0

La mujer con canas prematuras que es toda una sensación

A los 37 años de edad, después de tener a su segundo hijo, se dio cuenta de que “había cosas más importantes en la vida que tener el cabello recién teñido o no”
SORPRESA. Fue entonces, tras 15 años de pintarse el cabello, que decidió olvidarse de los tintes y mostrar su cabello cano como una “corona”. Se sintió liberada. No le importó que la gente dijera que “se vería envejecida y como una bruja”.

SORPRESA. Fue entonces, tras 15 años de pintarse el cabello, que decidió olvidarse de los tintes y mostrar su cabello cano como una “corona”. Se sintió liberada. No le importó que la gente dijera que “se vería envejecida y como una bruja”.

Al husmear en Instagram se pueden hallar cuentas de personas con historias sorprendentes y fuera de los común. Una de ellas es Sara Eisenman, de 43 años, quien ha alborotado esa red social con su peculiar color de cabello. No se trata de una mujer con un tinte estrafalario. Nada de eso.

Sara, una escritora y neurocientífica de Arizona, Estados Unidos, ha cautivado a sus seguidores de Instagram gracias a sus canas prematuras, las cuales luce con total orgullo.

“Mi cabello se volvió enteramente plateado de la noche a la mañana cuando tenía 21. Fui al espejo un día y descubrí que las canas salían de las raíces por toda mi cabeza”, aseguró.

A partir de ese momento su mayor obsesión fue esconder a toda costa los cabellos blancos que poblaban su cabeza, ya que consideraba que “estaba en su mejor momento” y que ese cambio tan drástico representaba para ella “un signo negativo de envejecimiento”. Fue así como empezó a teñirse la cabellera cada 15 días.

A los 37 años de edad, después de tener a su segundo hijo, se dio cuenta de que “había cosas más importantes en la vida que tener el cabello recién teñido o no”.

Fue entonces, tras 15 años de pintarse el cabello, que decidió olvidarse de los tintes y mostrar su cabello cano como una “corona”. Se sintió liberada. No le importó que la gente dijera que “se vería envejecida y como una bruja”.

Fuente: El Salvador