Quantcast
El Tiempo Latino
8:36 a.m. | 49° 6/17/2019

Autoridades colombianas buscan a psicólogo que habría abusado de siete niños


Roger Alexander Pérez en este momento tiene orden de captura, pero se desconoce su paradero

Semana | 6/12/2019, 9:38 p.m.
Autoridades colombianas buscan a psicólogo que habría abusado de siete niños
CRIMEN. Foto de referencia | Pexels

A principios de agosto de 2018 Melissa Estefan empezó a ver que su hija, de 4 años, ya no era la misma. No conversaba, no jugaba, no comía muy bien y tenía problemas para dormir. “Te pasa algo”, le preguntaba. Pero la niña siempre decía que no. Meses más tarde Melissa se enteraría de que su hija, al parecer, fue víctima de abuso sexual. El presunto victimario sería Roger Alexander Pérez, el psicólogo de El Principito, un jardín público de Bogotá en el barrio Fontibón al que asistía la niña. Ella no sería la única víctima. Hay al menos 7 denuncias en contra de Roger Pérez por padres de ese mismo jardín. Además una mujer en Medellín lo denunció por abuso sexual.

“Yo soy psicóloga y empecé a ver que mi hija tenía conductas depresivas: se aislaba, lloraba todo el tiempo y no dormía. Al principio pensé que le había heredado mi depresión o que era el duelo por la muerte de su abuelo. Pero cada vez todo era más extraño”, dijo a SEMANA Melissa. La mujer decidió ir al jardín para preguntarle a los profesores si sabían qué pasaba con la pequeña. Fue así como conoció a Roger, quien terminaría siendo el hombre que presuntamente maltrataba a su hija. “En vez de ayudar a mi hija, lo que hice fue alertar al señor que estaba detrás de todo... En el jardín siempre me decían que todo estaba bien con mi hija y me devolvían la pregunta de si todo estaba bien en casa”. En octubre, antes de ser denunciado, el profesor pidió traslado a otro jardín y hoy se desconoce su paradero.

La niña entró a terapia psicológica por la EPS y todos continuaron con su vida. Pero el 23 de noviembre Melissa y su expareja y padre de su hija, José Luis Rodríguez, fueron citados por Edith Milena Moncada, la coordinadora del jardín, para hablar de la niña. En la reunión estaban presentes una trabajadora social, una psicóloga y la subdirectora local, Mirna Esther Higuera. En ese encuentro les dijeron que un niño presentó síntomas de violencia sexual. Y que cuando el pequeño confesó, nombró a otros niños. Entre ellos estaba su hija.

Los padres insistieron en que querían conocer el nombre del posible victimario pero no les dijeron nada. Dudaron en enviar a su hija de nuevo al jardín, “pero la coordinadora me dijo que no había nada que temer y que por favor no dijera nada, que la denuncia ya estaba puesta ante las autoridades”, dijo Melissa. Según ella, finalmente se dieron cuenta de que el jardín no había puesto la denuncia y por eso decidieron sacar de clase a la pequeña.

Quien alertó sobre el primer caso fue Milena Losada, la madre de otra niña de 4 años. “Mi hija empezó a ser agresiva y después ya no quería ir al jardín, lo cual para mí era raro porque a ella le gustaba mucho ir. Después descubrí que le daba miedo ir a los baños del jardín. Aguantaba tanto que tuvo una infección urinaria. Una de las profesoras me decía además que de un tiempo para acá la niña ya no comía y no quería hacer nada en clase”. Esto pasó en mayo y para noviembre la menor seguía con la misma actitud. Pero finalmente la niña le confesó a su madre: “El profesor Roger me tocaba mis partes íntimas en los baños, también cuando era la hora de dormir y le hacía lo mismo a otros compañeros delante de todos”.