0

Secretario General de la OEA envía un mensaje para conmemorar el Día Mundial de los Refugiados

El número de refugiados venezolanos, según denuncia el secretario, solo es superado por Siria, un país que está en guerra civil
Luis Almagro

Luis Almagro

Hoy que es el Día Mundial de los Refugiados, no es motivo de celebración para los más de 4 millones de venezolanos que han huido del hambre, la enfermedad y la persecución de la dictadura inhumana de Maduro.

Este día queremos enviar desde la OEA un mensaje a los venezolanos en la región y en el resto del mundo: no están solos. Hoy los conmemoramos, pero también los otros 364 días del año, y hacemos todos los esfuerzos posibles para aliviar el sufrimiento que cargan encima por haber dejado todo atrás en su país e intentar sobrevivir. Somos conscientes, mas no podemos imaginar la profundidad, del dolor diario de las dificultades que enfrentan: el tratar de encontrar trabajo para mantener a sus familias dentro y fuera de Venezuela, buscar un nuevo techo, conseguir educación para sus hijos en un nuevo país, regularizar su situación, luchar contra los prejuicios y en algunos casos xenofobia, en fin, construir desde cero una nueva vida.

No hay más excusas para el atraso de otorgar a los venezolanos el estatus de refugiados a través de la Declaración de Cartagena de 1984 que expande el concepto de refugiado en su tercera conclusión que considera también como refugiados "a las personas que han huido de sus países porque su vida, seguridad o libertad han sido amenazadas por la violencia generalizada, la agresión extranjera, los conflictos internos, la violación masiva de los derechos humanos u otras circunstancias que hayan perturbado gravemente el orden público". Todas las razones anteriores se cumplen para el caso venezolano.

La OEA, desde el Grupo de Trabajo para la Crisis de Migrantes y Refugiados Venezolanos hemos planteado repetidamente a los Estados Miembros que adopten cuanto antes una resolución que resuelva el estatus de refugiados, y comprometer a los países del hemisferio que den ese trato a los venezolanos.

La crisis de refugiados venezolana no tiene precedentes en nuestra región. El número de refugiados solo es superado por Siria, país que está en una guerra civil. Es importante otorgarles el estatus de refugiados a los venezolanos, porque el no hacerlo, subestima la magnitud de la crisis y sugiere que la comunidad internacional hemisférica solo se engaña a sí misma.

Las necesidades de la gente son superlativas. Los países receptores de refugiados necesitan todo el apoyo para paliar el impacto económico y social de los altos flujos de refugiados, que no disminuirán pronto.

La OEA está con los refugiados venezolanos, y seguirá defendiendo y abogando por sus derechos.



--