0

Adultos mayores vulnerables logran volver a ser independientes

Un novedoso programa para adultos mayores vulnerables de bajos ingresos ofrece apoyo y ayuda para que puedan seguir siendo independientes. Y un estudio publicado en JAMA comprobó que los que participaron de este programa experimentaron 30% menos dificultades para realizar actividades cotidianas, que los que no.

Un novedoso programa para adultos mayores vulnerables de bajos ingresos ofrece apoyo y ayuda para que puedan seguir siendo independientes. Y un estudio publicado en JAMA comprobó que los que participaron de este programa experimentaron 30% menos dificultades para realizar actividades cotidianas, que los que no.

DENVER. — Pauline Jeffery había dejado que las cosas se derrumbaran desde que murió su marido. Su dormitorio era un desastre. Su baño estaba desorganizado. A menudo se tropezaba con las alfombras de la sala y el comedor.

"Estaba deprimida y no hacía nada más que sentir pena por mí misma", dijo la residente de Denver de 85 años.

Pero la inercia de Jeffery se desvaneció cuando se unió a un programa para personas mayores vulnerables de bajos ingresos: Community Aging in Place — Advancing Better Living for Elders (CAPABLE). Durante varios meses del año pasado, un terapeuta ocupacional visitó a Jeffery y discutió los problemas que quería abordar. Le pusieron una alfombra nueva. La comenzó a visitar una enfermera, y de repente empezó a sentirse cuidada.

En poco tiempo, Jeffery organizó su habitación, limpió su baño y comenzó a sentirse más optimista. "Hay muchas personas como yo que solo necesitan un empujón y alguien que las haga sentir que valen la pena", dijo. "Lo que hicieron por mí me motivó".

Una nueva investigación muestra que CAPABLE brinda una ayuda considerable a las personas mayores más frágiles que tienen problemas con las "actividades de la vida diaria": bañarse, vestirse, salir de la cama, usar el baño o moverse fácilmente alrededor de la casa. En cinco meses, los participantes en el programa experimentaron un 30% menos de dificultades con estas actividades, según un ensayo clínico aleatorio, el estándar de oro de la investigación, publicado en enero en JAMA Internal Medicine.

"Si alguien encontrara un medicamento que redujera la discapacidad en adultos mayores en un 30%, lo escucharíamos constantemente en la televisión", dijo John Haaga, director de la División de Investigación de Comportamiento Social del Instituto Nacional sobre el Envejecimiento, que financió la investigación.

Los hallazgos positivos son especialmente notables dada la población estudiada: 300 adultos mayores pobres, o al borde de la pobreza, casi el 90% de mujeres, más del 80% de raza negra, con una edad promedio de 75 años y múltiples afecciones médicas crónicas como enfermedades del corazón, artritis, y enfermedad pulmonar obstructiva (EPOC). Aproximadamente 1 de cada 3 adultos mayores en los Estados Unidos necesita ayuda con una o más actividades diarias, pero las tasas de discapacidad y los costos relacionados con la atención médica son más altos en esta población con problemas.

La mitad de los adultos mayores en el ensayo recibió la intervención CAPABLE, que incluye seis visitas de un terapeuta ocupacional, cuatro visitas de una enfermera registrada y servicios de reparación y modificación en el hogar por un valor de hasta $1,300. El grupo de control recibió 10 visitas de igual duración de un asistente de investigación y se les alentó a usar Internet, escuchar música, jugar juegos de mesa o recordar el pasado, entre otras actividades.

Ambos grupos experimentaron mejoras a los cinco meses, pero los adultos mayores que participaron en CAPABLE obtuvieron beneficios sustancialmente mayores. El 82% estuvo de acuerdo en que el programa hizo su vida más fácil y su hogar más seguro. Casi el 80% dijo que les permitió vivir en casa y aumentó su confianza al enfrentar los desafíos diarios.