en ese largo y complejo proceso de buscar becas, préstamos y ayudas financieras federales.

De pronto al vecindario lo invadieron los sonidos de una banda de instrumentos de bronce, que avanzó por las aceras liderada por una gigante tortuga de felpa llamada Testudo y un grupo de jóvenes alegres y divertidos. No es Halloween ni las fiestas del barrio, la colorida comparsa es una tradición desde hace cuatro años que la Universidad de Maryland se esfuerza en mantener en secreto hasta el último momento.

Cuando el jolgorio se encamina hacia la dirección elegida es porque allí vive un o una estudiante que ha aplicado a ese centro superior y que ahora le llegan a golpear la puerta para decirle que ya no espere más, que es bienvenido a ser parte de la familia llamada “terp”. El tour se llama NowAterp, porque “terps” es como en jerga se llaman los estudiantes de la Universidad de Maryland.

Para los estudiantes la etapa de aplicaciones es recordada por la incertidumbre y el estrés. Ensayos, cartas, justificación de notas, pruebas de sus tareas de voluntariado y la interminable espera. Por eso para aquellos elegidos que se cuentan con los dedos de una mano, la temprana buena noticia es un alivio y la oportunidad para concentrar los esfuerzos en ese largo y complejo proceso de buscar becas, préstamos y ayudas financieras federales.

Cada año la Universidad de Maryland elige al azar a cuatro o cinco estudiantes de los distintos condados del estado de Maryland para anunciarles la buena nueva. Este año, entre las seleccionadas está Rocío Mayorga, quien aplicó a cuatro centros más de estudios superiores y esta es la primera universidad que le dijo que sí. Todavía está a la espera de una respuesta de Northern University, Hopkins, Boston y Southern Carlifornia University, aunque le gustaría quedarse cerca de sus padres, al final se decidirá por la que le ofrezca mejores opciones financieras para sus estudios de medicina.